Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por cuentoscalientes

Photo
Enviada por voyeurmidyuc

Photo
Enviada por galigul


Gusto por los guevos...

Click to this video!
Relato enviado por : vicioso el 19/04/2004. Lecturas: 11961

etiquetas relato Gusto por los guevos... .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Como un futuro Licenciado en psicología, que hará su tesis en sesualidad humana, busca ayuda de un amigo homosexual para entender ese mundo y de sus emociones; como descubre el sabor del guevo, a través de su amigo, que lo desvirgará y lo convertirá ...


Relato
Gusto por los guevos… -- Primera Parte --


Tenía 19 años, empezando a vivir prácticamente, a experimentar a plenitud, las mieles de la vida; poseía un cuerpo sin vellos, de buena apariencia, parecido a un Dios griego, de líneas contorneadas, definidas, delgadas, de una piel fina, limpia, de un hermoso color canela, de ojos vivaces, negros cual carbón africano, labios rojos, carnosos y sensuales, que invitan a ser besados. Definitivamente era un hombre que exudaba sexo, que despertaba bajas pasiones en hombres y mujeres, sentimientos controversiales, sensaciones distintas; empero, Gabriel, ignoraba esa presencia y pasión que despertaba en otras personas; contaba con numerosos amigos, admiradores/as por el carisma que poseía, y por el privilegio de los demás de rodearse y compartir con un bello, erótico y novel ejemplar masculino.


Gabriel poseía una personalidad un tanto retraída, en busca de un mundo interior que sólo se encuentra con el tiempo; es muy inteligente, digamos que brillante, y siempre concentrado en sus estudios, en la investigación acuciosa, en la búsqueda de una vida cada vez mejor, en busca del "camino", de la verdad y la plenitud. Pero en él, innegablemente, no puede estar ausente del deseo de experimentar, de escrutar, de descubrir, el misterio de develar el potencial sexual que se esconde en un hombre de estas dimensiones corpóreas y espirituales, de mente amplia.


Gabriel había pertenecido, desde pequeño, al equipo nacional de judo de su país, destacándose por su depurada técnica, y habilidad para aplicar llaves en el suelo, e inutilizar a sus contrincantes, naciendo en él el placer de someter a los machos; también, dedicado al ciclismo, a la natación y a muchos otros deportes en general, ya podrán entender el cuerpo que se ha formado el chico, a lo largo de los años de práctica deportiva: "Unas piernas de muerte, un culo que cuando lo ves, se te para el guevo, se chorrea tu culo, y empieza a babearte la verga, poseedor de unos abdominales marcados, un pecho definido, coronado con unos pezones violáceos, oscuros, con unos brazos y antebrazos desarrollados, normales, exagerados, ah! Y un guevo, venoso, ancho, de unos 20 cms, que en su delgado y definido cuerpo, parecía otra pierna, que guevo se gastaba el chico, aunque no le había dado mucho uso, por estar siempre concentrado en sus estudios, prácticas deportivas, y la sobreprotección de una madre muy estricta y recia; una mujer chapada a la antigua. Gabriel había dejado las prácticas deportivas por estar envuelto en su preparación de tesis universitaria, y por las múltiples demandas universitarias, pero conservaba el hábito de salir a trotar de ves en cuando.


Gabriel estudiaba psicología y estaba presentando su tesis de grado, para obtener su licenciatura, fundamentado en las distintas pasiones humanas, sobre el manejo de las emociones, básicamente: "en la sexualidad humana", donde unos de los temas en específico, y más amplio es el de la "homosexualidad masculina"; tema que le preocupaba ya que uno de sus mejores amigos, una vez le confesó su debilidad por el rabo encendido, su gusto por la verga, su adoración fálica, y sus constantes experiencias, al sentir su buen guevo clavado en las entrañas de sus amantes de turno. Gabriel adoraba y admiraba a Ricardo en muchos sentidos, y al saberse conocedor de sus intimidades sexuales, ese lazo de amistad, de protector interno, de sentirse padre de todo el mundo, se acrecentó, y lejos de separase de Ricardo se volvieron más íntimos, más amigos, más unidos; claro, Ricardo sabiendo de la preferencia sexual de su adorado Gabriel: "La heterosexual".


