Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por cuentoscalientes

Photo
Enviada por galigul

Photo
Enviada por cuentoscalientes


Compañera de tren

Click to this video!
Relato enviado por : gandalf57 el 01/03/2016. Lecturas: 1652

etiquetas relato Compañera de tren Confesiones .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Así la observe durante meses, admirándola en silencio, sin siquiera atreverme a saludarla. Hasta hace unas semanas...



Relato
La veía casi todas las mañanas en la estación de tren, ambos íbamos viajábamos al centro a la misma hora. No era muy bonita, pero no era fea: pelo castaño, tez pálida, grandes ojos marrones oscuros, calculaba que tenía 20 años, 1,60 de altura, siempre usaba ropa holgada que no dejaba ver su silueta (y me hacia suponer que era gordita). Nunca saludaba a nadie, siempre estaba sola.
Nunca hable con ella, ni siquiera la saludaba (soy muy tímido y sin duda ella también lo era). Quizás de tanto verla empezó a agradarme, claro que era muy joven para mi (yo ya tengo 50 años) y ella podría ser mi hija. Quizás al ser tan callada, tímida, discreta hacia que la viese frágil y vulnerable.
Así la observe durante meses, admirándola en silencio, sin siquiera atreverme a saludarla. Hasta hace unas semanas...
Una mañana habían cancelado un par de trenes en plena hora pico, eso hizo que los trenes siguientes vinieran desbordados de pasajeros. Tuve que dejar pasar algunos trenes porque no me gusta viajar apiñado, al fin logre subir a uno y tan pronto arrancó observe que ella también había subido al mismo vagón y estaba a algunos metros de mi. La noté inquieta, miraba a un lado y a otro y algo ruborizada, pronto descubrí porque: un muchacho (de aspecto nada agradable) estaba detrás de ella y con una sonrisa casi perversa se acercaba a ella y le susurraba sobre el hombro. No podía oír lo que le decía, pero a juzgar por los gestos de ella supe que estaría diciéndole groserías. Con el tren lleno como estaba era difícil desplazarse en el vagón y por eso ella no podía apartarse de ese muchacho.
Comencé a pedir permiso, y empujando algunas personas, comencé a acercarme a ella. Cuando estuve a su lado dije en voz alta de modo que el muchacho escuchara: “Hola, ¿cómo estás?”
Ella me miró con sus grandes ojos oscuras y un gesto de sorpresa e intriga. Me incliné sobre ella y simulando darle un beso le susurré al oído “Disimulá, seguime la corriente y ese vago te dejará tranquila.”
Cuando me incorporé ella me miró, y en su mirada me di cuenta que había comprendido.
“¿Cómo está tu padre? Hace tiempo que no lo veo.”
Ella balbuceó: “Bien.”
El muchacho se había separado un poco de ella y me miraba de reojo.
Hable en vos alta asegurándome que el escuchara: “¿Sigue trabajando de policía?”
Al escuchar esto el muchacho dio un respingo y abriéndose paso a los empujones comenzó a apartarse de nosotros en dirección al otro vagón. Empujó a mucha gente, y muchos le protestaron e insultaron. No le quité la vista mientras se alejaba y comencé a reír. Ella al verme reír giró su cabeza y lo vio como se alejaba entre empujones e insultos, se volvió hacia mi y me sonrió: “¡Muchas gracias!” me dijo.
“De nada. Ya bastante debemos soportar viajar oprimidos como para tolerar a estos groseros abusándose de la situación.”
“No me voy a cansar de decirte gracias. Realmente no tenías porque haberlo hecho.”
“Fue un placer poder ayudar a una compañera de viaje.”
Me sonrió, y poniéndose en puntas de pie (ella a casi 20 cm mas baja que yo) me dio un beso en la mejilla. “¿Alcanza con este beso para agradecerte?”
“Me bastaba con tu sonrisa, pero lo acepto.”
Siguió sonriendo y me preguntó: “¿Realmente conoces a mi padre?”
“No. No se nada de vos, ni siquiera tu nombre.”
“Me llamo Paola.”
“Y yo me llamo Oscar. Mucho gusto Paola!” Acercándome a ella besé su mejilla.
El resto del viaje lo pasamos conversando sobre lo mal que se viaja en los trenes, y al llegar a la estación terminal nos despedimos con un “Hasta mañana.” y un beso en la mejilla, ella fue a tomar el colectivo y yo baje al subte.
