Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por amarashi

Photo
Enviada por al3788

Photo
Enviada por al3788


En la empresa de mi esposo


Click to Download this video!
bareta Relato enviado por : bareta el 20/09/2013. Lecturas: 10571

etiquetas relato En la empresa de mi esposo Amor filial .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Sin esperar, el mismo dia me hicieron rico, rico, rico.


Relato
A mis 24 años, era modosa y recatada, así como apática e indiferente en cuanto a fiestas se refiere ya que no me gusta bailar, pero en cierta ocasión, mi esposo me pidió vestirme de manera sensual con un vestido corto, ajustado, escotado y sin sostén, para asistir a un festejo por aniversario de su empresa, donde no conocía a nadie y nos pusieron en la mesa de los funcionarios, yo quedé sentada junto a su jefe, un señor de 46 años, quien después de un buen rato de ver a que mi marido me dejaba sola, por ir a bailar y departir alcohol en otras mesas y habiendo ocupado otra persona su lugar, muy sutilmente y por debajo de la mesa y el mantel, me empezó a acariciar la pierna, y en susurros a lisonjearme, incómoda y molesta, soporté su actitud, ya que no podía incriminarle nada ante los demás, al notar que yo no protestaba, atrevidamente acaricio mi muslo, con la caricia, mi cuerpo se estremeció, por lo que busqué a mi esposo y al no localizarlo, indiqué que iba al tocador, aunque sabía que no era mucho el tiempo que podía demorarme, al regresar a la mesa crucé mis piernas, pero el señor no se inmutó y continuó insistiendo en meter su mano, con lo que recorrió el vestido hacia arriba, quise cubrir mi conejo con las manos, pero era muy notorio y solamente sostuve el mantel junto a mi ombligo, de inmediato su mano rozó mi concha sobre la pequeña tanga y empezó a exaltar mi temperatura, mientras distraídamente veía para todos lados y observaba a mi animoso esposo bailar, los dedos del señor jalaron la tela de mi diminuto calzón y comenzaron a hurgar en mi rajada, que no tardó mucho en humedecerse, el hombre ya me había excitado y vencido mi autocontrol, irreflexivamente abrí las piernas y aprovechó para meter un dedo en mi agujero, tragando saliva y mordiendo mis los labios disimuladamente, evité demostrar mi placer y deseo, ante la indiferencia de la gente en la mesa, hasta que sin aguantarme y sin saber porqué, dije:
-¿Hay forma de poder hablar por teléfono de larga distancia?
-¡Claro!, lo puedes hacer en mi oficina, te acompaño, respondió el hombre elocuentemente.
Con dificultad me acomodé el vestido y nos levantamos, al pasar entre las mesas me encontré con la mirada intrigante de mi esposo, se tranquilizó con la señal de que no me demoraba, mientras caminábamos, el señor dijo.
-¿A quién quieres llamar?
-¡Fue pretexto para que termine lo que inició!
Sonriendo me guió hasta un despacho que cerró con seguro, de inmediato me recargó en el escritorio y sin decir nada, uno de sus brazos rodeó mi talle y mientras me besaba, su mano se metía entre mis piernas y oprimía mi panocha, yo ansiosa no opuse resistencia disfrutando su lengua en mi boca, luego, tomó los delgados tirantes de mis hombros y los bajó descubriendo mis senos, sus manos acariciaron mis nalgas y subió el vestido hasta mi estómago, de un tirón desgarró la tanga denotando lo inflamado de mi conejo y sus recortados vellos, con todo el vestido plegado en la cintura, revisó mi cuerpo y exclamó:
-¡Que sabrosa estás, mamacita!
Me sentó en el escritorio, separó mis piernas y metió su cara entre ellas, proporcionándome unas deliciosas mamadas en toda mi rajada, ocasionalmente sus labios apretaban y jalaban mi erguido clítoris, me recosté apoyando el cuerpo sobre mis codos, con la cabeza colgando y moviéndola de un lado a otro lentamente, tuve un pequeño orgasmo sin percatarme que se quitaba los pantalones, cuando se enderezó con la boca ensalivada y embarrada de mis jugos, se inclinó a chupar mis pezones mientras acomodaba la punta de su verga en mi dilatado hoyo, metió la cabeza y empezó a moverse en la entrada, provocándome ansiedad y deseo. En el primer empujón, mi coño aceptó un buen pedazo de su endurecida carne con un leve -uuummmmmm-, con el siguiente ataque, hundió su pito hasta el fondo, sintiendo que sus bolas pegaban en mi trasero y nuestras melenas se entremezclaban, con los movimientos de saca y mete que se fueron incrementando hasta ser enérgicos y poderosos, me hizo musitar -así, así-, -que rico-, -que buena verga tiene-, -así-, -así me gusta-, -así-, hasta que solté un largo –ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh-, por el delicioso y placentero orgasmo provocado.
Cuando se zafó, con mi trémulo semblante y el cuerpo palpitante, escuché:
-¿Lo quieres por el culo?
Por un instante titubeé, pero el deseo era mayor a mi pudor, simplemente me puse de pié y me agaché para propinarle vehementemente una buena mamada a su rica tranca, luego me enderecé, giré y apoyando mis codos en el escritorio, le ofrecí todo mi trasero, diciendo:
-¡Pero despacito!
Acarició mis glúteos y dio un par de pequeñas nalgadas en cada uno, los separó y ensalivó mi agujero, acto innecesario, ya que con lo empapada que tenía la verga, lentamente se fue deslizando en mi interior, abrí más las piernas para colaborar con la deliciosa cogida, lo que sirvió para que una de sus manos acariciara mis senos mientras la otra introducía un dedo por mi coño, entre mis -huuuuuy-, -ahhhh-, -ummmm-, con ambos miembros dentro de mi cuerpo, incitó a que me corriera nuevamente mientras él se estremecía, llenando mi conducto trasero con una gran cantidad de fogosa y nutrida leche.
Aún teniendo ganas, y en el arreglo de nuestra respectiva ropa, dijo:
-No podemos a salir juntos, para asearte, puedes usar el baño para ejecutivos que esta al fondo.
Sentada en el WC, me percaté que alguien entraba, espantada y curiosa, entre abrí la puerta del cubículo y observé a un tipo orinar, escuché que se lavaba las manos ante el espejo de enfrente y dijo.
