Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por rmgp67

Photo
Enviada por JSofi090

Photo
Enviada por dicarlo17


La puta y su cornudo


Click to Download this video!
Relato enviado por : Anonymous el 16/02/2006. Lecturas: 29556

etiquetas relato La puta y su cornudo .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Lola era una morenaza de pelo negro, esbelta, con unos muslazos de miedo, unas poderosas caderas y un culo duro, túrgido y prominente que se movía al caminar llamando a filas. Vestía siempre con


Relato
Lola era una morenaza de pelo negro, esbelta, con unos muslazos de miedo, unas poderosas caderas y un culo duro, túrgido y prominente que se movía al caminar llamando a filas. Vestía siempre con pantalones ceñidos o con faldas muy cortas plisadas o con tablas, y que al caminar se movían al compás de sus andares y dejaban atisbar sus recios muslazos. Yo me enamoré de ella nada más verla en la cafetería en la que coincidíamos todas las mañanas y cuando se marchó después de tomar café, la seguí hasta su casa procurando que no me viera. Y así un día tras otro, aunque creo que ella sabía que la seguía porque de vez en cuando hacía como que se echaba el pelo por detrás de la oreja y me miraba. Yo me escondía y luego la volvía a seguir hasta que llegaba a su casa.

Hasta que un día se volvió, se vino hacía mí y me preguntó porqué la seguía. Y yo le dije que me gustaba mucho, que soñaba todos los días con ella, que la amaba platónicamente, pero que como era tímido, no me atrevía a decirle nada. Ella sonrío y me dio un beso en la mejilla. A partir de ese momento nos encontramos más veces, tomábamos café y luego dábamos alguna vuelta por el pueblo. Yo un día le propuse que saliéramos en serio, que fuésemos novios, pero ella me contestó que no, que no podía. ¿No puedes? - le pregunto uno extrañado. No, no puedo - replicó ella muy seria -, y no me preguntes más.

Y seguimos saliendo y paseando, disfrutando del momento de estar con ella y sin proponerla nada más, hasta que un día un conocido se acercó a mí y me dijo que la chica aquella, ¿tu novia?, trabajaba en una casa de masajes de la capital. No lo creí, claro, estuve a punto de cogerlo del cuello, pero pensé que a él también le gustaba ella y que estaría celoso. Pero la seguí. Y comprobé que, sí, que por las mañanas cogía el autobús y se iba a la capital para trabajar allí en un piso de putas y por la noche volvía a la localidad, sin que nadie pudiera haber sospechado nada. Tenía horario laboral de mañana, como muchas de sus compañeras casadas que oficiaban de putas por el día y por la tarde, mientras sus maridos estaban fuera. Pero ella era soltera. ¿Cómo se explicaba que una chica soltera, guapa y con un cuerpazo de ensueño, trabajara de puta? Se lo pregunté y sonrío. Por el dinero, obviamente, me contestó. Y porque me gusta ser puta, sentir como un macho se pone cachondo al verme, cómo se le pone dura, cómo me desea y como anhela follarme. Y si encima me pagan y bien, miel sobre hojuelas, aunque si no fuera así seguiría yendo al piso para hacerlo gratis, es superior a mis fuerzas, me gustan todos los hombres de verdad, los verdaderos machos y se me moja el coño nada más advertir que a ellos se les pone dura.

Me quedé asombrado, pero a esas alturas ya la amaba con toda mi alma, con todo mi ser y con cada poro de mi piel. Y se lo dije. Ella contestó que también me apreciaba mucho, pero que las cosas estaban así y que no podían cambiar. Ella no quería que cambiaran, pues era feliz sintiéndose puta y gozando como una puta. Y yo, sorpresivamente, le dije que no me importaba, que la quería tanto que no me importaba compartirla con otros y que siguiera sintiéndose puta.

¿Seguro?
Sí, seguro
¿No te importa ser un cornudo sumiso y consentido?
No, no me importa.
Ella cabeceó de un lado a otro, no se lo creía; pero cuando bajo la mirada y vio que el pantalón me abultaba, me echó mano a la polla y comprobó que sí, que efectivamente estaba dura, muy dura.

- Así es que además de cornudo, te gusta que te humille al recordarte que lo eres - me dijo, mientras se abrazaba a mí y me besaba -. Somos la pareja perfecta: la puta y el cornudo - añadió.

Y nos casamos, porque ella insistió en ello porque así no tendría que esconderse tanto para sus viajes a la capital, tendría coartada porque al único que se suponía que tendría que darle explicaciones, a mí, no se las iba a dar obviamente. Y porque los verdaderos cuernos son el matrimonio, los legítimos, los que de verdad se lucen -según me decía ella-, los más honrosos, los cuernos de verdad. "Para preciarte de ser cornudo, para sentirte humillado de verdad al serlo y que yo pueda humillarte recordándote cada día que lo eres, tenemos que casarnos", me dijo con una lógica aristotélica. Y yo comprendí que era así, que para mi verdadera felicidad como cornudo, tendríamos que casarnos.