En los días siguientes nos encontrábamos en el anden y viajamos juntos charlando. Así fui conociéndola y ella conociéndome. Así supe en que trabajaba, que vivía con sus padres, que tuvo que abandonar la secundaria y tuvo que rendir el ultimo año libre, sus gustos de musica, cine y literatura, y muchas otras cosas. También, al estar mas cerca, me di cuenta que tenia un lindo cuerpo; tenia algunos kilos de mas pero con algunos inocentes roces durante nuestros viajes en tren pude sentir que tenia unas amplias caderas, firmes glúteos y un delicioso par de senos que ella decididamente ocultaba bajo amplias ropas.
Noté que jamás hablaba del motivo por el que había dejado la escuela secundaria y había rendido libre los dos últimos años. Y tampoco hablaba de novios o amigos. Cada vez que comenzábamos a hablar de estos temas ella callaba o desviaba el tema de conversación.
Así transcurrieron muchas semanas. Al principio coincidíamos dos o tres veces por semana en el mismo tren, pero con el correr de las semanas comenzamos a viajar juntos todos los días. Algunas veces llegaba yo al anden temprano y dejaba pasar uno o dos trenes esperando que ella apareciera, y otras veces me di cuenta que ella había llegado temprano y me estaba esperando en el anden.
Nuestra amistad fue creciendo mañana a mañana, y cada viaje la veía mas bonita... si yo hubiese sido 20 años menor la hubiese pedido una cita, pero soy muy mayor y ella se veía tan vulnerable, quería protegerla como si fuese mi propia hija. Eso sentía... hasta hace dos semanas...
Una mañana nos encontramos en el anden y un instante después avisaron por los altoparlantes que habían cancelado el próximo tren. Siendo la hora pico al llegar el próximo tren había mucha gente esperando. Tan pronto abrió la puerta los pasajeros se precipitaron dentro del vagón y nos arrastraron literalmente dentro, como pudimos nos acercamos a una fila de asientos y nos paramos uno frente al otro. La gente continuaba entrando y pronto comenzaron a empujarme sobre Paola, me esforcé por mantener cierta distancia con ella pero no lo logre y un segundo después su cuerpo quedó aprisionado entre mi cuerpo y una línea de asientos. Su cabeza estaba prácticamente bajo mi mentón y sus pechos presionaban sobre la parte baja de mi pecho. Ella se echo para atrás y lo mismo hice yo para intentar charlar, pero al hacerlo su cuerpo presionó sobre la parte baja de mi ingle. Nos miramos y sonreímos. Cuando observe su sonrisa y sintiendo la presión de mi cuerpo en mi pene involuntariamente comencé a sentir mi erección. Siempre la vi como mi propia hija, y tener una erección por ella me hizo sentir sucio. Luchaba por evitarlo, pero la sentía presionada a mi, veía su sonrisa y cada instante me ponía mas duro. Cerré los ojos e intente pensar en otra cosa, pero no lo lograba
Al ver que yo tenia los ojos cerrados me pregunto: “¿Te sentís bien?”
“Si, si.” Le respondí “Estoy bien. Disculpa.”
Cuando abrí los ojos y la mire, vi como su sonrisa se transformaba en una mueca de duda. Creo que en ese momento ella recién se dio cuenta de lo que ocurría. Se puso seria e intento apartarse de mi, yo también lo intente, pero había tanta gente allí que resultaba imposible y lo único que logramos es que nuestros movimientos me excitaran mas y mi erección creció aun mas.
Un par de estaciones después descendieron bastante pasajeros, y pudimos acomodarnos un poco mientras bajaban. “Que alivio!” pensé. Paola pudo girar dándome la espalda y yo intente ponerme a su lado, pero mientras lo hacia comenzaron a subir los pasajeros de la estación y me aprisionaron contra su espalda, “¡No, por favor!” pensé cuando sentí las nalgas de Paola apoyándose en mi miembro. Ella intento apartarse y acomodarse pero lo que logro fue que mi pene se acomodara en el cálido valle entre sus firmes glúteos. Era imposible no sentir, era imposible pensar en otra cosa. Su cola era deliciosa y sentir como mi miembro anidaba entre esas preciosas nalgas me pusieron al máximo!
