Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por MiguelLaraH

Photo
Enviada por leonardo16

Photo
Enviada por al3788


Me violaron en la clínica de estética

Click to this video!
Relato enviado por : sheiladiablilla el 18/05/2012. Lecturas: 34404

etiquetas relato Me violaron en la clínica de estética No consentido .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Fui a una clínica de estética a depilarme la zona genital y abusaron de mi juventud e inexperiencia. Me violaron dentro y fuera de la clínica.


Relato
Me llamo Sheila, tengo dieciocho años y estudio bachillerato en un instituto. Vivo con mis padres y mi hermana Bárbara en las afueras de la ciudad. El otro día acudí a una clínica de estética que hay cerca de mi casa para depilarme el coño con rayos láser. Me gusta tener todo el pubis bien despejado y limpio y así dejar visibles los labios vaginales y el clítoris.

Cuando llegué a recepción, una chica muy amable me pasó a una salita de espera. Había un chico de unos veintitantos años, una mujer de unos cuarenta y otra chica de mi edad, sobre dieciocho años. No nos dio tiempo a hablar. Enseguida entró una enfermera que se dirigió a nosotros:

- Por favor, las dos chiquitas jóvenes y el chico, venid los tres conmigo.

Nos fuimos con ella y nos hizo pasar a una habitación.

- Me ha pedido el doctor que os comente una cosa. Se nos ha acumulado mucho trabajo y cerramos dentro de una hora. Los tres habéis venido a lo mismo, a una depilación de los genitales. Si no tenéis inconveniente os lo puede hacer a los tres a la vez. Os tendríais que desnudar y echaros en estas tres camillas. El que tenga reparos tendrá que pedir cita para otro día.

- A mí me da igual -dijo rápidamente el chico.

- Por mí tampoco hay inconveniente -dije yo a continuación.

La otra chica parecía tímida, pero después de pensarlo también aceptó:

- Bueno, si vamos a estar los tres en pelotas...

- Pues venga, os desnudáis completamente y os tumbáis en una camilla -nos pidió la enfermera-. Ahora vendrá el anestesista y luego vendrá el doctor.

La enfermera salió y los tres nos quitamos la ropa. Ya desnudos me presenté a ellos:

- Yo soy Sheila.

- Yo me llamo Rubén.

- Y yo soy Ruth.

El chico estaba de toma pan y mójame, fuerte y con una polla descomunal. La chica estaba para comérsela, tiernecita y con un cuerpo de escándalo. Los tres teníamos afeitada nuestra zona genital, requisito imprescindible para la depilación láser. No pude evitar comentarle a Rubén:

- ¡Vaya polla que tienes, parece rica!

- Y lo está -me contestó.

- ¿Puedo probarla? -le pregunté

- ¿A qué te refieres con probarla?

Sin darle tiempo a reaccionar contesté a su pregunta:

- A esto.

Le agarré la verga con mi mano derecha, se la acaricié para ponerla dura, me arrodillé delante de él y me la metí en la boca. Estaba riquísima, con sabor limpio y fresco. El chico no se lo esperaba, y menos que le metiera un dedo en el orificio anal.

- ¿Te sigo pareciendo jovencita?

- Me pareces una chica muy experta -me contestó mientras gemía de gusto.

Ruth se puso muy cachonda y me pidió:

- ¿Me dejas que la chupe un poco yo también?

La dejé y nos ibamos alternando en las mamadas. Pero Ruth se me adelantó, y ofreciendo sus agujeritos a Rubén, se inclinó hacia adelante y se metió la verga en el coño.

- ¡Uauuuu! ¡Vaya estaca más rica tienes! ¡Creo que me voy a correr ya!

En efecto, la chica parecía demasiado caliente y se corrió enseguida. Yo aproveché para sacarle la polla y meterla por mi culo. Como la tenía mojada del chocho de Ruth fue fácil la penetración. ¡Vaya manguera tenía el tío! Tanto me gustó que me corrí dos veces seguidas. Rubén estaba también a punto de correrse, así que le ofrecí correrse dentro de mi culo. Pero cuando estaba a punto de hacerlo, entró en la habitación la enfermera con el anestesista.

- ¿Qué estáis haciendo? - preguntó él -. Aquí no habéis venido a follar, así que venga, tío, saca tu polla del culo de la chica y os echáis en las camillas.

