Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por amarashi

Photo
Enviada por al3788

Photo
Enviada por al3788


Ingeniero

Click to this video!
Relato enviado por : Mostrenco el 18/03/2005. Lecturas: 2421

etiquetas relato Ingeniero .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Castigado por mi mujer. Urgido de cariño, Mostrenco se descontrola. Mi secretaria lo conoce, mi inocente y simpática secretaria.


Relato
¡INGENIERO!

De desayuno: un pleito... de despedida: una mueca de "estoy enojada, mejor vete y no me beses..." Salí sin moverle más y encaminé mi destino a mi oficina, eran las 9:45 AM.

¡Carajo! Estas despedidas se repiten a diario desde el maldito lunes; ya es viernes y seguimos igual. Maldita semana, qué bueno que hoy termina. Desde el domingo peleamos mi esposa y yo. Fue mi culpa, lo acepto: No pude retirar a tiempo la mirada de una chica que pasó junto a nosotros. ¡Qué chica! Hermosa en serio, pero... fui sorprendido en pleno delito. Fui juzgado ahí mismo...

¡¡CULPABLE!!

PENITENCIA:

Cinco noches, hasta hoy contadas, sin sexo; cinco noches, una por una, acumuladas en mis entresijos... Y hoy, viernes, alguien iba a pagar por esto. ¡Claro que sí! La media hora de camino me la paso tocando la guitarra mientras manejo; es decir, con mi dedo pulgar derecho me golpeo el bulto que traigo en el pantalón, como si fuera la gorda cuerda de un guitarrón de mariachi. La verga me descansa sobre el muslo izquierdo. Bien parada me llega hasta el bolsillo de ese lado del Ducker´s color beige que me puse hoy. Muevo el retrovisor y lo apunto para abajo con la intención de mirarme en su reflejo la manguera bien dibujada en el mismo.

Me la veo bien y recuerdo con masculino orgullo lo que casi todas de las más de 100 mujeres, que la han conocido íntimamente, han dicho cuando la ven por vez primera : "Qué buena la tienes.... papito". Si la vieran ahorita, tan mal atendida, tan castigada. Así sigo mi camino, sobándome bien el fierro. Siento que me hierven los testículos, siento su calorcito en mi entrepierna; a pesar de que el día está frío ¡a mediados de marzo!, mis huevos arden. La llovizna me hace ir lento... voy pensando en sacármela e irme masturbando mientras manejo. ¡No mames! Qué caliginoso ando. No, ya voy llegando a mi destino. Mejor me calmo, ya se me nota demasiado la verga y con eso de que no uso calzón, peor. No es bueno que vean al patrón con el silbatote de bandera... ¿O sí?

Llego y me estaciono. No me bajo del coche de inmediato... sigo escuchando el noticiero, le pongo atención al chilanguito que habla y habla y habla con una seguridad que admira, pero no por la seguridad en sí, sino porque lo hace -hablar y hablar- como si él fuera dueño absoluto de la verdad toda. Chilango típico. Para mis adentros me río con esta última idea y el pitote pierde presión, la tela se acomoda, el pantalón recupera su hechura floja, placentera. Decido bajarme a empezar mi día laboral. Entro a las oficinas de mi negocio, saludo a quien se me acerca, cuento a los presentes, busco a los ausentes, pregunto por ellos, como todos los días. Las razones que me dan de las ausencias, momentáneas todas, ni las escucho, como todos los días. Lo importante es que sepan que por ellos pregunto, todos los días.

Ya el Animal va más tranquilo, serenándose; pero todavía lo llevo a medio volumen, a medio parar. Lo siento golpeándome el muslo y siento como unas frescas gotitas de mielecilla van humedeciéndome la piel de la pierna. "A la noche me voy de puto con mis compadres, ya no puedo más; a ver dónde lo meto"- pienso al sentir, como remojado badajo de campana, el miembro aporreándome el muslo. Me acerco a mi privado y noto, a unos pasos del mismo, unos ojos café claro posándose en la grosera salchicha que me cuelga, inevitablemente visible, por la pernera izquierda del pantalón.

-Buenos días, Ingeniero.

-Buenos... Pero ¿qué tienen de buenos?- le respondo a Lily, mi secretaria. Mi atenta y simpática secretaria. –¿¿No ve qué mugre día, lluvioso y frío??

-Acomódese. Voy por su café para que se sienta mejor.