A raíz de que Ricardo le confiesa su preferencia sexual a su amigo del alma: "Gabriel", éste cada vez se siente más cautivado, por la pasión, la sencillez, la nobleza, y el amor, que transmite Ricardo al narrarles sus muchas experiencias y relaciones con otros machos. Se siente intrigado, curioso. Y por ser uno de los temas de su tesis, qué mejor asesor en la materia que Ricardo, que vive y se siente homosexual, aunque de apariencia machito, para explicarle bien sobre los sentimientos tan fuertes y maravillosos que puede nacer entre dos Hombres.


Ricardo siempre amo en silencio a Gabriel, pero nunca fue capaz de confesarle sus sentimientos, por temor al rechazo, (grave error queridos amigos, siempre debemos ser atrevidos, osados, abiertos y manifestar los sentimientos, o asumir lo que el destino nos tiene deparado, y así lo hizo Ricardo, veamos pues, como lo hizo…)


Una tarde, Gabriel le comenta a Ricardo su interés por adentrarse en el mundo Gay, y conocer su comportamiento, sus motivaciones, sus causas, sus deseos ocultos, sus impulsos, sus emociones en todos los sentidos…cuando Ricardo escucha el interés de Gabriel, acerca de su mundo, en ese momento, siente una gran erección, y se le marca en su pantalón, Gabriel se da cuenta, se sonroja, al ver que su amigo se le marca tremendo paquete y le pide disculpas; Ricardo, le dice no te preocupes, querido, lo que pasa es que ando un poco caliente y cuando me hablas de machos, me pongo, muy puto, y lo que deseo, es tener un guevo adentro, se ríen ambos, disipando la tensión del momento y Ricardo le dice: perdona la sinceridad; no te preocupes Ricardo, eso es precisamente lo que quiero, que me cuentes por qué tienes estás reacciones fisiológicas, que sientes al ver, imaginar, oler, tocar, besar, amar a un hombre, es un tema de mi investigación, y para hacerlo bien debo de comprenderlo, conocerlo y racionalizar algunas cosas, vamos a ver. Ricardo suspira, un poco aliviado, aclarándose un poco sus sonrojados cachetes, por la vergüenza de ser descubierto, en su calentura por su mejor amigo, que esta mostrando un interés inusitado por el mundo Gay. Un mundo tan maravilloso y divino, que pone al hombre en contacto con su esencia, llevándolo a experimentar sensaciones de placer, dolor, sumisión, dominio, inimaginables.


En Ricardo se despierta una luz, en donde empieza a tejerse una telaraña, en la que debe de ir llevando a Gabriel para que él se vaya enamorando de él, haciéndolo experimentar en carne propia el gusto del amor entre machos, sus ojos se iluminan y su corazón se acelera, al saber que podrá conquistar a uno de los machos más codiciados de la universidad, su gran amor, hasta ahora prohibido, sin tener que forzarlo, porque él había tomado el camino, y el destino había dado la pauta para hacer realidad el deseo de poseer la mente, el corazón, el guevo y el culo de Gabriel, de poseerlo todo. (Creemos que en Gabriel, como en todo macho, en algún momento nace la necesidad de probar un buen guevo y sentirlo en todas sus dimensiones, de sentirse dominado por una barra de carne caliente que te frote la próstata, y sentirte la perra puta de otro hombre, pero son pocos, los valientes, que se atreven a experimentar estás sensaciones extremas y maravillosas, que te hacen sentir, realmente: "vivo")


Ricardo le dice a Gabriel que por qué no aprovecha que sus padres van de vacaciones a Europa y que se quede unas semanas en su casa para ayudarlo con el tema, y así irlo introduciendo en un viaje que Gabriel no imagina lo placentero y definitorio, que será en su vida. Gabriel llega el viernes en la noche, luego de haber hablado con su madre, pedirle permiso; la madre de Gabriel adora a Ricardo y conoce bien a sus padres, además Ricardo siempre le ha mostrado a la madre de Gabriel, que él es un joven correcto, estudioso, formal, muy educado, y que no pierde ocasión para halagarla. Ricardo lo que ha hecho es conquistar el corazón de la estricta madre de Gabriel, proyectándole la imagen de lo que toda madre desea por compañero de su hijo, un buen compañero, amigo, como un hermano. Ya, estando en la casa de Ricardo, ambos suben a instalar en el cuarto, las cosas de Ricardo y éste observa que sólo hay una cama de tamaño matrimonial, no le da mucha importancia al principio, pero luego verá y experimentará lo rico que es dormir pegadito de un macho oloroso, calenturiento y de sentir el roce de una buena verga como la que trae Ricardo, y con la que hará gozar al bello Gabriel.


