Categorias

Relatos Eróticos

Ultimas fotos

Photo
Enviada por Colegiense

Photo
Enviada por dulces.placeres

Photo
Enviada por dulces.placeres


EL AMO DE SILVIA PARTE 1 – EL PRIMER CASTIGO


Click to Download this video!
dulces.placeres Relato enviado por : dulces.placeres el 09/10/2018. Lecturas: 5

etiquetas relato EL AMO DE SILVIA PARTE 1 – EL PRIMER CASTIGO Dominacion .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Tenía veinte años en ese momento, de rostro aniñado, mirada inocente que escondía tras unos grandes lentes de aumento, cabello corto a la nuca, es más, de nuca rapada, bastante alta, noté que lucía un sostén armado para dar mejor imagen de sus pequeños pechos, y también que su camisa holgada intentaba disimular uno incipientes rollitos en su barriga, también un pantalón negro tradicional, con el que trataba de armonizar su exagerado trasero fuera de línea y sus marcadas caderas.

Noté a simple vista que esa chica tenía demasiados complejos con su propio cuerpo, y esa percepción aumentó cuando entablamos la primera charla.



Relato
EL AMO DE SILVIA

PARTE 1 – EL PRIMER CASTIGO





Promediando mi cuarta década me encontraba en la peor situación de mi vida, el divorcio de mi esposa era devastador, peleas diarias, abogados, trámites…

Luego de un matrimonio de fantasías, plagado de engaños, mentiras e infidelidades, la que alguna vez había sido el amor de mi vida se había transformado en mi peor enemiga.

Lorena parecía empeñada en sacarme hasta el último centavo de mi vida, parecía dispuesta a destruirme, a humillarme, a verme revolcado en el fango.

Mis desfiles por tribunales eran moneda corriente, y no era solo por dinero, Lorena me pegaba donde más me dolía, el tema no solo era monetario, ella estaba decidida a separarme de nuestros hijos, como si no tuvieran padre, les llenaba la cabeza, y siempre tenía excusas para no cumplir con las visitas pactadas.



El trabajo no iba mejor, tener la representación local de una reconocida marca de implementos industriales no es tarea fácil, no era es solo firmar un papelito de representación, sino que exigen cupos mínimos de ventas, te hacen un balance mensual, y si no llegas al mínimo, hay dos caminos, o sale el dinero de tu bolsillo o ya no sos representante.

Y el país estaba difícil, no se vendía un clavo, y solo prolongaba la agonía, solo hacía un pozo para tapar otro pozo…



Y para completar la situación, mi padre había fallecido, mi madre había entrado en un pozo depresivo y yo era su único sostén, mi hermana mayor vivía en Europa y poco podía hacer a la distancia.

Mi madre se había puesto en exceso demandante y me asfixiaba, hasta sentí una comodidad es su eterno papel de víctima.

La frutilla del postre, mi fiel secretaria de años me terminaba de presentar su renuncia ya que iba a iniciar un emprendimiento personal…



Estaba devastado, no me alcanzaban las horas del día para arreglar mis problemas, de hecho, por cada solución que encontraba me aparecían dos problemas nuevos…

Fue cuando recurrí a un amigo, él tenía una agencia de empleos temporarios, le dije que me enviara alguna chica jovencita, soltera, sin hijos, sin demasiadas pretensiones y con flexibilidad horaria, no podía pagar un gran sueldo y no podía complicarme con esposos ni con hijos…

Necesitaba alguien que pudiera un poco organizar mi agenda diaria, arreglar mis horarios, alertarme sobre qué cosa debía hacer cada día y si era necesario, hasta decirme que color de slip tenía que usar…



Esa mañana acudieron seis chicas, Silvia no era la más bonita, tampoco la más fea, pero me bastaron unas palabras para saber que era la indicada…

Tenía veinte años en ese momento, de rostro aniñado, mirada inocente que escondía tras unos grandes lentes de aumento, cabello corto a la nuca, es más, de nuca rapada, bastante alta, noté que lucía un sostén armado para dar mejor imagen de sus pequeños pechos, y también que su camisa holgada intentaba disimular uno incipientes rollitos en su barriga, también un pantalón negro tradicional, con el que trataba de armonizar su exagerado trasero fuera de línea y sus marcadas caderas.