Liliana tiene más de dos años trabajando conmigo. Soltera, morenita en sus treintas medios, pero aparenta muchos menos. Chaparrita cuerpo de uva, redondita de formas, pechugona y nalgoncita... rica total. Muy cuidada a pesar de su edad, enterita. Sólo le he conocido un novio, ignoro si antes habría otros. No le gusta profundizar conmigo acerca de su vida privada, se lo respeto. Es más bien escrupulosa, seria y formal en su trato hacia mí. La veo furtivamente, sobre todo cuando lleva una falda color gris Oxford, muy pegadita a sus sinuosas caderas, apenas encima de las rodillas, pero delineando bien sus piernas y sus flancos. Hoy la lleva puesta, combinada con una blusa azul oscuro, muy fina de manga larga, medias color humo y calzada en tacones cerrados, como siempre.

-¿Problemas?- me pregunta cuando pone mi taza de café en el escritorio y recuerda mi socarrona respuesta a su saludo inicial.

-Siempre. ¿Qué pendientes tenemos?

-Pocos. Mientras no se arregle el problema de pagos con nuestro cliente principal, habrá pocos pendientes.

-Sí, ¿verdad?- le respondo poniendo mi mano en mi barbilla y descansando en el brazo del sillón, pensativo, lejano. Sin notarlo con la otra mano me acaricio la verga y ésta empieza a responder levantando de fea manara las pincillas del pantalón.

-Pero lo del Cliente ese, usted ya lo tiene avanzado, ya casi se resuelve. ¿Qué lo preocupa entonces?

Me quedo callado. ¿¿ Cómo le digo que lo que me pasa es que estoy MUY CALIENTE ??

Ella, al frente de mi escritorio, se apoya con ambas manos del filo del mismo, por su talla mediana no alcanza a ver lo que está pasando con mi bragueta, escondida por el borde del mueble. Apenas le voy a responder cuando suena el teléfono. Intento alcanzarlo, pero Lily hace su trabajo, lo toma y contesta. Es una de las secretarias de nuestro importante comprador, del mismo del que estábamos hablando. Por lo alejada que está del aparato, el cordón del teléfono se estira mucho y se forza, eso la incomoda. Rodea el escritorio y recarga su cadera en el mismo, situándose completamente de éste lado, junto a mí, eliminando la tensión del cable del auricular.

Me mira a los ojos, con esperanza por lo que le van a comunicar, mientras sigue conversando. Ya esa señorita es su amiga, la llamada es para ponerla al tanto de cómo van las cosas para nosotros por allá, en los terrenos de ellos. Mas, como buenas damas, primero hablan de diferentes tópicos personales. Lily, pensando que eso me pudiese incomodar, me hace la seña de si prefiero que se vaya a su lugar a seguir hablando. Le respondo, también a señas, se quede allí para escuchar lo que le dice de lo nuestro.

¡Qué bien huele! Tiene un gusto exquisito para las fragancias. Así, tan cerca de mí, puedo percibir hasta el aroma de su cabello, delicioso. Por mis fosas nasales penetra esa combinación invisible de perfumes, cruza mi cuello, mi pecho y mi abdomen hasta golpearme directo en el bajo vientre, provocando el despliegue completo de mis 24 centímetros. Ya no hay marcha atrás: Traigo la verga muy parada y el cerebro muy nublado. Ya me conozco, ya valió...

Con mis talones impulso el sillón para afuera del escritorio. Emerge la bestia atrapada. La protuberancia llama su atención, y ¿cómo no? Ni una miope sin sus lentes hubiera batallado para ver semejante descompostura. Liliana continúa al teléfono, sus ojos pelean por mantenerse fijos en mis ojos o en aquello y en seguir el ritmo de la plática de su amiga. Yo, ya embalado, pongo mis manos en mi nuca y aviento mi vientre para adelante. La verga es vencida por la presión de la tela y se desliza paco a poco hasta acomodarse sola sobre mi muslo. Esa fricción me provoca una sensación deliciosa en la cabezota. Bostezo y "descuidadamente" me la acaricio como si tuviera comezón. Mi secre vigila los toqueteos. Noto como se muerde el labio inferior. ¿Habré visto bien? Fue un movimiento bucal muy rápido.

