Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por rmgp67

Photo
Enviada por JSofi090

Photo
Enviada por dicarlo17


Esposo mio, Te muestro como se la mamo a otro


Click to this video!
Relato enviado por : Aria el 27/01/2005. Lecturas: 14066

etiquetas relato Esposo mio, Te muestro como se la mamo a otro .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
¿Quieres ver como tu fina y elegante esposa disfruta chupando otra verga? despues de...


Relato
De nuevo aprovechamos que Enrique iba a estar cuatro semanas en Madrid, a propósito de su trabajo como ejecutivo de una empresa ubicada en la ciudad de México, para pasar unas cortas vacaciones en Europa. Mi hijo Enriquito, de cinco anos, estaba muy entusiasmado en conocer Venecia ya que en el Jardín de Niños les habían pasado una película de ciudades del mundo y estaba muy impresionado por la existencia de una ciudad en donde en lugar de autos hay barcas que transitan por canales. El más pequeño, de solo tres anos de edad, secundaba alegremente el entusiasmo de su hermano. Así que, como era verano y mis hijos y yo teníamos un mes de asueto, le pedimos a mi comprensivo marido que nos hiciera un "lugarcito en su maleta".

—Muchas gracias cariño, eres un amor por permitirnos acompañarte en tu viaje. Aunque no te preocupes, no te molestaremos ya que quiero llevar a los niños a que conozcan Venecia, ¿que te parece? —le comenté cuando estuvo de acuerdo.

—Claro hermosa, bien sabes que tienes el poder de convencerme con solo poner esa expresión de niña mimada, que tan fácilmente me desarma.

Sonriendo caminé hacia él y, rodeando su cuello con mis brazos, mis turgentes labios buscaron encontrarse con los suyos. Abrí la boca para intensificar el contacto y permitir que mi lengua jugueteara dentro de la suya apasionadamente. El puso sus manos en mi talle y me acercó, con una tierna firmeza, a su cuerpo. Noté de inmediato la erección de su polla cuando sus manos llegaron a mis redondas nalgas, que suelen motivar innumerables y, a veces, coloridos piropos.

—Mmmmmmmmmmmmmmmm… —expresó con su grave voz. —Me excitas Aria, lo sabes mejor que nadie. Eres una mujer de tan extraordinaria belleza y sensualidad que no me canso de decírtelo y demostrártelo. Te amo con pasión esposa mía. —enfatizó mi pertenencia a él, como suele hacerlo cada vez que tiene oportunidad.

Yo disfrute de la caricia y del pene duro que se pegaba a mi vientre. Lentamente y con intensa sensualidad, moví en círculos mis caderas para intensificar el contacto. A Enrique lo vuelve loco cada muestra de mi erotismo. Le besé levemente el cuello y me acerque a su oído.

—Quiero que tu verga explote dentro de mí esta noche, amor mío.

Noté que temblaba de excitación y su polla se puso más dura. Sin embargo, me separé tiernamente, buscando enfriar el arrebato. Había cosas que preparar y los niños pronto demandarían mi atención.

—No me dejes así, Aria. Me vuelvo loco cada vez que me tocas. Tu olor, el sabor de tu piel, todo, me excita a más no poder. Mira…

Con expresión de frustración, me señalo a su entrepierna, mostrando su abultado paquete. Yo, sonriendo seductoramente, puse cara de sorpresa y, sonriendo con picardía, regresé hacia él. Ronroneando, le acaricie su polla por encima del pantalón con mi delicada mano. De arriba abajo, rodeando con mis dedos largos y femeninos su gran falo. Le regalé tal momento de éxtasis, que no pudo evitar cerrar sus ojos y temblar de placer.

Pasando mi lengua por su cuello, le abrí el cierre del pantalón y le liberé su hermoso pene. Una vez afuera, lo rodee con mi mano y empecé a masturbarlo mientras le besaba su deseosa boca.

En un momento, Enrique me acaricio la espalda, luego mi cabeza y metiendo sus dedos entre mi cabello, me invitó, con un movimiento, a que siguiera besándolo pero empujándome con suavidad hacia abajo. Yo entendí inmediatamente su deseo, por lo que decidí hacerlo gozar.

—Me fascinas Aria, me gusta tu olor, tus formas, tu piel tersa, tu inquietante belleza —decía esto, mientras yo le besaba su pecho, abriendo, al mismo tiempo, su camisa. Conozco tan bien sus mensajes sutiles y sus inhibiciones, que suelo ayudarlo a hacer las cosas que más lo excitan y que no se atreve a pedirlo. En ese momento me propuse hacerlo.