Así hicimos. La enfermera se dirigió a Rubén en tono bajo, pero se la escuchó:

- ¡Joder, qué bien dotado estás! Así tiesa te debe medir lo menos 20 cm.

- 22 para ser exactos -le contestó.

- Bueno, pues a ti te voy a poner yo la crema anestesiante.

La enfermera se puso crema en la mano (sin guante) y la aplicó convenientemente en toda la zona para depilar.

- Así, bien extendida para que no te duelan los disparos. Te voy a poner también a lo largo del pene un poco por si acaso.

Y la tía se puso a hacerle una paja en toda regla. Mientras tanto, el anestesista le aplicaba la crema a Ruth por todo el pubis, por las ingles, por el monte de Venus...

- Y también vamos a poner un poco por dentro por si acaso. Y le metió los dedos en el coño, acariciando los labios y el clítoris.

- ¡Uy cómo me gusta! -exclamaba la muy putilla.

Luego le metió los dedos más adentro y la chica se retorcía de gusto en la camilla. Cuando fue a sacar los dedos, Ruth le agarró la mano:

- Dame un poco más, por favor, vaya que luego me moleste.

Y siguió frotando el interior de su excitado chumino mientras gemía y jadeaba. La enfermera masturbaba cada vez más deprisa a Rubén, hasta que éste no pudo contener el chorro de semen, que salió disparado hacia la cara de ella. Se limpió con sus dedos y chupándoselos después. A continuación acercó su boca a la verga y la chupó ávidamente. Rubén se asustó:

- ¡No siento nada!

- ¡Claro! -explicó la enfermera tras liberar la polla de su boca-. La anestesia ya ha hecho su efecto.

En ese instante entró el doctor. La enfermera y el anestesista se pusieron a disimular.

- ¡Venga, empecemos ya, que dentro de media hora me tengo que ir!

- Estos dos ya tienen la anestesia puesta, doctor -dijo el anestesista-. Voy a preparar a la otra chica.

La otra chica era yo. El médico se puso manos a la obra con el láser y los ayudantes se quedaron conmigo en el otro extremo de la habitación.

- ¡Qué coñito más bonito tienes! -me decía el chico-. Me encantan los clítoris asomando afuera como buscando que lo acaricien y lo muerdan.

Y sin preguntar siquiera me cogió el clítoris con sus dedos y se puso a acariciarlo. La enfermera, que era guapísima y tendría como treinta años, le pidió al anestesista:

- Oye, tú ponle la anestesia, y deja que yo le toque el clítoris, que las mujeres somos más delicadas para estas cosas, ¿verdad, bonita?

- A mí me da igual, me gusta que me toque el que sea -contesté.

El chico se puso a extenderme la crema por todo el coño, mientras la chica jugaba con mi clítoris. Me estaba poniendo cachonda y los fluidos vaginales iban en aumento, hasta que tuve un orgasmo y no pude contener un pequeño grito.

- ¿Qué pasa ahí? -preguntó el doctor-. ¿Hay algún problema?

- Nada, nada -contestaron-, es que le hemos dado en un pliegue de la vagina.

El médico seguía en lo suyo, y después de unos minutos más de tocamientos en mi chumino dejé de notarlo por el efecto de la anestesia.

- Ésta ya está preparada, doctor.

- De acuerdo, termino con estos dos y empiezo con ella.

En efecto, enseguida acabó de disparar rayos láser en los genitales de Rubén y de Ruth y les mandó que se vistieran y se marcharan. También les dijo a sus ayudantes que se fueran.

- Venga, es la hora de irse. Yo me quedaré con esta chica para terminar. Podéis cerrar cuando os vayáis.

El médico y yo nos quedamos solos en la habitación... y en la clínica. Se asomó para asegurarse que todos se habían ido, cerró la puerta, se acercó a mí y me dijo:

- No sé si tienes bien puesta la anestesia, niña, así que voy a comprobarlo. Tú mira hacia el techo.

Así hice, pero de soslayo veía cómo se quitaba los pantalones y los bóxers y me metía la polla en el coño. No sentía nada, pero mi cuerpo se movía con el vaivén del coito. Como el médico era mayor y además no disfrutaba nada, se lo dije claramente:

- Doctor, me gustaría que sacara su pene de mi vagina. No le he dado permiso para que me folle.

- De acuerdo, lo que tú digas -. Y la sacó.

- Ahora voy a darte los rayos láser.