Voltea a ver la puerta. La dejó abierta cuando trajo mi café. Afuera pasa y habla la gente, adentro yo me paso las manos por el garrote, ella habla.... y mira. Ya no coarto mis caricias, me estoy mimando la tranca de rancho descaradamente frente a mi secretaria y ella, sin dejar la llamada, la mira abstraída. Uso mi otra mano y tomo todo el cuerpo del miembro, arropándolo con la tela del pantalón, formando una funda sobre él, mostrándoselo tapado, pero completito, "de pies a cabeza". Sus labios se separan, su mueca es de impresión absoluta. Incluso me zarandeo aquello, lo manipulo como si fuera el cogedero de una pala. Al ver que con esto se nota mucho más, se lleva una mano a la boca y la tapa con sus dedos, en señal de sobresalto. Muy nerviosa mira como me llevo la mano al cierre y, sin importarme nada, amenazo con sacarme allí mismo el gran motivo de su susto.

-Espérame tantito, por favor, déjame cambiarme de teléfono, ¿sí?- le pide con su temblorosa voz a quien está al otro lado de la línea. Deja en pendiente la llamada, cuelga y sale de mi oficina apuradamente cerrando la puerta tras de sí. Como autómata prendo mi terminal para checar mis correos. No veo bien, todavía traigo la vista nublada; no estoy enfermo, ni estoy alterado, ni estoy arrepentido... estoy MUY CALIENTE. Me pasa siempre que duro tanto tiempo sin sacar a pasear a El Perro. O mejor dicho: sin meter a pasear a El Perro... y a esa morenita se lo voy a meter completo, todo completo, con todo y rabo, MAMACITA.

Ya son las 13 horas. Afuera de mi oficina se escucha el barullo normal de la hora de comida. Todos y todas cogen sus cosas, van saliendo a la calle. Desde mi lugar puedo verlos enfilarse a donde pasarán las próximas dos horas. Yo siempre me quedo aquí, me hago un sencillo sándwich en la cocineta y no acostumbro comer nada más hasta que llego a casa. Salgo y me encamino al refrigerador a prepararme mi emparedado, los escritorios están vacíos, estoy solo como siempre al medio día. Pero antes de llegar, se abre la puerta del baño de damas y se escuchan unos tacones acercarse, ¿quién puede ser?

¡Liliana!

A tres metros de cruzarnos, se viene sacudiendo las manos, como secándolas después de habérselas lavado. A dos metros me mira, se sonríe y pone sus manos frente a ella, como asustándome con sus largas y bellas uñas.

-Uuuyyyy, lo araño...- me dice juguetona.

-¿Qué pasó, mi´ja, no se fue a comer?

-No. Tengo frío. Ya me comí un sándwich- me responde pasando de largo a mi lado. Noto que se cargó el maquillaje y se perfumó más. Además su cabello largo y ondulado se mira muy bien peinado. "Algo quiere...", pensé. –Sólo me quedé con ganas de un dulce de postre- me alcanza a decir.

-Ahorita le consigo uno. Por ahí tengo, en el escritorio.

En lugar de ir a la cocina voy al baño. Echo una meadita y me lavo el chorizo con toallas de papel. Me supuró salsilla toda la mañana, quiero que esté presentable. Me lo pelo bien y le paso la papeleta mojada por toda la cabezota, luego limpio bien el capuchón por los cachetes y por el frenillo, por donde la voy a hacer que me pase la lengua. Me la exprimo bien y sale un hilillo de miel, la sacudo y paso la toallita por el agujero, que quede bien aseado. Allí quiero que jugueteé con la puntita de la lengua, que intente meterla por ahí, por el ojo de la verga.

El relleno, aunque quisiera, no lo puedo limpiar. Pero vaya que se lo va a comer...

HASTA LA ÚLTIMA GOTA...

Otros relatos eroticos Infidelidades

mi compadre me dejo embarazada

Categoria: Infidelidades
Ambos iniciamos a besarnos con toda pasión, con aun más pasión que la primera vez, mientras nos besamos Armando comenzó a tocarme mi zona intima debajo la falda de mi vestido y como consecuencia a esto de inmediato me moje toda, ¡Quiero hacerte el amor! Me dijo suavemente al oído, -Lo sé y también quiero- le conteste.
Relato erótico enviado por putita golosa el 29 de August de 2010 a las 23:31:22 - Relato porno leído 363969 veces

todo por mi hijo

Categoria: Infidelidades
Una madre es capaz de todo por sus hijos, aunque eso conlleve serle infiel a su marido.
Relato erótico enviado por Anonymous el 12 de July de 2009 a las 22:03:27 - Relato porno leído 287071 veces

como me cogi a mi suegra 6

Categoria: Infidelidades
Después de cogermela en secreto, mi mujer me propuso a mi suegra:
Relato erótico enviado por Investigador el 14 de February de 2006 a las 09:24:31 - Relato porno leído 230449 veces
Me coji a Sol la mujer de mi primo, ella tiene 33 años y yo 22, por fin hice realidad mi sueño de follarla en mi propia casa.
Relato erótico enviado por Anonymous el 20 de September de 2012 a las 00:19:51 - Relato porno leído 211337 veces