—Si mi amor, ¿te gusta que sea tan cachonda y la mame tan rico?

—Siiiiii —respondió temblando.

— ¿Te gusta que sea tan sensual y que a otros se les antoje coger conmigo?

—Siiiii —respondía excitado, mientras yo le besaba sus pectorales, poniendo cuidado en pasarle mi lengua por sus tetillas, dejando que el aroma de mi pelo llegara hasta su rostro varonil.

— ¿Te gusta que tus amigos se exciten cuando me ven mis pechos cuando me pongo esos vestidos súper reveladores en las reuniones de tu empresa? —le dije, sin dejar de mover mis manos rodeando su polla, de arriba abajo.

—Siiiii, mucho, mi cielo, másssssss, másssssssss, dime másssssssssssssssss —me pedía excitado.

Yo sentía que se le paraba más con cada comentario que hacía, así que decidí prolongar su excitación.

— ¿Te gusta que los hombres se exciten conmigo y se masturben cuando les enseño mi delicioso cuerpo con los micro vestidos que me pongo para salir? —Dije, cuando ya totalmente agachada, acerqué mi boca a su pene y empecé a pasar de arriba abajo mi lengua, humedeciendo todo su tronco con mi saliva.

—Siiii, me fascina esposa mía, mássssssssss — gemía, cada vez más excitado.

Le pasé mi lengua por el glande, rodeándolo su con la punta de mi lengua. Percibía su temblor y las venas marcadas y voluminosas a lo largo del falo. Recorrí dándole chupaditas y besitos, a todo lo largo de su polla erecta, disfrutando cada espasmo de placer. Luego, me introduje la cabeza de su tremenda verga, mamándosela con deleite.

No resistió más y, rugiendo, me empujó mi cabeza, metiéndome la verga hasta dentro. Yo sentía que su glande resbalaba entre mi lengua y mi paladar, hasta mi garganta y luego salía hasta mis labios para, de nuevo, volver a entrar. Mis labios femeninos y carnosos, rodeaban el tronco de su verga, resbalando por la carne cada vez que entraba y salía. Mis delicados dedos rodeaban la base de su verga, permitiendo que el resto de mi finísima mano acariciara sus huevos, haciendo que disfrutara plenamente la mamada; así como he aprendido que fascina tanto a los hombres.

—Aghummmmmmm, mmmmmmmm, que rico mi cielo —dijo observaba como su polla entraba y salía de mi sensual boca.

Seguí excitándolo mas y más. El me acariciaba el pelo y me lo hacía hacia atrás para quitarlo de mi cara y poder ver como se la mamaba.

—Te amooooo preciosa, dime mássssssssssssss, mássssss —me dijo suplicante.

— ¿Te gusta que tus amigos puedan verme los pezones cuando se me abre el escote de mi vestido? ¿Te gusta que se calienten conmigo?

—Siiiiiii eso me calienta muchooooooo, Massssss, masssssss —suplicaba excitado.

— ¿Te gusta que los excite delante de ti y me porte como una puta enseñándoles las tetas descaradamente?

—Si Aria, siiiii siiiiii, me gusta que seasssss una putaaaaaa —se estremecía por la excitación.

Yo se la seguía mamando mientras sentía sus jugos mezclándose con mi saliva. Percibía el sabor de los fluidos que salían de su pene excitado y erecto. Dejé de mamársela para seguirle preguntando lo que sabia lo excitaba mucho más…

— ¿Te gusta que sea muy puta y me encante mamar las vergas de otros hombres? —dije esto mirándole a los ojos con atrevido cinismo.

—Hummmmmmmmm, siiiiiii, siiiiii, me gusta que se las mames a otros muy rico, sigueee —dijo fuera de si.

—Pues te quiero confesar que soy bien puta y que a muchos les encanta que les mame la verga ¿Te gusta eso?

—Siiiii, que rico, me excita que otros disfruten cuando se las mamas como una putaaaaaaaaa y que te llenan la cara de semen —dijo, ya cercano al orgasmo.

— ¿Quieres ver como tu fina y elegante esposa disfruta chupando otra verga? ¿De verdad quieres ver como se la mamo a otro, que por cierto tiene una verga más grande y más rica que la tuya? ¿Quieres que se la chupe como puta delante de ti? ¿quieres eso?