Intente apartarme varias veces pero solo lograba hacerlo por un par de segundos, enseguida su cola volvía a aprisionar mi miembro cada vez mas tieso. Sentí como ella se movía y supuse que intentaba cambiar de posición para evitar que la apoyara, consiguió apartarse un poco aunque aun seguíamos apretados al menos mi pene no estaba aprisionado entre sus nalgas. Respire aliviado... pero el alivio duro muy poco... de pronto sentí otro roce en el bulto de mi pantalón y creo que mi corazón se salteo algunos latidos cuando me di cuenta lo que era: ¡la mano de Paola estaba acariciando mi miembro!
Asombrado intente mirarle el rostro, ella estaba de perfil, no miraba hacia mi pero pude distinguir en su rostro un gesto entre curiosidad y picardía. Sus dedos comenzaron a palpar mi pene recorriéndolo lentamente en toda su exención, una y otra vez, incluso llego a poner su mano entre mis piernas acariciándome los testículos. Luego de algunos minutos torturándome de este modo giro su cara hacia mi y con una sonrisa inocente me preguntó: “¿Esta bien así?”. Solo atine a responder: “Esta muy bien.”, sonrió y cerrando los ojos continuo explorando mi pene y testículos.
Esto era el paraíso. Sentía como sus dedos acariciaban y jugueteaban lentamente mi miembro. Solo la tela mi pantalón y calzoncillo me separaba de aquella deliciosa mano que me masturbaba delicadamente.
Faltaba poco para llegar a la terminal y yo deseaba que el viaje no terminara, que Paola pudiese seguir acariciando mi erección. Sentí como los músculos de mi ingle se empezaban a tensar y supe que si esto continuaba unos segundos mas estaría acabando dentro de mi pantalón. Me imagine bajando del tren con el frente de mi pantalón mojado con mi semen... quería que Paola continuase, pero no podía acabar en mis pantalones. Luchando entre el deseo y la vergüenza me acerqué al oído de Paola y le susurré: “Si continuas haciéndolo voy a acabar en mis pantalones.” Súbitamente se detuvo y por unos segundos mantuvo su mano en mi bulto. Luego retiro la mano y girando su cara hacia mi me miro, tenia el rostro sonrojado de vergüenza en su mirada inocente se notaba miedo y sorpresa, comenzó a balbucear “Perdoname... no fue mi intensión... no quise... no sabia....”, estaba nerviosa y no sabia que decir. “Esta bien,” le respondí “solo deja de hacerlo.” En su mirada y su voz sentí un gesto de inocencia y sorpresa, ¿podía ser que no se hubiera dado cuenta lo que estaba haciendo?
Un par de minutos después llegamos a la terminal, mi miembro estaba completamente erecto y me sentía a punto de eyacular descendimos del tren y comencé a caminar apurado hacia el hall de la estación, estaba acalorado y sudaba, ella caminaba a mi lado mirándome.
Al llegar al fina del anden le dije: “Debo ir al baño.”
“¿Estas bien?” me preguntó.
“Si. Solo debo ir a terminar lo que empezaste.”
“Perdoname...” empezó a decir “No era mi intención, no quise...”
La interrumpí, le di un beso en la mejilla y me apure hacia los baños. Ingrese casi corriendo y me encerré en uno de los baños, abrí la bragueta y mi miembro, duro y erecto como hacia mucho no lo sentía, salio prontamente. Bastó apretarlo para empezar a eyacular. Cuando termine de acabar lo limpié y me senté en el inodoro un rato esperando que el pulso volviera a su ritmo normal.
Me sentía extraño. Por un lado me había gustado que Paola había jugado conmigo de ese modo, y me alagaba. Pero por otro lado me sentía mal por nuestra diferencia de edad, ella era 30 años menor que yo, hasta este mañana la sentía como si fuese mi hija, y esto me hacia sentir terriblemente mal, yo era un degenerado que había dejado que mi hija me masturbara. Mi cabeza era un embrollo de ideas y sentimientos, me sentía mareado.
Cuando recupere el aliento me lave la cara, me refresque y me acomode las ropas. Al salir del baño aun la cabeza me daba vueltas, intentaba sacarme de la cabeza lo ocurrido y pensar en el trabajo. Cuando alcé la vista la vi parada ahí, frente a la puerta de los baños, esperándome.