Estuvieron haciendo lo normal del día; trabajando en el computador, leyendo algunos libros, investigando y Ricardo empapándose del contenido de lo ya escrito en la tesis de Gabriel. Gabriel, con la mudanza, y movimiento de su equipaje, se había lastimado un poco la espalda, y Ricardo le ofreció un masaje, él poseía la mesa, muy especial, por cierto y que luego se las describiré, a parte de tener todos los utensilios para aplicar este arte como debe de ser; Gabriel, ilusionado como un niño al que le van a dar una paleta, asiente con una sonrisa, y con un mohín de alivio, se van a bañar, uno a uno, y cuando Gabriel, va saliendo de la ducha, con una toalla envuelta alrededor de la cintura, oye que Ricardo lo llama a la habitación donde su madre tiene todo equipado para recibir masajes. Ricardo vestía unos pantaloncillos tipo hilo dental, blancos, en donde se le marcaba un bulto, morcillón, semi-erecto, y dejaba ver su cuerpo esplendoroso, el cual Gabriel, nunca había contemplado como ahora, Gabriel trago en seco, y empezó a sentirse incomodo, pero Ricardo, presuroso, le dice, hermano, camina, no te quedes ahí parado, recuéstate boca abajo, en la mesa de masaje, cierra los ojos, y relájate, Gabriel se acerca tímido, y se acuesta desnudo, desatando el nudo de la toalla y acomodándola por encima de sus nalgas, cubriéndolas un poco, mostrando un poquito de pudor hacia su amigo.


Ricardo pasa su lengua por su boca, mojando sus ricos y rojos labios, porque entiende que a empezado el camino de someter y hacer sentir el placer de una buena verga a su amigo, de hacer sentir el contacto con la piel de un macho, que va a experimentar Gabriel en las próximas semanas, al convivir con su intimo amigo Ricardo, con su consentimiento, ya que Gabriel desea experimentar el amor de machos, para poder tener juicio de valor suficiente y culminar, de manera empírica su investigación de la conducta homosexual, aunque no le ha dicho nada a Ricardo, para que no se sienta utilizado; Gabriel dejará que las cosas lleguen a donde tienen que llegar, y no se imagina a donde van a llegar, hasta dentro de su culo.


Ricardo ha iniciado el masaje, vertiendo un aceite, especial, de la marca Kamasutra, que calienta la piel, y la insita al sexo, y a experimentar el placer de ser tocado y no dejar de serlo, sobre la espalda de este bello ejemplar masculino. Antes del masaje Ricardo le había dado a Gabriel, un jugo, que contenía una pastilla especial, que agudiza los sentidos, y los lleva hasta el paroxismo sensual.


Al sentir el contacto de las manos, Gabriel, empieza a sentir la placidez, la relajación que van causando en su cuerpo, el toque de las expertas manos de Ricardo, y el efecto del narcótico ingerido inconscientemente (que le suprimirá la voluntad de rechazar el placer); esas manos, que no dejan de estar en continuo contacto firme, lento y suave en la espalda del lampiño Gabriel. Ricardo le dice al oído, en susurros, muñeco, lindo, Gabriel, que desea que se relaje bien, relájate precioso, oye que rico estás, papi chulo, Gabrieeeellll, le dice, mira putito, tranquilo; Ricardo a puesto una música reiki, encendido incienso de canela, que aumenta el flujo sanguíneo, y le ha vendado los ojos, con la justificación de que solo quiere que su tacto, su olfato y el oído estén funcionando, que aún al gusto, ni a la vista le ha llegado su momento, aunque Gabriel se ha quedado con la imagen del cuerpo escultural de Ricardo, en su mente, y no la puede sacar de la cabeza, su mente está siendo asaltada en la oscuridad de la venda de seda negra que ahora le cubre los ojos, por ese sentimiento erótico hacia su amigo del alma, visualizar tocando ese cuerpo. Ricardo a preparado todo para hacer gozar como una perra al indefenso Gabriel, Ricardo le amarra, suavemente los tobillos y las muñecas, aferrándolas a la mesa especial de masajes, en donde mueve ambas piernas y las deja un poco abiertas, en forma de tijeras, Gabriel, esta imbuido y no se da cuenta que esta siendo separado, para que su verga caiga cómodamente por entre las separación de la mesa especial para masajes, esta cae, semi erecta, y acomodándose mejor a su cuerpo, Ricardo quita la toalla de la nalga del bello ejemplar que tiene entre sus manos, y este siente como el airé entra a esta área dejándose hacer, Ricardo ya tiene en sus manos a Gabriel, en todo su esplendor, y comienza una danza peligrosa para la frágil heterosexualidad de Gabriel.