-¿Te gustó lo que viste?, ¿Si quieres te lo doy?
Pasaron unos segundos y súbitamente abrió la puerta con su parado pito fuera de la bragueta diciendo:
-¿Quieres?
Sorprendida, caí sentada en el WC perpleja y muda, solo pude ver su cara y bajar la vista a su verga repetidamente, se acercó dejando mis pies entre sus abiertas piernas y con su pito a escasa distancia de mi boca, jaló mi nuca y exigió:
-¡Chúpalo!
Mis labios paladearon afanosamente la engarrotada verga, hasta que me tragué una rica y fabulosa cantidad de semen, se quitó, se lo guardó y así como entro, salió.
Al enjuagarme la boca, en el espejo observé la puerta del cubículo mal cerrada y por debajo de ella, mi olvidado zapato junto al baño, con lo que intuí cómo había notado mi presencia, el hombre al que le había chupado el fierro.
Cuando llegué a la mesa, estaba mi marido somnoliento y alcoholizado sin que nadie le hiciera caso, minutos después se acercó un joven de unos 30 años, quien me dijo:
-Ya se le pasaron las copas, creo que es hora de que se retiren.
-¡Si, muchas gracias!, es que…, respondí apenada!
-¿Tienen forma de irse?, cuestionó.
-¡Está el coche, pero él no va a poder manejar y yo no sé!
-Yo no traigo carro y ya me iba, ¿Quieres que maneje?
Entre el joven, quien dijo llamarse Miguel y yo, prácticamente arrojamos a mi esposo al asiento trasero del auto, en el trayecto constantemente volteaba, para ver que seguía adormilado, llegando a casa Miguel me ayudó a subirlo al cuarto completamente inconsciente, ya en la sala le dije:
-¡Gracias!, No sé cómo pagarte las atenciones que has tenido.
Miguel comentó en voz baja:
-Disculpa, pero en el coche noté que no traes calzones y me enseñaste tu rica “cosita”, si me quieres pagar el favor, déjame cogerte.
-Pero…, dije anonadada.
-¡Anda!, estás muy buena y creo que tienes ganas, el ingeniero Ruiz me dijo que solo se lo mamaste y no quieres que tu maridito se entere, ¿o sí?
Perpleja y anonadada, no lo podía creer, ya me habían follado, tragué semen y me querían volver a coger, en el mismo día, pero ¿Qué iba a pensar mi esposo si se enteraba?, por lo que solo pude balbucear:
-Pero…, es que…, yo no…
-¿Sí?, preguntó
Resignada, con morbo y caliente pedí:
-¡En el otro cuarto y sin hacer ruido!
Metió la mano bajo el vestido, sobó mi conejo y aceleró mis ganas, lentamente y en silencio, subí las escaleras quitándome el vestido y sintiendo como iba hurgando en mis agujeros detrás mío, al llegar a la primera recámara, abrí lentamente la puerta y me incliné para espiar a mi perdido cónyuge roncando, en ese momento, ahogue un gemido, al sentir que inesperadamente, Miguel enterraba fieramente su verga en mi culo, ahí, parada y recargada en el muro, con la puerta entre abierta y viendo resoplar plácidamente a mi esposo, me estaban enjutando una verga por atrás y hasta el fondo, mis chiches se zarandeaban y mi cuerpo se agitaba con las enérgicas embestidas de Miguel, tan fuertes eran los ataques, que poco a poco mis senos se apachurraron en la pared, con el culo levantado y su mano oprimiendo mi conejo, me mordí los labios para contener el gemido de placer por mi rico orgasmo, minutos después, agitado y sin sacarlo, llegamos al siguiente cuarto entre mis -ahh-, -ahh-, ambos caímos sobre la cama, yo boca abajo y él sobre mi espalda, ni aún así me soltó y siguió follándome por atrás, estábamos sudorosos, jadeantes y bien calientes, cuando se zafó, al quererme acomodar, me dejó en cuatro patas a la orilla de la cama, me agarró de las nalgas y me incrustó el maravilloso pito en el coño, los encantadores tallones y dominando mis satisfactorios gemidos, solo pude exhalar un ahogado -ummmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm-, por mi orgasmo, continuó raspando mi interior, hasta que con pequeñas convulsiones, me fue llenando la vaina de suculenta crema. Sudorosa, batida, agotada y satisfecha, quedé de bruces sobre la cama, displicente, escuché que la puerta de entrada a casa se cerraba y me quedé dormida, sin saber el tiempo transcurrido, indiferente, me desperté al sentir que mi marido, con su aliento alcohólico, me estaba ensartando por atrás, talló un buen rato, luego me puso boca arriba y lo empotró hasta el fondo de mi coño, creyendo que la facilidad con la que entró en mi ranura, se debía a mi calentura, me dejó su dosis de néctar, sin saber que la mezclaba con la de Miguel, que aun permanecía adentro.
Como en un solo día, me habían abarrotado de leche todos mis agujeros, tres hombres distintos con sus ricas vergas y un cuarto, vació la suya en mi boca, descubrí que me encantaba y fascinaba que me cogieran, pero me consideré solo caliente y ganosa.
Un mes después y mejorando mi esposo su puesto laboral, la empresa hizo la inauguración de una sucursal en Cuernavaca, misma a la que asistimos, por consabido, mi esposo se volvió a emborrachar y quedar perdido, lógicamente, su jefe me volvió a coger por donde quiso y como quiso, no conforme con ello, busqué a Miguel, pero mi informaron que no estaba invitado, sin embargo, me topé con el ingeniero Ruiz, que amablemente me convidó a ir a su habitación, que compartía con otro funcionario, entre los dos y perdiendo la cuenta de mis orgasmos, después mamar ambas vergas y de follarme individualmente por los dos hoyos llenándolos de suculento néctar, me hicieron sándwich, cosa que me complació sobre manera, a la mañana siguiente mi ignorante maridito, se cogió por atrás y por delante a su oronda y pérfida mujer, que para ese momento ya se consideraba una excelente y devota puta.
A la fecha, tengo 26 años, mi esposo trabaja en otra empresa, a la que nunca he ido, pero a falta de sus compañeros, varios vecinos se turnan para que no me falte lo que tanto me gusta, tan ganosa y caliente me he vuelto, que hasta un vetusto vecino de 72 años ha probado las mieles de mi cuerpo, aunque solo le permito entrar por mi coño, no vaya a ser que ese que es mi reserva, se me quede tieso adentro.