Nuestra noche de bodas fue muy clásica, si exceptuamos que era entre una puta y un cornudo sumiso, y que por tanto ella se la pasó follando con unos gigolós compañeros suyos y yo, pajéandome, mientras miraba desde un sillón, porque ella a estas alturas me quería ya mucho, según me dijo y me prometió que me dejaría ver todas sus folladas como puta, que estaría siempre delante y que nunca follaría sin que yo lo viera. ¿Cómo? Pues habló con el dueño del piso de masajes y le explicó las circunstancias, por lo que llegaron a la conclusión de que lo mejor sería que ella prestara un nuevo servicio en el piso, que además estaba muy demandado por la sociedad. Y así fue como un día salió un nuevo anuncio en la sección de contactos del periódico regional: "Mi marido es cornudo sumiso, le gusta ver como lo hago cornudo y sentirse cornudo, si quieres follarme a mí y que lo humillemos a él, llámame. Precios razonables".

Y con mucho éxito porque a partir de ese día ella fue una de las chicas más solicitadas para entrar en aquella habitación en la que sobre el cabecero de la cama colgaba, con un precioso marco dorado, la fotocopia de nuestro libro de familia en la que aparecían las fotos de los dos, para que ningún cliente tuviera dudas de que ponía los cuernos. Verdaderos cuernos. Y ellos siempre miraban primero la fotocopia, luego a los dos, y entonces ya se desnudaban complacidos.

El nuevo servicio fue de lo más solicitado desde que se ofreció al personal y aumentó cuando se le añadieron otros complementos como, por ejemplo, que el cliente pagara una cantidad mayor si, además del servicio normal de puta y cornudo, quería que ella me doblara sobre sus rodillas y me azotara el culo con una zapatilla y ver así como se me ponía la polla dura al sentirme literalmente "cornudo y apaleado", que es como se llamaba a este servicio. Y un servidor con la polla tiesa y ella con los labios de su coño húmedos y brillantes.

Tan húmedos que después de quitarme de sus muslos ella se echaba en la cama y se abría de piernas para ofrecerse a los clientes y que ellos pudieran meterle el dedo en su coño y sacarlo mojado, debido a su excitación, después de hacerme cornudo y además apaleado. Porque ella se excitaba tanto como yo o más, todo hay que decirlo. La verdad es que éramos la pareja perfecta. "La puta y el cornudo", nos decían los demás compañeros del piso, porque era verdad ya que ella a partir de nuestra boda folló todavía más que antes, con más tíos y durante mayor tiempo, y yo era cornudo absoluto porque no había follado aún con ella. No la había catado, porque ella misma me lo había prohibido ya que decía que los clientes, al saberlo, se excitaban más, repetían, y ella así se sentía más puta y gozaba más al hacerme más cornudo aún. Porque según decía su placer no sólo estaba en follar con los tíos, sino en saber que su marido era feliz siendo cornudo sumiso. Eso le daba un gozo añadido inusitado que no quería perder. Se refirió incluso a que pensaba infibularme la polla con una anilla clavada en el prepucio para que jamás pudiera follarla, para que todos supieran que jamás podría follar con mi mujer mientras que cualquier macho, previo pase por caja, sí podía hacerlo. Esto era aún más humillante para mí y más excitante para ella. De hecho yo le preguntaba al cliente que la acababa de penetrar qué tal era su coño, si estaba cálido, estrechito, acogedor. Y él me solía decir que sí, que muy bueno, muy confortable y que le daba mucho gusto porque mi mujer era tan puta que además lo cerraba y abría para acoger mejor su polla, para darle más gusto. "No sabes el coño que te pierdes", me solía decir alguno de ellos, mientras seguía follándose a mi mujer.

Pero esa es otra historia, aunque sea parte de la misma, la de siempre, la que voy a seguir el resto de mi vida hasta que me muera: la de ser un cornudo consentido que se excita y goza viendo como su mujer folla con los demás machos, menos con él, y sabiendo que ella goza más todavía al hacerme cada día más cornudo sumiso.

relatos eroticos | Relatoseroticos

Otros relatos eroticos
:: Mapa del sitio
:: Relatos gay
Otros contenidos
::
::
::
:: Relatos pornograficos
:: Relatos eroticos gratis