Ricardo se quita su pantaloncillo, tipo hilo dental y se coloca un interior, en donde a acumulado gran cantidad de semen, fruto de las continúas masturbaciones que se ha practicado durante un año, este pantaloncillo, es un fetiche de Ricardo el cual huele, en momentos que se masturba, el interior es blanco, de algodón, lleno de manchas del espeso semen de Ricardo, aunque secas por el tiempo, conserva el fuerte olor de semen, acumulado durante todo un año, tiene un aspecto curtido, amarillento, por los restos de pis, y semen acumulados; Ricardo a puesto el cuello de Gabriel acomodado de una forma en que su nariz quede un poco hacia delante, con el cuello totalmente recto, relajado en una postura cómoda y poco a poco, mientras sus manos continúan masajeando su espalda, hombros, brazos, antebrazo, acerca su guevo, cubierto por este maravilloso y oloroso fetiche a la nariz de Gabriel; Gabi, no sabe lo que es, pero el olor, le recuerda a cloro, a excitación, a sudor, a sexo de macho puto, cachondo, a orín. Gabi, está oliendo ese fetiche, y le pregunta a Ricardo qué es eso?, Ricardo sin contestar nada acerca su paquete a la nariz, y al momento de su nariz entrar en contacto con el pantaloncillo, Ricardo deja caer aceite en la raja de Gabi, este concentrado en un olor primitivo, que despierta el sentido más desarrollado del ser humano, el olfato, y que lo invita al placer, deja pasar el masajee que empieza a recibir en sus nalgas, un placer siente, cuando huele el pantaloncillo, y cuando siente las manotas que soban una y otra vez su rico culazo.


Ricardo le acerca su paquete a la nariz, y ya Gabi esta más conciente de que es el olor del pene de Ricardo y sigue oliendo la prenda, mientras Ricardo se percata de la fuerte erección de Gabi, que puede verse por debajo de la mesa de masajes. Ricardo retira su pene, y Gabi queda olisqueando buscando el olor, se quita el pantaloncillo; Gabriel, intenta mover sus brazos, y se da cuenta que esta atado, y sus tobillos, también, le dice a Ricardo que qué hace?, Ricardo contesta: mi cielo, te ayudo a entender el mundo Gay, para que puedas hacer un trabajo, como todos los que has hecho en tu vida de estudios; pero quiero que este sea el mejor, y sé que tu lo deseas, también; estás palabras calmaron a Gabi, y se quedo con sus sentidos, agudizados, por las nuevas sensaciones que estaba experimentando; en breves momentos, Ricardo queda desnudo, y amarra alrededor de la nariz de Gabi, el fetiche que a preparado para esta ocasión, Gabi, se relame los labios, porque le ha encontrado el gusto al olor a semen añejo, de esta pieza erótica en la que Ricardo acumula sus eyaculaciones.


Rápidamente Ricardo baja hacia las nalgas de Gabi, este empieza a dar muestras de placer, a sudar un poco, a agitarse la respiración, la música, el incienso, con el olor a semen, las manos de Ricardo que le recorren el cuerpo, han hecho que empiece a licuar gotitas de pre-cum de su prepucio, saliendo, gotitas, y gotitas, en donde Ricardo ve de manifiesto el deseo de este macho, caliente, VIRGEN; Ricardo lo tiene en la posición para empezar a masajear lentamente sus pies, y Gabi, erizándose al contacto con sus expertas manos, comienza a acariciar sus piernas, muslos, y con la boca soplando sobre sus nalgas, mordiéndolas suavemente, Gabi, empieza a gemir como perrita en celo, y un ronroneo, que pone a Ricardo muy caliente, cada vez con una erección metálica, que desea entrar en el cuerpo de su amado Gabriel. Ricardo se acerca al hoyito rozadito y virgen del culito de Gabi, y empieza a lamerlo, a chupar, a morder a su alrededor, y Gabi, empieza a aullar como toda una puta, Ricardo sabe que lo tiene hecho una braza de fuego, caliente, y su pene esta a punto de estallar, el olor a semen añejo, las manos que lo han repasado, esa lengua, cual serpiente sinuosa, que lame su puntito de placer, nunca lamido por nadie, es demasiado para Gabi, que grita, y grita y le pide a Ricardo, que lo haga suyo, Ricardo le dice todavía no puta, es cuando yo quiera, en eso Gabi, quiere zafarse, y Ricardo aprieta más las amarras y ata su cintura, con un cordel de seguridad alrededor de la mesa, para inmovilizarlo aún más.