El médico agarró algo de la mesita y me lo puso en la cara. Antes de que pudiera decir nada me quedé dormida. El muy cabrón debió ponerme cloroformo. Y el muy cabrón debió de hacerme de todo. Me desperté en un callejón oscuro, por la parte de atrás de la clínica, completamente desnuda, con el chocho, el culo y la cara llenos de semen. Salí del callejón para ver si veía a algún policía o a alguien que me pudiera ayudar. Dos hombres de unos cuarenta años y bien vestidos pasaban por allí. Les conté lo que me había pasado y les pedí que me ayudaran.

- Claro que sí, bonita. ¿Pero tú estás segura que no te han dejado la ropa en el callejón?

- Bueno, yo no he visto nada, es que está oscuro -les contesté.

- Vamos a mirar, ven con nosotros y dinos dónde te has despertado.

Fui una incauta. Me metí con ellos en el callejón y uno de ellos me agarró con fuerza tocándome las tetas y el coño.

- ¡Como grites no sales de aquí, putilla! -me amenazaron.

Los dos tíos sacaron sus pollas y me obligaron a chupárselas un buen rato. Lo cierto es que estaban muy apetitosas y eran bien grandes. Cuando se cansaron, me pusieron a cuatro patas y me la metieron por el culo. Pero notaron algo.

-¡Será guarra la niña! Tiene el culo lleno de semen.

- Ya les dije antes que el médico abusó de mí, lo mismo que ustedes ahora.

- A mí no me importa -dijo el otro-. Una ocasión como ésta no me la voy a encontrar todos los días: una muchachita joven y tierna, con un cuerpazo de escándalo. Yo te la voy a meter en ese coñito tan rico que tienes.

Y me metió la tranca hasta el nudo. El efecto de la anestesia ya había pasado y notaba su descomunal polla en mi interior frotando mis paredes vaginales y mi clítoris y haciéndome gozar de una manera bestial. Nunca pensé que iba a gustarme que me violaran, pero era de lo más excitante. El tío se corrió como un toro semental poniéndome de leche hasta arriba. Luego el otro tío, que estaba a punto de reventarle la polla, pasó de escrúpulos y me la volvió a meter en el culo, sodomizándome un buen rato hasta que descargó una buena cantidad de leche también. Cuando acabaron me dieron un fuerte empujón y se fueron aprisa de allí. Me incorporé y salí de nuevo del callejón. Esta vez tuve más suerte: una patrulla policial pasaba por allí en ese momento. Me puse delante y detuvieron el vehículo. Les conté mi truculenta historia a los dos policías y me metieron dentro del coche para llevarme a mi casa. Mi aventura había terminado. ¿O no?

Escribidme a [email protected] Soy una chica bisexual, me gusta el sexo y las fantasías morbosas.

Otros relatos eroticos No consentido

viole ha mis dos hijas

Categoria: No consentido
-aproveche que mis hijas de 20 y 16 estaban mareadas para abusar de ellas
Relato erótico enviado por Anonymous el 12 de September de 2006 a las 09:38:02 - Relato porno leído 365575 veces

niña violada

Categoria: No consentido
Hecho real. Cuenta como un muchacho abusa de una niña.
Relato erótico enviado por necromancer_666 el 02 de August de 2005 a las 14:40:24 - Relato porno leído 271685 veces

follando a mama borracha

Categoria: No consentido
Ya me había cogido a mí mamá años atrás, y ahora viéndola borracha me la cogí otra vez...
Relato erótico enviado por Anonymous el 04 de January de 2010 a las 01:05:30 - Relato porno leído 239631 veces

me violo el taxista

Categoria: No consentido
logrando que mi falda se subiera y se viera el principio de mi culo, y mis manos quedaron una sobre el respaldo del sillón
Relato erótico enviado por culona69 el 04 de July de 2012 a las 00:41:56 - Relato porno leído 202083 veces

como viole a mi hermana

Categoria: No consentido
...Hermanito, ya no sigas. No sabes lo que haces”.-Me decía llorando Astrid.
Yo, cegado me dije a mí mismo que si ya había llegado hasta ahí, no podía irme sin meterle el polvo...
Relato erótico enviado por charly_bo el 11 de June de 2012 a las 00:00:02 - Relato porno leído 179058 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Me violaron en la clínica de estética'
Si te ha gustado Me violaron en la clínica de estética vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Me violaron en la clínica de estética. sheiladiablilla te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
tork (29 de May de 2012 a las 21:54) dice: Quiero conocerte mi putita agrecame carloslmr hotmail.com