¿Continuará?
Por favor, dejenmé sus comentarios.

Otros relatos eroticos Confesiones

mi madre la puta de mis amigos1

Categoria: Confesiones
Mi Madre, a sus 42 años, es una hembra que está rebuena. Mi Padre, un pobre idiota. Así que una noche decidí darle marcha a ella con mis amigos, mientras mi padre miraba..........
Relato erótico enviado por domo54 el 12 de December de 2008 a las 11:35:56 - Relato porno leído 222336 veces

un negro para mi esposa

Categoria: Confesiones
UN NEGRO PARA MI ESPOSA.

DESPUES DE CAER EN LA RUTINA, CUANDO AFORTUNADAMENTE ME ENTERE DE LAS FANTASIAS DE MI ESPOSA, SUPE QUE NECESITABA UN NEGRO PARA NI ESPOSA
Relato erótico enviado por Anonymous el 30 de March de 2009 a las 23:47:21 - Relato porno leído 167243 veces

mis primas virgenes

Categoria: Confesiones
Nos encontrábamos mi mejor amigo Jhon y yo en una finca con toda su familia de el y la mía pasando las fiestas de Nuevo año
Relato erótico enviado por antonio el 27 de December de 2005 a las 12:20:37 - Relato porno leído 149084 veces

la nueva sirvienta

Categoria: Confesiones
Era un día normal, común y corriente, yo regresaba de la prepa, yo soy un chavo moreno, alto, con buen cuerpo, bien dotado y muy atrevido, no tengo novia y ese día fue uno de los mejores en mi vida
Relato erótico enviado por Anonymous el 29 de August de 2008 a las 13:06:42 - Relato porno leído 145892 veces

por el perreo comence

Categoria: Confesiones
Mi nombre es Alicia, y hasta no hace mucho mi familia, y yo desde luego vivíamos en un retirado pueblo, en el que apenas y nos enterábamos de las noticias, ya que ni tan siquiera llegaba la señal de la Tele. Por lo que cuando nos mudamos a la ciudad, lo que más me impresionó fue el baile del perreo
Relato erótico enviado por Narrador el 04 de June de 2012 a las 23:00:35 - Relato porno leído 104206 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Compañera de tren'
Si te ha gustado Compañera de tren vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Compañera de tren. gandalf57 te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Compañera de tren.
Vota el relato el relato "Compañera de tren" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


www.relatos eroticos infidelidad insospechadarelatos porno el ginecologo medesvirgo a 13Anal relatos mujeres infielescuras religiosos cachondos relatos eróticospadres con hijas seduciendo relatosrelatos puercos filme y le tome fotos ami mamaRelatos eroticos nietas_ Nalgonasincesto con cu 0Å 9ado gaychantajean a mi esposa por andar de bares relato pornoRelatos mhijastra llega completamente borracharelatos eroticos: fumando cristal de una pipa de cristalrelatos eroticos de mujeres casadas ebrias y el abuelo se las penetrame comio cu0Š9adocomeme la concha mi amor relatos lesbianas maduraselirelato.com la vecina tomando leche con fotorelato cunada adita sexo culo birgemlla vendedora de caramelos relato eroticopirujas putotasrelato porno me desnude para dos ancianosrelatos poeno gay. de putita para entregarmerelato porno todos le chupamos la leche materna a mi hijarelatoporno primitosgayrelatos drogadictos masculinos entre ellos porno-gay bebiendo su lefaRelatos de como desvirgue del culo a mi profe y a su hijalas nenas en sexo las nenalas nenas en sexo las nenas en sexo s en sexorelatos cslientes la señora pide aventonRelatos gay pinzas electricasrelato erótico la apoderado de curso mi hijase me veian las nalgas filial relatosrelatos eroticos amorfiliar padre ehgeorgina trans relatos xxx relato 33relatos eroticos travestysmarinero y la nena d doce año relato pornorelatos eriticos masajesrelatos porno fantasias de cambio de cuerporicos relstos pisame mas dame vergaBusco relatos de hombres maduros gordos gays carniceroste follo el culo y recibiras el acensoRelatos eroticos de campo.el patronrrelatos cachondos en.una reconciliacion.con.mi esposarelatos gratis trio madre hija y perrokRelatos 2018 de elirelatos madre hijoelite relatos emputeciendo a una jovencita (6)encularon salvajemente a mi esposa contra su voluntad delante miorelatos de tiass calentonas q cojen con sus sobrinnosbuscó historias picantes de mujeres insatisfechas por el marido que tienen el miembro pequeño y no siente nada y quiero una verga grandes y gruesasRelatos de incestos no planeadosrelatos porno de madres q acen desvirgar a sus hijas con sus amantes pijudos gratisme follé a un muchacho casada historiarelatos de madres mironasjugando a las confesiones con mi esposa xxx relatoINCESTONINArelatos d la pollon del ladronrelatos eróticos cachifa después de la fiestarelatos eróticos naci como una esclava parte 2el deseo cumplido de mi sobrino me preñarme relatos eroticospornorelatos dos vendedores le rompieron todo el culo a mi esposaRelatos con Fotos de Sexo con mi padrastrohttp://www.eliterelatos.com/buscadorv3r.phprelatos eroticos el rico semen de mi padrastrorelato mí vagina es muy carnuda en calzasrelatos ohhh que sabrosa verga suegrorelatos eroticos una procesión de semana santarelatos a la amiga de mi esposa le rompi el culomirelato erotico bragas sharapovaralato erotico rra racistarelato me quiere poner a mi cu0Š9ada relatosxxx orgasmo prostatico con travestirrelatos mi gran danes me partio con su gran estacafisting a mujeres relatos y fotosle hice el amor a mi madrastrarelatos mira que puto que sos cornudo