Ricardo le quita el fetiche de la nariz, y Gabi vuelve a respirar el olor a canela que esta en el aire, y un olor a hormona masculina, a sudor, a sexo de macho putón, que impera en la habitación. Ricardo le conecta unos audífonos, en donde a grabado voces de sus amantes, mientras él les hace el amor, le ha grabado gritos, de placer, gritos de dolor ante la perdida de virginidades arrancadas por la verga de Ricardo, gemidos de excitación, gritos de desesperación, de desenfreno, pasión; le ha grabado sonidos sexuales, que le harán imaginar como es que están siendo cogidos, oirá las palabras obscenas, de placer, de sometimiento, de deseo, de entrega, que dicen sus amantes, al momento que Ricardo se los está cogiendo por el culo con su buena verga. Ricardo es un amante, que explota los sentidos de sus amados, y los convierte en amantes del guevo, los hace experimentar el gusto por el guevo, de sentir carne y de ser dominados por un buen falo, horadando sus culos.


Gabi esta en un estado de sumisión y deseo total, entregado, conociendo el potencial sexual que hay dentro de él, y que nunca ninguna de sus novias, lo había puesto a sentirse como una puta barata, de orilla, una perra callejera, dispuesta a poner el culo para ser cogido por una verga. Gabi empieza a escuchar: aaaaaaaaaaa, aaaaaaaajjjjj, aaaaaaaaajjj, ahí, ahí papi, ahíiiii papi, peeerrrooooo, maldito, cuero, macho, cabrón, buen cabrón, así no, al paso, rápido papi, metelo así, así, ahí, ricky, eso es papi, ahiiiiiiiiiiiii, ahiiiiiiii, así, así, aaaaaaaaaaajjjjjjjjjj, aaaaaaaaaaaaaaiiiiiiiiiiijjj, uuuuuuuuummmmhhhhhhhhhhh, uuuyyyhhh, coño, eso es, dame guevo papi, así, ahí, ahí, ahí, ahí, me vengo, me vengo papi, es tuya, es tuya, es tu leche papi, solo tuya……………; estos sonidos estaban volviendo loco a Gabriel, al oír como ponía a sus amantes, y en las condiciones de deseo, y placer que experimentaban sus amantes, en sus manos. Ricardo sabía que había llegado el momento y bajo debajo de la mesa para empezar la mamada de la vida de Gabriel, olió el pene de Gabi, y le empezó a pasar la lengua, sin dejar de pasar los dedos por la raya de su culo y en un momento, mete el dedo en vaselina, y lo inserta suavemente dentro del culo de Gabi, el esfínter ya dilatado por el estado de éxtasis en que se encontraba Gabriel; Gabi, está a punto de sumirse en un estado de inconciencia debido a las fuertes emociones que le está haciendo gozar su amigo: Ricardo. En unos segundos, Ricardo retira la venda de los ojos de Gabriel, y este vuelve a apreciar un poco de claridad, pero de inmediato sus ojos se clavan en la pantalla plana de TV. Que esta en la habitación, en donde muestra a su amigo Ricardo cogiéndose a un chaval delgado, indio, cabello negro, parecido a Gabi, en posición de perrito, y dándole por el culo, con la verga de Ricardo, que la retira y la mete, la retira y la mete, la retira y la mete, mete, y saca, mete y saca, dándole mucha ñema, ñema, ñema por el culo, y gritando, se ve al machito sometido, en cuatro gritando de placer, le están dando guevo del bueno, mucha ñema; Ricardo lo aferra por sus caderas y lo somete, con su guevo, con placer; la cara del chaval se ve, llena de placer y se ve que de sus labios salen gemidos de placer, Gabriel no puede oírlo, está oyendo la grabación de quejidos, las palabras sucias de amantes sometidos al placer por Ricardo, quejidos como de animales, aullando, clamando por más guevo, saboreándose la boca, y derritiéndose por el placer de una buena verga.


