Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por cuentoscalientes

Photo
Enviada por galigul

Photo
Enviada por cuentoscalientes


Mi amiga insatisfecha

Click to this video!
Relato enviado por : Dingo el 22/01/2006. Lecturas: 3481

etiquetas relato Mi amiga insatisfecha .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Este relato no es mío. Me lo envió una amiga por e-mail hace unos días. Me parece muy interesante y, de ser cierta la historia, creo que iré a hacerle una visita a mi amiga dentro de muy pocos días...


Relato
Este relato no es mío. Me lo envió una amiga por e-mail hace unos días. Me parece muy interesante y, de ser cierta la historia, creo que iré a hacerle una visita a mi amiga dentro de muy pocos días...

Cuando llevas cuatro años casada, como es mi caso, sabes ya si tu vida sexual va a ser un fracaso o no y, desgraciadamente, la mía sí va a serla. Mi marido fue un novio cortés y amable, que disfrutaba de su tiempo libre conmigo. No tenía costumbre de irse con sus amigos al fútbol o de juerga, sino que siempre íbamos juntos a todos lados y se portó muy bien durante los tres años que estuvimos como novios. En la cama jamás fue una máquina, pero yo he tenido pocas experiencias sexuales antes de estar con él y no podía comparar, así que pensé que el sexo era como yo lo conocía: algo divertido, incluso placentero, pero nada de otro mundo. Hacíamos el amor una o dos veces a la semana y en la mayor parte de los casos, él se corría bastante antes que yo y debía terminarme a mí misma a solas, cuando él se dormía, o bien quedarme con las ganas. Me lo pasaba bien, pero no conseguía obtener un orgasmo en condiciones.

Nos casamos hace cuatro años, como he dicho, y nuestra vida sexual se redujo bastante más, si cabe. Los primeros días hicimos el amor prácticamente a diario y conseguí tener uno o dos orgasmos bastante placenteros, pero pronto aquello cayó en picado. Durante el resto de nuestro matrimonio, mi marido hace el amor conmigo apenas dos o tres veces al mes y hace más de seis meses que no consigue hacer que yo disfrute del todo. Yo, para no defraudarlo, fingía que sí alcanzaba el orgasmo, pero una amiga íntima a la que le conté esto me dijo que debía dejar de hacerlo, porque de otro modo, él nunca sabría de mi carencia. Yo le hice caso y, sin embargo, no funcionó. Mi marido sigue haciendo el amor como él sabe, es decir, mal.

En todo lo demás, mi marido es un tipo excelente. Es cariñoso, simpático y trabajador, pero mi falta de placer sexual es algo que no puedo soportar. Pronto aprendí a suplir esta carencia mediante la masturbación. De joven practicaba mucho diferentes técnicas, así que no me pareció nada degradante o pecaminoso volver a hacerlo. No me costó nada volver a la rutina de tumbarme en la bañera y dirigir el chorro de agua caliente hacia mis pechos, mientras mi mano bucea en el agua buscando mi pubis. Me encanta enredar mis dedos en el vello y rozar con la puntita el clítoris, levemente, postergando el acto masturbatorio lo más posible.

Después, cuando ya me he tocado un ratito, bajo la ducha y hago que el agua misma me lleve hasta el séptimo cielo. Cuando me corro, me encanta que el agua salpique fuera de la bañera y en alguna ocasión he usado una esponja que tengo para tocarme ahí abajo. Pongo la esponja en los labios de mi vulva y froto hasta que ya no puedo más. Entonces, con la esponja llena de agua, la escurro sobre mi pecho y me imagino que es un hombre eyaculando sobre mí. Ese tipo de cosas nunca me han gustado hacerlas, pero sí imaginármelas. Es más, cuando alguna vez mi marido se ha corrido sobre mis pechos, me ha dado bastante asco, sin embargo, me encanta imaginar que un tío joven, atlético y bien formado, con el cutis de un niño pequeño y el cabello enmarañado, se masturba delante de mis tetas y se corre sobre ellas. Cuando la esponja ha terminado de soltar todo el líquido que lleva dentro, generalmente yo también he terminado mi orgasmo y me encanta relajarme extendiendo por mis pechos y mi tripa el agua jabonosa que yo imagino que es semen. Tengo muchas otras técnicas, pero ésta es la que más me gusta, sin duda. Llevo cuatro largos años de experiencia, así que podéis imaginaros.

La cosa es que hace un año que empecé a alquilarme películas pornográficas. Al principio lo hacía disimulando. Pillaba una peli cualquiera y, entre ellas, colaba una de las X. Ahora ya lo hago abiertamente, y me encanta ver la mirada del dependiente cuando me voy con una en la mano. Me encanta ponérmelas cuando mi marido duerme. Espero a que se quede dormido y me levanto, voy hasta el comedor y pongo la película. Me gusta escuchar el sonido, pero tengo que ponerlo muy bajito para que no se despierte. Entonces me echo en el sofá y, abriendo las piernas, me toco hasta quedar plenamente satisfecha. Me excito mucho viendo a esos hombres con grandes pollas follando y follando sin parar, durante muchos minutos. Me encantaría que, por una única vez aunque fuera, mi marido pudiera darme un revolcón bien largo. Me encantaría sentir los labios de mi sexo completamente irritados, ardientes. A veces he pensado que podría dedicarme a filmar películas de este tipo, que me encantaría que alguien me penetrase con vigor, me encantaría sentirme atravesada por un tío así.