Noté a simple vista que esa chica tenía demasiados complejos con su propio cuerpo, y esa percepción aumentó cuando entablamos la primera charla.

La joven se notaba nerviosa, apretando inconscientemente los nudillos transpirados de sus manos, con la vista perdida en el suelo, con un tono de voz apenas audible.



Capté que ella era lo que necesitaba, una chica insegura de sí misma, dócil, sumisa, alguien a quien doblegar con facilidad, alguien que no se transformara en otro problema.

Silvia empezó a trabajar conmigo en la pequeña oficina, y discretamente perdía mi tiempo observándola, trabajaba y organizaba mis cosas con la precisión de un relojito suizo, y era admirable su dedicación, ni mencionar su excesivo respeto, jamás me miraba a los ojos, y jamás me llamaba por mi nombre, Rogelio, es más, jamás me tuteaba, siempre se dirigía a mi como señor Heller.

Y tanta sumisión de su parte, tan natural, tan de ella, solo hizo crecer dentro de mí un papel superior, como hombre mayor, como jefe, como todo…



Esa mañana, estuve una hora observándola, di el primer paso, hice una llamada telefónica, y luego la hice venir a mi oficina para decirle al tiempo que le daba una tarjeta personal



Silvia, toma… ve esta tarjeta, quiero que vayas y le dices que yo te envié, yo ya hablé con ellos, tienen varios uniformes de secretaria que te sentarán muy bien, quiero darle mejor presentación a la oficina, si?


Ella tomó la tarjeta y asintió con la cabeza sin siquiera mirarme, volvió una hora después con un par de bolsas, pero debí esperar al día siguiente…



Fui temprano, ella llegó rato después, lucía el nuevo conjunto, como luciría cada día en adelante, camisa verde agua, con chaqueta verde oscuro, pollera negra ajustada a media pierna que le hacía un culo enorme, medias de nylon negra y zapatos tacos altos al mismo tono. La miré con detenimiento y ella se quedó petrificada ante mi indiscreta mirada, noté el nerviosismo en sus gestos, tirando insistentemente su pollera hacia abajo, como queriendo ocultar lo poco que enseñaba de sus muslos.

Le dije que estaba muy bonita, aunque en verdad solo sabía que había avanzado un casillero en el juego que sin querer estábamos jugando.



Ella pronto se acostumbró al nuevo uniforme y yo empecé a disfrutar poco a poco de sus curvas…

Meses después sucedería algo imprevisto, su primer error, por la noche me llamó mi ex esposa con severas recriminaciones, me insultó de arriba abajo, hacía tres días que tenía que haberle girado la mensualidad pactada y no había nada…

Ese, era trabajo de Silvia, y Silvia pagaría los platos rotos…



Al día siguiente la llamé a mi despacho, urgente… yo estaba sentado y ella parada al otro lado del escritorio, con sus dedos entrecruzados y la mirada perdida, levanté la voz y la increpé, ella no contestaba nada, sus labios estaban sellados, solo una lágrima rodo por sus mejillas, me incorporé y comencé a caminar en derredor, en círculos, pasando una y otra vez por sus espaldas, recriminando el error, pero ella nada, nada de nada, mi vista sin querer fue sobre mi escritorio y entre tantas cosas estaba una vieja regla de madera de cuarenta centímetros, y tomé la decisión, la sacudí con fuerzas un par de veces, haciendo sentir ese zumbido de la madera cortando el aire, y le dije



Comprenderás que debo castigarte, no es algo que me guste, pero esto no puede repetirse…


Silvia parecía una estatua, puse mi mano en su espalda y la empujé suavemente hacia adelante, hasta que sus brazos quedaron sobre el escritorio, encorvada de tal manera que su culote se hizo gigante sobre mi lado, estaba ten vulnerable…

Solo le di un fuerte reglazo en el culo, ella apretó los puños y no pudo contener un ‘ayyyy’ profundo que quedó flotando en el aire, a lo que recriminé



No te quejes, te lo mereces…


Probé suerte con un segundo golpe, ahora más fuerte, ella volvió a apretar los puños, pero mordió sus labios, y esta vez apenas escuché un ‘mmmm’ disimulado.