Es demasiado placer para Gabriel, siente de nuevo como la boca de Ricardo se habré para mamarle el guevón, que rico, papi, dice Gabi, rico, mi rey, te amo, te amo, dice, una y otra vez Gabriel, lo que para Ricardo es sorpresa, y en esto pone más empeño y empieza a buscar la próstata virgen de su amado Gabi, la encuentra, encuentra esa semillita que se quiere escurrir de entre sus dedos, la presiona, la masajee, Gabriel, esta como encendido, sudando, acelerado, y cada vez que su próstata es tocada, frotada, presionada, grita, grita, y grita de placer; en un momento, Ricardo absorbe su pene, con fuerza, con los labios y ve como los cojones de Gabi se adentran a su cilindro, observa como se hincha, en ese momento entierra un segundo dedo, para presionar la próstata, y el pobre y vencido Gabi, libera su esperma en la boca de su amado Ricardo, sintiendo el orgasmo más grande y fuerte de su vida, larga unos 4 o 5 chorros de lefa, de semen espeso y sabroso, el cual la boca de Ricardo no deja escapar, lo devora, se lo traga todo; Gabi, por unos instantes cierra sus ojos, y quiere volver a calmarse, en esto Ricardo se levanta, quieta los audífonos de los oídos de Gabi, apaga el televisor, baja el voltaje de las luces, apaga el incienso de canela, y pone en el stereo una música muy sensual, y sugerente; Ricardo a sacado los dedos del culo, de Gabi, y lo a soltado de muñecas, tobillos y cintura; Gabi, aún no da muestras de vida, porque ha quedado envuelto en un sopor sexual, nunca imaginado, donde sus sentidos han sido llevado a los extremos, al límite.


Su tacto, su piel, a sido estimulada por el experto masaje de Ricardo; su olfato por el penetrante olor de semen añejo del fetiche; sus oídos, por los gritos de placer, dolor, por las palabras sucias, y estimulantes de los amantes que se a cogido Ricardo; y su vista fue deleitada cuando su amigo cabalgaba a un chamaco bello, de proporciones hermosas, parecido a él, donde Ricardo le robaba su virginidad; falta estimular el sentido del gusto, y es el momento en que Ricardo se para y le pone el guevo en frente de su boca, y le dice, Gabriel, habré la boca, abre los ojos, y mira el regalo que te tengo, Gabriel, cual autómata, obedece la voz de su amo, del hombre que lo ha llevado a experimentar lo que es el sexo entre machos, y saber el placer que puede sentir un hombre en manos de un experto hombre y magnifico amante.


Al ver ese guevón, babeante, caliente, habré la boca y siente cuando Ricardo empieza a violarle la boca, siente el sabor a pene, el olor penetrante de los pendejos, y de ese falo que se resbala entre sus labios, saborea el liquido transparente que avecina la inminente eyaculación, y Gabi, está perdido chupando el guevo de su mejor amigo, de su consejero, de su colega, de su amigo, que le orientaría en cuanto al mundo Gay, pero que no se imaginaba lo placentero y eterno de este viaje, de este cambio, de esta maravillosa experiencia, de este encontrar el gusto por los guevos. Ricardo se veía satisfecho, el haber puesto como un tizón al bello Gabriel, haberlo dedeado, hacerlo participe de sus perversiones, de compartir su fetiche, de sus ataques sexuales, a algunos amiguitos, y de las grabaciones tan eróticas y estimulantes; en estos momentos Gabi, mamaba, la pinga de Ricardo como si lo hubiera hecho toda la vida, Ricardo le dice, es el instinto, de puta, de zorra, de perra en celo que tenemos todos los machos, y que solo otro macho puede despertar cuando las condiciones están dadas; Ricardo esta conciente de que Gabi entiende todo lo que le dice y que el sabor y olor de su pene lo somete, a sus deseos más bajos, en esto le dice: oye puta, ya casi me vengo y quiero que te bebas toda mi lechita, como la buena puta que sos, y Gabi, solo asiente con el cuello, Ricardo empieza la corrida y aprieta del cuello de Gabi, ante un gesto de dolor, su glande a traspasado la campanilla, y Gabi, da una arcada, ahueca la garganta y el falo continua al esófago en donde recibe el primer chorro de semen espeso, puro, fuerte, de olor penetrante y rico, Ricardo va sacando su pene para empapar toda la lengua con el sabor de ese licor de vida, y continua, ante gritos de ambos, y la boca agitada, nerviosa, y tragadora de nuestro querido Gabriel, saboreando el semen.