—Siiiiiiii, siiiii, siiiiii quierooooo, massssssssssss, masssssssss

Se la seguí mamando hasta que poco a poco empecé a sentir que estaba próxima a explotar en mi boca. En un momento, percibí que crecía y que los fluidos empezaron a hacerse más abundantes y calientes, cuando, por fin, llegó la descarga de semen.

—Querido, que ricura. Mmmmmmmmmmmmmmmmm —expresé, erótica y voluptuosamente, al momento que le dije —lléname la boca con tu leche caliente —Aughmmmmmmmm —abrí la boca y seguí mamándosela, sintiendo como vaciaba una gran cantidad de semen dentro de mi garganta con fuerza y sus estremecimientos incontrolables se seguían uno a uno.

—Ahhhhhhh! Aggggggmmmmmm mmmmmmmmmmmm!!, agmmmmmmmmm, ahggggg!!!, mmmmmmmm, que rico!!!! … —Sus gemidos del placer, cuando se estaba vaciando, llegaban sonoros a mis oídos y yo seguía mamándosela con fruición, haciéndole disfrutar con mayor intensidad su tremendo orgasmo.

Aunque mi cara y mis labios se salpicaron con el lechoso líquido, me tragué una gran cantidad, mientras sentía la fuerza de los espasmos de placer con cada chorro de leche que salía de su verga. Percibí paso a paso, las reacciones de su riquísima venida.

Después de que disminuyó el flujo de su eyaculación, me limpié un chisguetazo de semen que me había llegado a uno de mis párpados y me paré para acariciarlo y besarle con ternura. Mientras tanto, con mi mano le seguí acariciando la húmeda verga, con movimientos lentos y delicados. Subía y bajaba sintiendo como llegaba, poco a poco, la tranquilidad. Sentía los pequeños temblores que se suceden después del orgasmo. Así, nos mantuvimos mientras él se recuperaba poco a poco. En un momento más, la serenidad y la cordura regresaron y se apoderan de nuevo de mi amado esposo.

—Te quiero mucho, cielo, eres el amor de mi vida. Me encanta hacerte sentir rico —Le dije en un arrebato de espontaneidad, mientras le besaba con ternura.

—Si Aria, yo también te amo, más que a mi vida —expresó, al momento que una expresión de preocupación se reflejó en su cara y titubeante me preguntó —Aria… no se si… bueno… tu… tu… ¿Seeerías capaz de acostarte con otro hombre?

—Claro que no mi cielo, ¿Por qué te imaginas eso? —Noté como un rasgo de tranquilidad se reflejó en sus ojos con mi respuesta, y seguí — ¿Tu lo deseas?

—No claro que no, pero es que… eres una mujer demasiado hermosa y… pues, atraes demasiado… siempre… bueno, no me hagas caso, me voy a la oficina ¿Me esperas para cenar a las 9? —terminó diciendo, sin apenas esperar mi respuesta.

—Claro mi amor, te espero como siempre… y nunca dudes que te amo… solo a ti.

Respondió con una tierna sonrisa al comentario y salió apresurado hacia su oficina. Observándolo, pensé que había cosas que Enrique necesitaba descubrir, reconocer y aceptar para que pudiera ser plenamente feliz.

Otros relatos eroticos Infidelidades

mi compadre me dejo embarazada

Categoria: Infidelidades
Ambos iniciamos a besarnos con toda pasión, con aun más pasión que la primera vez, mientras nos besamos Armando comenzó a tocarme mi zona intima debajo la falda de mi vestido y como consecuencia a esto de inmediato me moje toda, ¡Quiero hacerte el amor! Me dijo suavemente al oído, -Lo sé y también quiero- le conteste.
Relato erótico enviado por putita golosa el 29 de August de 2010 a las 23:31:22 - Relato porno leído 359464 veces

todo por mi hijo

Categoria: Infidelidades
Una madre es capaz de todo por sus hijos, aunque eso conlleve serle infiel a su marido.
Relato erótico enviado por Anonymous el 12 de July de 2009 a las 22:03:27 - Relato porno leído 283947 veces