Otros relatos eroticos Amor filial

me folle a mi hijo de 17 años

Categoria: Amor filial
Me folle a mi hijo de 17 años
Relato erótico enviado por Anonymous el 09 de April de 2007 a las 18:39:16 - Relato porno leído 929087 veces

minetras me hacia la dormida

Categoria: Amor filial
Lo que pasa mientras aparento estar dormida... es un secreto de hermanos, ahora tambien lo sabeis vosotros...
Relato erótico enviado por bichitita7 el 07 de December de 2004 a las 17:07:30 - Relato porno leído 781089 veces

traumatico incesto

Categoria: Amor filial
Cogí a mi hijo, aún no podemos superarlo.
Relato erótico enviado por martita el 02 de July de 2004 a las 14:39:38 - Relato porno leído 749965 veces
ESTE ES EL RELATO 100% REAL Y 1000% CALIENTE DE COMO MI PEQUEÑA PRIMA Y YO HEMOS PASADO GRANDES MOMENTOS DE AMOR INCESTUOSO CALIENTE Y PROHIBIDO
Relato erótico enviado por elgoloso el 21 de May de 2008 a las 22:00:00 - Relato porno leído 653104 veces

una historia de incesto

Categoria: Amor filial
una historia de incesto
Relato erótico enviado por Anonymous el 14 de December de 2007 a las 13:35:08 - Relato porno leído 549077 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'En la empresa de mi esposo'
Si te ha gustado En la empresa de mi esposo vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar En la empresa de mi esposo. bareta te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
dulcer (10 de November de 2013 a las 19:01) dice: Muy buen relato. excelente. Gracias


Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato En la empresa de mi esposo.
Vota el relato el relato "En la empresa de mi esposo" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 3
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


Relatos eróticos Maria madre infiel con su culola casada folla con un viejo millonario relatos pornodesvirgamdo el culito apretadito de mi primita relatos ami esposa le gusta platicarme como sela cojen otros relatosmi hija culona julieta..relatos hotcuñadas calientes micro cacheterosrelatos porno relatosde sexo mi hijo drscubrio mi infidelidadrelatos eroticos esposa consentda trio www nvideos.comrelatos eroticos la seduje a una evangelistarelatos de sexo con la empleada domestica cholitasme desvirgo un borrachoeliterelatos.comrelatos Pulga53confesiones del padre arturoreltospornorelatos dale cornudo chupalaesposas groseras y esposo cornudo relatorelatos porno mi alocada mujer explota de satisfaccionReltos porno cn gemidosviolada en el metro relatosrelatos eroticos destrozando vaginasRelatos si mijito chupame las tetasrelatos eroticos mi hijo menor espera a que yo me duerma para penetrarmedesvirgadas en barcelonarelatos eroticos de administradores gaysMi odioso vecinito 10relatos pornos me garche a la putita de mi compadre amigo parienterelatos xxx suegro asi asi coge hahaharelatos de incesto provoacion madrela cola de mi hija julieta 3cuentos eroticos mientras me hacia la dormidaque hacen las mujeres al ver a un hombre ba0Š9andose me cogio en el autobus relatosQue nalgotas tenesense0Š9ado las bragashumillando a mi amiga gorda rekatorelatos erorocos con puntiadasrrelatos heroticos ah ay que rico así follameel despues de un fístingrelato erotico su padrastro la convirtio en suyarelatos eroticos papá postizorelatos eroticos incito a mi madre a que se vista sexyrelato: Mi esposa no queria pero cuando vio su pijon se calentomeembarazomicompadreRELATOS REALES DE SEXO DE UNIVERSITARIAS CON ROPA INTERIOR SUPER APRETADA CACHETEROS Y FOTOS CASERAS. COM CONrelatos pervirtiendo inocentes nenasrelato erotico el pitote de mono dejes de cojerme meteme toda la vergaUna aventura sin igual con mis primas 1 comienzosrelatos anal con carpinteroscomo le conte ami marido que me follaron relatoselirelatos chupetones d mi madremadura tormenta pornorelatoshistorias eroticas con mi cu 0Å 9adoElite relatos. Comrelatos eroticos en pleno transporte publicorelatos encontre a mi hija follando con su profesor de gimnasiarelatos mi sobrina dice cojeme duro tio no pares soy tu putami nuera culona busquedarelatos porno mi mujer y su desbocado apetito sexualrelatos porno estoy muy piernuda y nalgonacojeme el culo nego pijudosexoequyo y mi madre humildes relatos voyeurle pedi a mi esposa que se emborrachan para cogerla entre variosporno tuve sexo con mi amigo ginecólogo erótico relatorelatos erotico me violaron 10 hombres bien rikosmamis y suegras lameronas relatos xxxyo chiquita pornorelatocache:O63cYMifah8J:eqdo.ru/relatos/eroticos/ficha/me-salio-el-tiro-por-la-culata-13472.html Fotos y videos sentada mi madre en mis piernas y jugando a las luchas en la cama y mi pene paradoledi una pastilla paradormir y abusr d ella mela cojirelatos nenas verde gay nene orgiarelatos eroticos esposa gordibuena borracha doble penetracionrelatos eróticos esposa e amigo compartiendo motel sin su esposoLas calientes vivencias de las nietas de Doña Juanita capitulo 6relato sexual cuando hiba a la secu un chofer me desvirgorelatos gay con el vendedor de tamalesabuelas meonnas relatos xxxrelatos eroticos goce ser violadaxxx relatos esposa emputecida por viejo dueño de empresavídeos xxx con mujeres gimiéndo ricorelatos pornos decuñadas analrelatos eroticos me miraba la Conchita marcada