Otros relatos eroticos Infidelidades

mi compadre me dejo embarazada

Categoria: Infidelidades
Ambos iniciamos a besarnos con toda pasión, con aun más pasión que la primera vez, mientras nos besamos Armando comenzó a tocarme mi zona intima debajo la falda de mi vestido y como consecuencia a esto de inmediato me moje toda, ¡Quiero hacerte el amor! Me dijo suavemente al oído, -Lo sé y también quiero- le conteste.
Relato erótico enviado por putita golosa el 29 de August de 2010 a las 23:31:22 - Relato porno leído 358858 veces

todo por mi hijo

Categoria: Infidelidades
Una madre es capaz de todo por sus hijos, aunque eso conlleve serle infiel a su marido.
Relato erótico enviado por Anonymous el 12 de July de 2009 a las 22:03:27 - Relato porno leído 283497 veces

como me cogi a mi suegra 6

Categoria: Infidelidades
Después de cogermela en secreto, mi mujer me propuso a mi suegra:
Relato erótico enviado por Investigador el 14 de February de 2006 a las 09:24:31 - Relato porno leído 227808 veces
Me coji a Sol la mujer de mi primo, ella tiene 33 años y yo 22, por fin hice realidad mi sueño de follarla en mi propia casa.
Relato erótico enviado por Anonymous el 20 de September de 2012 a las 00:19:51 - Relato porno leído 208588 veces

putas casadas

Categoria: Infidelidades
Relato casi en su totalidad real que demuestra que toda mujer casada es una puta sumisa en potencia
Relato erótico enviado por morboso sadico el 29 de July de 2009 a las 18:09:16 - Relato porno leído 205202 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'La puta y su cornudo'
Si te ha gustado La puta y su cornudo vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar La puta y su cornudo. te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato La puta y su cornudo.
Vota el relato el relato "La puta y su cornudo" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 5
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


relatos eroticos vi a mi vesina sus gigantescos pechos mientras se cogia su cuñadorelatos eroticos no consetidos de viejos con chicasxxx maduros despues de las comfecionesrelatos eroticos anal ami mama gorda de 80 añosrelatos porno gay padre joven y buen folladorrelatos mi tia mariaEl harem de maduras relatosrelatos rosando mi pene ami mamarelatos eroticos dominando ami marido y a mi hijo tambienxxx gay com mi nalgon - relatosrelatos pulga53videos pornos de mujeres tetonas apretandoselas y largando lecheme visten de mujer y me cojenRelatos de sexo no consentido en metrocache:kkihKl-fT8YJ:eqdo.ru/relatos-de/polla-colgando- relatos perverti a mi hija.comchantajean a mi esposa por andar de bares relato pornoporno relatos incesto en el metro con mi noviame coje mi abuelo enfermo relatosrelatos porno gay padre joven y buen folladormuvhacho^viajando^con^su^madre^a^solos^terminan^culiando^porno^incestorelatos pornos d inquilinaseliterelatos atila25relatos porno me orinal humano relato porno cuñada ingenierami primer ansl lesbico reletorelatoseroticos de mis vecinitas traviezasWww.Virgencitasdelculo.comMi prima vani y yo relatos fetichismos TopRelatos enemas me coji a mi suegra relatos de buenos airedescargar cuñada culiando con un mozomi hermana y yo nos desvirgamos juntos, relatosme basturbo el culo y casi desmayo relatosrelatos eróticos pervertido pijudo culiando a señoras d polleritaRelatos eroticos satanismogracias cornudo por consentirmecoito interrumpidoesposa decente manoseada en el cine relatos eroticosrelatos eroticos visitando a sttefydescargar porno sierbita con el padrerelatos mi tia casada me dijo que le desvirgara el culorelatos agarrame la verga mira sub grande esrelatos pornos de cm cogieron mi madre y sus cuñados en la fincamis relatos pornos toallitas higienicas de mis hijasrelatos eroticos calzoncitos mojados xxxrelato prestando ami esposa ami tiorelatos eróticos culeada hasta el desmayorelatos eroticos nena lesirelatos eroticos le/digo/ami esposo como fue mi primera vez con mi/eexnovio el se cAlientamamá dame una mamadita relatos pornoMi Madre Descubre Mis Fantasias Sexuales . 3me gusta que me masturven en el autobusHistorias de esposas que con el trabajador son imfieles por primera veschica bonitas ense 0Å 9ando las bragasbuscador de relato de debora nalgotasviole a mi ex gimebuscador de relatos eroticos la nueva jefarelato infiel por culpa de mitomando cocaína y fallando con mi hermana relatosRelatos eroticos no concentido de hijitasrelatos eróticos de mujeres bolivianas xxxrelatos xxx me entrega a su hija x un poco mas de cocarelatos de chacalespor el culo papi relatos eroticosmi esposo me convirtió en la puta de su amigo OscarMamá y hermana traviesas 3Relatos tabu mama y su perro pastor aleman historia caliente me cogi a mi empleada costeñabuscador de relatos eroticos la empresa ernerelato erotico el tio abusador de cristinarelatos "cogelon" vergotarelatos de novatocornudo xxxrelats erotics con fots folland con mi tiocuentos eroticos con tias y primasrellator de pequena me desvirgaron inçestorelato erotico y de amor filial sexo con mi cunadarelatos eroticos desvirgando indigenasun estudiante me follo relatos eroticos recatadasrelato erótico mi primita kim fin de añorelatos pornos con el electricista a escondidas pero mi esposo me descubriovideo de deapasitonovatocornudo