como me cogi a mi suegra 6

Categoria: Infidelidades
Después de cogermela en secreto, mi mujer me propuso a mi suegra:
Relato erótico enviado por Investigador el 14 de February de 2006 a las 09:24:31 - Relato porno leído 228157 veces
Me coji a Sol la mujer de mi primo, ella tiene 33 años y yo 22, por fin hice realidad mi sueño de follarla en mi propia casa.
Relato erótico enviado por Anonymous el 20 de September de 2012 a las 00:19:51 - Relato porno leído 208998 veces

putas casadas

Categoria: Infidelidades
Relato casi en su totalidad real que demuestra que toda mujer casada es una puta sumisa en potencia
Relato erótico enviado por morboso sadico el 29 de July de 2009 a las 18:09:16 - Relato porno leído 205550 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Esposo mio, Te muestro como se la mamo a otro'
Si te ha gustado Esposo mio, Te muestro como se la mamo a otro vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Esposo mio, Te muestro como se la mamo a otro. Aria te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Esposo mio, Te muestro como se la mamo a otro.
Vota el relato el relato "Esposo mio, Te muestro como se la mamo a otro" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 3.5
votos: 2

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


cuentos eroticos me sobornanchantajean a mi esposa por andar de bares relato pornorelatos de adolecentes q an perdido ru virjinidachupamela rico en autoserviciorelato desvirge a una gallinaRelatos er¨®ticos ense0Š9ando a mi hija virgen manchada con leche materna relato eroticowww relatos eroticos se me paro al ver ese chochito tiernito.comcache:Qo9JtrBAmqoJ:eqdo.ru/relatos-de/hypnoprofesor relatos de esposas enbarazadas de su suegrorelato mi hija un sueño hecho realidad IIrelatos de fallando y embarazabdo a colegialas eróticosrelatos eroticos esposa coje con su amiga y el esposo de ella triovwww nvideos.comhistorias eroticos por espiar a mama disfrutamos como putas llperro con una bergota enorme mela meterelatos porno violadas no consentido viajando en el trenRelato mi hermana legusto mi guevo y mepidio q la esvirgaraeliterelatos lali y yorelato de mujer folla delante del novio rascadarelatos de insesto rom¨¢nticosEl rico olor de una pantaleta orinadaentrenador personal relato eroticominimacho relatos eroticoslectura de relatos eroticos madrastra seductorarelatos grito como perra cuando le rompen el culole mamo la verga a cu compadre borracho relatos eroticos mi vecina q grandodas tiene las tetorras mi tia orinando relatoya no aguanto mas hijo metemelaReltos porno cn gemidosrelayos etoticos zoofilias esposa trio con perros www nvideos.comrelatos eroticos, prima en el quinchorelato erotico culona tabascorelatos eroticos con mi exrelatos erotico filiale lesbico madre hijarelto de incesto mi papà me metio su enorme pollaReltos porno cn gemidosrelatos eroticos poniendo los cuernos a mi esposo en sus naricesrelato sexo Soy tu putita hijole pedi a mi esposa que se emborrachan para cogerla entre variosel relato de sorayitarelatos eroticos no consetidos de viejos con chicasrelatos porno ahh si sigue no pares sigue ahhvideos xxxpapas abusando de ninassoy tu hembra haceme el culonenaconfecciones de mujeres y fotos pervertidas y traga lecheme quede acostada en el medio de los dos relatos eróticosmecanico abuso de mi en su taller relatos eroticos xxxvi como mis vecinos le daban una doble penetracion a mi esposaRelatos mi padre me desvirgo en el monteRelatos me gusta chaquetearselashaciendo gimnasia desnudos con trans vergudasrelatos gay el negro manuel me desvirgolos amigo de mi esposo me proponen cojer y axecto relatos eroticosrelatos xxx un negro m violó por culo ayyyyyy nooOorelatos eroticos abro las piernas para que mi compadre me vea mi vajina peludaporno relatos mi maridito es un boludorelatos eroticos esposa gordibuena borracha doble penetracioneliterelatos madurasrelatos eroticos haciendose la dificilLa chuchota de mi cuñada relatosllorado ante de meteselo pornoRelatos porno me coje el traajdor de mi fincoRelato porno gays me cojio mi padrastro xq me consiguió en hilorelatos eroticos gratis suegras nalgonas cachondas ranchorelatos eroticos con la esposa del alcalderelatos espiando a mi esposarelato erotico abusada en el barporno relatos de nena fui vendidaeliterelatos arnesrelatos le di un masaje a mi tia y le revente el culoRelatos Cojeme meteme la verga soy tu hermanarelatos eroticos con una cholita cristiana