Y fue excitante, con seis fueron suficientes, seis reglazos para dejar seguramente su culo marcado, y para terminar con una loca erección entre mis piernas…

Terminado el castigo, la hice incorporar, ella notó mi bulto bajo el pantalón, pero no dijo nada, ella nunca decía nada…



Silvia era excelente en lo suyo, una perfecta computadora, hasta ese día, después de ese día, al poco tiempo ella cometió un nuevo error, lo que llevó a un nuevo castigo, y un tercero, y un cuarto, hasta que comprendí que ella era demasiado inteligente, y que sus errores no eran errores, ella lo hacía con intención, solo para disfrutar mi castigo.



Fui yo quien jugó la siguiente carta, tenía que asegurarme de no estar equivocado y estar sacando conclusiones equivocadas, así que decidí hacer algo diferente.

Esa mañana ella vino a mi despacho, una nueva falla implicaba un nuevo castigo, yo me mantuve pensativo, hice un poco de tiempo como meditando algo que ya había meditando previamente, le miré y le dije



Está bien Silvia, he sido duro contigo, y la verdad… todos cometemos errores, puedes volver a tu escritorio y no te equivoques la próxima…


Fue la primera vez que Silvia perdió su eje y su postura, esto no estaba en sus planes, me miró fijamente como nunca lo había hecho, y se inclinó sobre el escritorio sin que yo se lo pidiese, y me dijo en tono de reclamo



Pero señor Heller, no va a castigarme? Es que creo que merezco un castigo ejemplar…


Pero ese día su castigo sería que no habría castigo, y de hecho, fue su peor castigo, en lo que quedó de jornada se mostró molesta, irrisible, y pareció fuera de control, lo que provocó en mí una satisfactoria risa interior…



El jueguito de los azotes con la regla de madera había empezado a hacérseme un tanto costumbre, tenía que ir por algo diferente pero no sabía bien que…

Así que esa tarde, caminando por las calles de mi ciudad, de casualidad pasé por un sex shop un tanto oculto, y fue cuando lo relacioné con mi secretaria, seguramente ahí encontraría algo que me sería útil a futuro…



CONTINUARA





Si eres mayor de edad puedes escribirme a con título ’EL AMO DE SILVIA’ a [email protected]



Otros relatos eroticos Dominacion

Me acabo de casar hace apenas 6 meses y el señor de la tienda de la esquina ya me coje.
Relato erótico enviado por Anonymous el 14 de September de 2009 a las 17:55:48 - Relato porno leído 209912 veces

mi primer cogida en el metro

Categoria: Dominacion
Historia de cómo guillermina es desvirgada en el metro ...
Relato erótico enviado por GUILLERMINA el 03 de August de 2005 a las 18:15:15 - Relato porno leído 99110 veces
Resumen: De cómo dejé que mi profesor me follara a cambio de aprobar un examen y me gustó.
Relato erótico enviado por gustavo8000 el 11 de January de 2012 a las 00:26:17 - Relato porno leído 81165 veces
El ingreso a la esclavitud tiene su precio y ellas están dispuestas a pagarlo sin importar que tan caro pueda salirles.

Relato erótico enviado por Anonymous el 24 de March de 2009 a las 16:53:18 - Relato porno leído 72143 veces
Todo empezó en una charla....hasta que Carla me convirtió en Un Marido Dominado, Sumiso y Cornudo
Relato erótico enviado por domo54 el 16 de January de 2009 a las 18:15:48 - Relato porno leído 61053 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'EL AMO DE SILVIA PARTE 1 – EL PRIMER CASTIGO'
Si te ha gustado EL AMO DE SILVIA PARTE 1 – EL PRIMER CASTIGO vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar EL AMO DE SILVIA PARTE 1 – EL PRIMER CASTIGO. dulces.placeres te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato EL AMO DE SILVIA PARTE 1 – EL PRIMER CASTIGO.
Vota el relato el relato "EL AMO DE SILVIA PARTE 1 – EL PRIMER CASTIGO" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