putas casadas

Categoria: Infidelidades
Relato casi en su totalidad real que demuestra que toda mujer casada es una puta sumisa en potencia
Relato erótico enviado por morboso sadico el 29 de July de 2009 a las 18:09:16 - Relato porno leído 208000 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Ingeniero'
Si te ha gustado Ingeniero vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Ingeniero. Mostrenco te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Ingeniero.
Vota el relato el relato "Ingeniero" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


relatos eroticos demi esposo es un borracho y coji con otrorelatos pervirtiendo inocentes nenaschicas lindas de todo nari 0Å 9o en facebookrelato mi hija la desvirgo el trabajador de mi fincame comio cu0Š9adorelatos eroticos de vampirosHistorias...me puse un camison para exitar a mi hijoRelatos cachondos la esposa de mi primo me agarro la verga por una apuestarelatos abuelos xxx embarazosnosoi gai ke pasa si lemamo laverga ami amigogangbang a mi esposa Timida relatosVer relatos eroticos de le rompi el culo a una señora madura muy decentemujeres jovenes univercitarias infineles relatos eroticorelatos er¨®ticos ah ah siii m¨¢s r¨¢pido viole a mi hermana y la embaracerelato xxx de doble penetracion por chantajemi hermana puja cuando la follan relatome violaron me gustorelato.me baño con mis hijos y los.masturborelato amor filial mi hermano menorrelatos eroticos de mi novia y mi cu0Š9ada en triole pedi a mi esposa que se emborrachan para cogerla entre variosrelatos me follaron en minifalda en el metrorelatos calientes soy decente y me sodomisorelatos xxx recordando viejos tiemposrelatos eroticos de incestos cu0Š9ada xxxvergas xxl culos rasgados videos y telatosrelatos de madres desvirgando a sus hijos bien pijudos juntos con sus hijas gratisrelatos gay xxx cuñado borrachomi suegro me viola todos los capitulos relatos eroticosReltos porno cn gemidosmamasputasrelatoscholitas vírgenes primera vez relatomi cunpleanos chupando pingas relatosme toca mi panochita relatos con fotosrelatos porno encontre ami.hija con su profesor follamdorelato porno viole a maribelmanoseada oor mi sobrinitoescuche como coje mi suegrorelatos cortos gay en guayaquilvulvazs y faldasincesto con bebitas sumisasrelatos xxx mi marido me voto a la callerelatos eroticos de mi comadre cogiendo conmigo en tanga y fitos mxmi mujer qiere q otro ce la coja relatoel semental de confianza partr 4eliterelatos.com incesto mi,madre,dijo,quien,me,rompe,culocortorelatos xxx exhibicionista en su trabajorelatos porno el tendero estrena a recién casadami hermana doble penetracion embarazadarelatos porno mi hijita inicia con el tenderome cogieron de lante de mi novio xxx relatosLastima que no quiera coger tan seguido como yo quisiera culito esposa relatosver video porno puyandome a la sobrina de ni mujermadurasculonasrelatosrelatoa eroticoa y pornografico cogi a mi hoja borracharelatos de cu0Š9adas casadas enculadas por sus cu0Š9adosempezó a enterrar la polla en su culito. Estaba muy estrecho,relato erotico camión de basurarelatos anal con carpinterosrelatos eroticos, prima en el quinchorelatos heroticos de mi hermana ba0Š9andoseen 4 patas a mamá relatosbucador de relatos eroticos disfrutando con mi vecino y mi maridorelatos eroticos la pihota de mi paparelatos.me.gusta probocar.y.me cojan.mientras el.cornudito.mirarelatos eroticos ah ah ah sirelatos cachondos conmi hermana 2amigospantaletas y toallas femeninas relato crossdresserculie con mi padrastro historias gayrelatos con fotos de madres que le mamann la berga asus hijos sementalesrelatoseroticos.conafricanosEsposo cobarde y joto relatos eroticosrelatos eroticos me violo un viejo cobradorminimacho infiel con casada relatos eroticosRelatos pornos pendejas bien cerdas para sus papasporno relato el regalo del mocosoRelato de hombre robando tanga de nenasbuscador de relatos casada infielRelatos negra tetona esclava embarazadaRelatos mi novia me engañacon su padrastro relatos eroticos lesbicos fui al bolinche y la encontrechantajean a mi esposa por andar de bares relato porno