Ricardo tiene un aguante inusual, y su erección se mantiene, va detrás de Gabi, le habré las piernas, mientas el termina de tragar el semen, y de sentir el sabor rico de la leche de Ricardo, en lo que da un grito de dolor ante la penetración inesperada del guevo de Ricardo, Gabi, trata de liberar su culo y en esto Ricardo le asota el culo y lo somete enterrándole la verga hasta el fondo y le dice, corazón relájate, te voy a singar bien, como una buena perra puta, relájate papi chulo, estas palabras aliviaron el sometido culo de Gabriel, mientras Ricardo con sabia maestría, se movía circularmente, para relajar aún más el esfínter del desvirgado culo de Gabi, estimular la próstata, y hacer sentir a Gabi, como una puta, como un hombre atravesado por otro, y por su propia voluntad, un hombre que esta aprendiendo a saborear y disfrutar de un buen guevo. Que rico no.


Ricardo inicia el mete y saca, enloquecedor y Gabi, está sintiendo sus entrañas, traspasadas, extendidas, por el grueso guevo que le trabaja su culo, esta siendo sometido por el guevo de su mejor amigo, que lo obliga a experimentar placeres ocultos dentro de su ser; Gabriel esta experimentando sentimientos fuertes, muchas emociones; sintiendo extrema pasión, gustos inenarrables, y que luego deberá plasmar en su investigación, razonando los hechos vividos, pero desde una óptica académica, como lo es él.


Mientras no deja de sentir la constante invasión y sometimiento del guevo de su amigo, de su amado, del hombre que le ha hecho conocer el sabor de una buena verga, de un buen pene, de un guevo que lo ha va transportando al mundo del placer, y del amor por los machos…Gabriel se ha convertido en una perra, que ahora recula, y que grita, jadea, gime y pide guevo por el culo, guevo por el culo, papi, así, así, dame guevo, dame tu leche, préñame como una puta perra, bandida, dame tu guevo;, Ricardo acelera el mete y saca y le agarra el pene a Gabi, que desde la penetración inesperada no se ha bajado y de dos sacudiones empieza su segundo orgasmo, mientras Ricardo le dice, mami, te estoy dando tu lechita, y siente el calor que inunda sus entrañas, se desmadeja y cae, luego de venirse como un puto, como un buen puto, con una verga dentro del culo; cae rendido, sometido, enamorado, convertido en todo un puto, con sabor a semen en su boca; lleno de semen en el estomago y mucho semen en su culo, que rico papi.


Esta historia erótica aún no acaba, faltan muchas cosas por vivir, y de ahora en adelante a Gabriel se le abrirá un mundo de placer, amor, y experimentación homosexual. Si quieres que te haga sentir como a Gabriel, escríbeme a mi Hotmail…un beso…te deseo…

Otros relatos eroticos Gay

mi padre borracho

Categoria: Gay
Abuse de mi padre borracho … ese día estábamos solos y no pude resistir ver ese cuerpo desnudo que solo pedía ser poseído .
Relato erótico enviado por super8 el 30 de June de 2010 a las 23:10:32 - Relato porno leído 218535 veces

me desvirgo mi primo

Categoria: Gay
Me desvirgó mi primo y amigo del alma
Relato erótico enviado por jorgegu el 01 de February de 2009 a las 19:00:00 - Relato porno leído 189041 veces
CON LA EXCUSA DE RODAR UNA PELICULA PORNO, ME ABRIERON EL ANO EN CANAL, AUNQUE ....... .
Relato erótico enviado por Anonymous el 04 de June de 2008 a las 00:00:00 - Relato porno leído 126425 veces

una desvirgada gay

Categoria: Gay
Entramos al cuarto y empezó todo, él me tomó por detrás y empezó a tocar mis nalgas y me susurraba cosas al oído: ¡eres una puta q aprenderá de mí!, ¡eres mi perra! Y yo se lo confirmaba le dije q seria su perra, el me volteo y quedamos frente a frente, y acercó su boca a la mía, pero mas q besarme su lengua paseaba por mi boca.
Relato erótico enviado por Putitacachonda el 29 de December de 2009 a las 23:34:17 - Relato porno leído 103026 veces

violaciones iii

Categoria: Gay
Aventuras en Paris
Jesús y Pablo marcharon a Paris para poder vender el video. Dejaron a sus tres amigos en una casa que habían alquilado en un pueblo muy pequeño en Huesca. Los dos habían quedado con Pierre, un ejecutivo muy interesado en esta clase de material.
Relato erótico enviado por mena55 el 24 de August de 2008 a las 13:55:00 - Relato porno leído 81908 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Gusto por los guevos...'
Si te ha gustado Gusto por los guevos... vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Gusto por los guevos.... vicioso te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Gusto por los guevos....
Vota el relato el relato "Gusto por los guevos..." o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 4
votos: 4