sister relatos pornorelatos eroticos el rico semen de mi padrastroculona nalgona provocando al albañilrelatos pornos el pastor de la iglesia me desvirgodescargar historias eroticas de pajero mirando ojete de vecinito en calzasrelato erotico camión de basurahermosas jovencitas del 16a0Š9o culionas relatos eroticos mi compadre se esta quedando en la casa y termina cojiendomeense0Š9ado las bragasvulvazs y faldasRelatos porno reales destrone a mi hijitafotos de follsdas cu0Š9adasme violaron por bailar perreo relatos hotel señor de la tienda desvirgo ala amiguita de casandrarelatos eroticos mi vecinita se deja agarrar las nalguitasVer relatos ingesto mi hermano menor medesvirga mientras dormimosrelatos gay mi primera vez con un negro xxxrelatos eroticos mi madre y tatoEliterelatos el pinche juanjover relato doble penetracion perversmujer me mostro el calzon sin querer relatosculitos de esposas facilitasrelatos calientes me coji a la hija de la Cenicientame cogio un. señor relatosrelato erotico las nalgota d mi hija paularelato erotico melany la puta de la familiarelato erotico hermana en guantesRelatos estoy buenísima y mi marido trae a un amigo bien pitudo a casarelatos sexuales.gratisacariciando a mi alumnasexo relatos de madres bien buenas cojiendo con sus hijos bien vergudoseliterelatos dolores 38LA CONCHA PELUDA DE MÍ COMADRE SE COME UNA POLLA MUY GRUESAviolo asuprima de17 mientras dormia relato erotico relatoselitewww.relatos de zoofilia en borracherasrelatopornos me follo ami hijo es mi esposo le pedi a mi esposa que se emborrachan para cogerla entre variosrelatos xxx jovencita con portero gordo y feorelatos eroticosnos veianHistorias relatos sado ardientes una nena de 10 añitos me sedujo y la cogí incestorelatos de erika garzaver relatos de como me coji a un pijudo enfrente de mi marido xxxbuscador de relatos eroticos Cristina De paseo con mi comadre relato con fotocasada dominada perra sumisa relatossuegrita que rico huele su coño relatosrelatos erotlcos fele pedi a mi esposa que se emborrachan para cogerla entre variosRelato nadando desnudarelato erotico convenci a mi hermano que me haga la colarelatos embarazaron espisadescubriendo la puta en mi madre 2relatos anal vergas insoportables 35cmVer relatos ingesto desvirgo ami hermanas mayores q estan bien buenas y las desvirgo dormidasrelatos gay el abuelo me sometiami hija universitaria relatos pornocache:scuaQqdcrW8J:eqdo.ru/relatos-de/iniciando-a-mi-hija-parte-2 cuento suegra viuda buenas tetas culo con semental 2elite relatos la vecindad del chavoRelatos eroticos calientes de jovencitas q le dejan la matriz yena de semenrelatos de mujeres mamadoras y traga lecheno los tires hijo damelos en el culo relato insestoRelatos mi madre y yo nos emborrachamos.relatoseroticos  relatos porno de enfermeras infieles de pueblarelatos de audio le rompi la colkitaVer relatos ingesto mi padrasto medesvirga mientras duermomegusta follarme las nalgas de mi comadre q anda bien nesesitada de bergarelato gay casado deslechadorelatos me cojio xputa el viejoEl rico olor de una pantaleta orinadarelatos eroticos no podìa embarazarmeba0Š9ada en semen xxxrelatos de aijadosrelato de mi madre durmiendo la siestarelatos d la pollon del ladronleer relatos eroticos sin poder sentarse desgarropornode ayquilerelatos eróticoscolegiadarelatos porno xxx viejo asquerososexorelato mi comadre hermosa y su mamarelatos pendejas en calsas entanguitasTutor desvirga alumna relatos eróticosrelatos xxx.encontre a mi mujer con otro y me diborciever buscador de relatos de coprofilia analRelatos eroticos fumando cristal con mi esposa y amigorelato erótico mi prima kimIImi cuñado me violofotos cojiendo a Brenda del hospital imss Relatos calientes chikitas con zanahoriasMi relato 2 mi papá me enseñó a matubarme y me desvirgorelato erotico es muy grande me duele sacala me cagorelatos de zoofilia mi perra me espera en la cama para q me coja cuando de mi trabajo me culeo a mi perrarelato caliente me cogi a una costeña casadasister relatos pornoRelatos padrasto folla el ano de su hijastra y le duele mucho