tavo87789 (19 de May de 2012 a las 06:50) dice: MUY BUENO. ME GUSTARIA SABER MAS DE TUS EXPERIENCIAS TAVO87789 GMAIL.COM

tavo87789 (19 de May de 2012 a las 06:50) dice: MUY BUENO. ME GUSTARIA SABER MAS DE TUS EXPERIENCIAS TAVO87789 GMAIL.COM

tavo87789 (19 de May de 2012 a las 06:49) dice: MUY BUENO. ME GUSTARIA SABER MAS DE TUS EXPERIENCIAS TAVO87789 GMAIL.COM

martino mtz (18 de September de 2012 a las 21:21) dice: bayabaya q putita me gustaria cogerte tu culito


Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Me violaron en la clínica de estética.
Vota el relato el relato "Me violaron en la clínica de estética" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 3
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


relatos porno no consentido violada con perro y un dildorelatos porno violadas no consentido viajando en el trenRelatos soy hombre y me converti en la marica de un vergon activotodo relatos la descomunal verga del compadremi mujer folla rico conmigo y dos amigos nuestro x el culo relato xxxrelatos eroticos señora se rompio el condonrelatos morbosos marcelita Nuevos relatos porno un polvo mañanero con mí ahijadarelatos cslientes la señora pide aventondescargar cuñada culiando con un mozobusca relatos eroticos de mujeres que paga una deuda culiado duro relato la travesti clavo su verga en mi culorelatos cuñadas borrochas analrelato vergas gigantesrelato erotico sin sujetadorhistorias erotica sacala q no la aguantorelatos eroticos de amor de giovanna en españolcache:pvNiHeDwfL8J:eqdo.ru/relatos-de/espiando-a-mi-tia Relatos xxx mama y hermana traviesassuegra en pollera agachada en la cocina para q la coja yernorelatos porno de mi secretaria me chupa la concha levianawwwle dejan aviertas pendejitasrelatos guarros de madreshistorias eroticas sadicas de mujeres torturadasRelatos de ahijadas cojidas por padrinosrelatos eróticos entregue mi cola al vecino gordoRelato porno filial de suegras borrachasrelato me quiere poner a mi cu0Š9ada champa0Š9a colejialasrelatos cachondos culeame!!!cachame!! dame pinga mas mas xxxporno mexicano mi cuñada me dice ya tenia muchas ganas que me cojieras cuñadoMe coji a mi tia por aberse emborrachadorelatos mis suegros me piden que los foye a ambosmadres cachonda relato e imágenesrelatos eróticos de dildos de descargas eléctricas mi yerno me cojio por todos mis huecos pornos relatosmadre e hijo secuestrados y obligados a follarComo perverti a mi hija cap I al V misrelatos.comrelatis eeoticos con la gorda de mi abuela enfermarelatos eróticos maria y shirleyrelatos cslientes la señora pide aventonrelatos eroticos por CERDODOM relatoseroticos-xxxturrita culona relatosme coji a mi suegra relatos de buenos airerelatos eroticos cholitasgratis meteme la verga por el culo y sacame la caca relatosRelatoseroticosconmadurasbuscador relato erotico el dia q desvirgue y embaraze a mi primaHistoria eroticas papii metemelo aaaa siixvideo de insesto hermanocojemecuca para el padre y el culito para el hijorelatos conyugalesminimacho relatos eroticosrelatos eroticos mimujer lesda el culo enmipropia casa amis familiaresrelato erótico de esposo amarrado viendo como ladrones cogen a su mujerrelatos eroticos de mi amiga travesti es mi amante y mi esposo lo innorarelato gey mi tio desvirga a mi hermanitorelatos ereticos com la esposa de mi sobrinorelatos porno cu 0Å 9adasporno relatos. a mi esposa chantajean por andarrelato que vergota tiene el compadreconfesiones de sexo mi sobrina consentidaRelatos ruth esposa putaporno relatos mi esposo llamo al tecnico de telefonorelato anal poporelato cholitas bolivianaspornotiasobrinobuscador de relatos de ligueroschicas xnxx ba0Š9andose sin calsonviole una viuda relatosrelatos anales incesstuosos con imagenes a hijatrasrelato en elirelato culeando a mi madre con foto