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


xxxrelatos burundaga relatos mama calentona 3pijasrejatos eroticon chantajeada y violadala hijita de la almacenera relato eroticorelatos me ago pipi tiorelatos eróticos de doctor y enfermerarelatos de madres infieles y dominantesrelatos hermanos viajes apretadosrelatos de pechos con brasierme cogio mi cu0Š9ado tengo 15porno relatos filial incesto mi criada mi madrerelatos eroticos rompiendo y embrazando a mi prima borracha con fotosMi primera ve9 me desvirgo un adultohistoria me cojia ala empleada domesticafotos de zoofilia lesbicaesposa hace dogging viejos relatosrelato lesbi travesuras con la vecinarelato erótico hacienda los clavelporno relatos el orto de la esposa de mi hermano y su calza blancafollando kn mi ku0Š9ada Relatos eroticos encesto cuñada yjastrarelatos cornudo cocainasuegrita que rico huele su coño relatosLa sabrosa de mi hermana con mini relatosrelatos drogadictos masculinos entre ellos porno-gay bebiendo su lefaelektrik 36ru relatos suegra cachonda un mujeron tetona lactando relatos eroticosrelatos reales madre e hija les gusta el voyerismola sirvienta medio las nalgasrelatos eroticos ah ahh si papi damelo emtero ahh ah sii dalehttp://www.eliterelatos.com/buscadorv3r.phpMe cojen en elstacionamiento del super relatosrelato: soy tu puta suciarelato hablando por teléfono Historia sexuales los abuso y chantaje de mi suegro parte 9 relatorelatos de lesbianas hijatras y sobrinasRelato porno mama sacame la leche de mi pollarelatos heroticos pollas y vaginas mojadasmi cuñada ni sabe que fui yo xxxfotos de hombres guapos gays con pene grande y grueso y venosoel entrenador y mama en bikini relatos pornoHistorias calientes de Deborah nalgotasporno relatos. a mi esposa chantajean por andarrelatos eroticos cojidas por negros dfrelato xxx en casa de mi compadre esperando a mi esposo y esta llioviendopiernudas relato eroticoRancheritas casadas infieles mexicanas relatos exóticos me manosearon en el bus con fotosVi como follaban a mama y no hice nada5relatos insesto sexo anal con mí sobrinahttp://googleweblight.com/?lite_url=http://eqdo.ru/relatos-eroticos/dominacion/300&ei=akA6zWYd&lc=es-419&s=1&m=327&host=www.google.com.br&f=1&gl=br&q=Relatosporno+gordo+secuestrado+y+violados+por+negros+pijudos&ts=1497664847&sig=ALNZjWnaj4UzgJjPs2ajbMIq-xVWjIHZTAcuentos porno de mujeres drogadasrelatos reales el amigo de papa me desvirgo mi suegro desvirga ami hermana gay folladorelatos desvirgando vendedoras ambulantesladieboys relatosdivorcio por infiel relatos xxxempezó a enterrar la polla en su culito. Estaba muy estrecho,relatos eróticos cachifa después de la fiestalos mejores relatos pornos de vecinitas curiosasrelatos de desvirgadas anal y vaginal por cuñados 2017relatos er¨®ticos saliendo del va 0Å 9ointercambio de esposas cuernavaca relatosvideos porn lobios vajinsles brotadosRelatos d cuando folle ah mi hija kamilarelatos.de mi esposa chaparrita nalgona y piernuda porno relatos. a mi esposa chantajean por andarrelatos chupando de ñiñaCuentos eroticos de hermano se coje a su hermana y la hace sufrirrelatos de mujeres desvirgadas por sus padresrelatos eroticos tio me pica mi cositami yerno me cojio por todos mis huecos pornos relatosrelatos encontre a mi hija follando con su profesorme cojo la mujer policia mama sabroso relatoscuento sexo folle a mi prima dopada y era virgen la nenarelatos de zoofilia con perros callejerosNalgona deborah relato eroticoRelatos mi hermano se coje a mi esposa lety