Hace poco que he empezado a alquilar películas gays y me excitan muchísimo. Entiendo que a los hombres les guste ver a dos lesbianas en pleno acto porque a mí me pasa lo mismo con dos chicos. Recientemente, he comprado una película pornográfica gay en un quiosco. Sé que el vendedor debió imaginarme viéndola y tocándome, pero no me importa. Es más, me gusta pensar que soy atractiva para los hombres. Llevaba tanto tiempo carente de sexualidad que había empezado a cuestionarme si era yo quien fallaba en la cama.

Hace tres noches, decidí liberar mi calentura e hice lo de siempre: esperé a escuchar los primeros signos de que mi marido estaba dormido y me levanté sin hacer ruido, llegando hasta el comedor. Saqué la película de su escondite y la puse, dispuesta a verla y a darme un homenaje relajante. La película la había visto ya algunas veces, pero es una en la que los actores me excitan bastante solo con verlos y no me importa repetir. Toda la escena transcurre en un bungalow en primera línea de playa y son cuatro amigos gays que pasan el fin de semana espiando a las parejas que van a hacerlo de noche. Como ellos se excitan viéndolos, acaban haciéndolo también y, al final de la película, hay una escena en la que siete hombres están retozando sobre la arena. Ese final me parece de lo más caliente que he visto nunca y esa noche, decidí verlo mientras me tocaba. Quería imaginarme a toda esa turba de hombres (pero heteros, eso sí) haciéndomelo a mí, haciendo cola para esperar a penetrarme. Quería sentirme muy deseada.

Adelanté la cinta y puse el momento que más me gustaba, mientras mi mano derecha descendía hasta mis braguitas y, empezando sobre ellas, me toqué hasta que las humedecí del todo. Después, las aparté a un lado y me seguí tocando directamente. Generalmente no meto mis dedos dentro de mi vagina, simplemente me acaricio por fuera, tanto en el clítoris como en la entrada de mi agujerito. Pero esa noche estaba yo muy cachonda e introduje mi dedo corazón dentro de mi rajita, moviéndolo adentro y afuera, a los lados, sacándolo del todo y presionando sobre mi clítoris, pellizcando suavemente los labios de mi vulva, que estaba ardiente y deseosa. Una gota de flujo escurrió por mis dedos y los llevé hasta mi boca, chupándolos. El sabor de mi propio flujo siempre me ha gustado. Cuando mis dedos regresaron a su sitio, yo estaba como ida. Deseaba que mi marido despertase y viniera a follarme, pero sabía que, aunque ocurriera, no sería capaz de satisfacerme como es debido.

Me estaba excitando mucho, tanto, que me giré de lado y empecé a tocarme en el ano con la mano izquierda mientras la derecha se entretenía en mis labios más internos. Esto es algo que no suelo hacer salvo cuando estoy tan salida que no me importaría que alguien me diese por detrás. Lo intentamos mi marido y yo en una ocasión, pero nada más meter la punta, después de embadurnarnos de vaselina y de cierta incomodidad por mi parte, me llenó el culo de leche y se quedó como dios. Esa noche, no estaba para idioteces y me masturbé casi con mala sangre. Quería correrme desesperadamente, imaginando a un joven escultural dándome placer por todas partes. Mi dedo se introdujo en el ano mientras sentía llegar el orgasmo. Froté mi rajita contra el cojín del sofá, mientras sacaba rápidamente mi dedo del ano. Eso fue fantástico, sacarlo de golpe, casi sin pensarlo. Mis deditos me daban mucho placer, pero deseaba una polla como dios manda, no un insulso polvo con mi marido eyaculador precoz. Esos pensamientos me turbaron un poco al principio, pero me había corrido tanto y tan bien, que decidí no volver a tener escrúpulos de niña mojigata. Era mi sexualidad y podía imaginarme lo que quisiera. Pasados unos segundos, me encendí un cigarro contemplando a uno de los actores eyaculando en la boca de otro. Deseé que fuese mi boca, deseé chupar una polla hasta dejarla completamente seca, deseé no estar casada y poder bajar a la calle y proponer sexo al primero que pasase. Mientras fumaba, me iba calentando de nuevo pensando en esa fantasía. Esperar, sentada en el banco que hay frente a mi casa, hasta que venga alguien, un tipo cualquiera. Entonces lo abordaría, le diría que estoy caliente a más no poder y que quiero que me lo haga como un animal. Eso me excitó mucho, pero era tarde y quería dormir algo antes de ir a trabajar.

Acabado el cigarrillo, guardé la película, fui hasta la cama y él estaba allí, completamente dormido. Hacía calor (estamos en agosto) y dormía desnudo. La pierna la tenía fuera de la sábana y yo, al meterme, la moví un poco. Su polla asomó sorpresivamente. Estaba bastante morcillona, como suele decir él, en ese estado entre fláccida y dura. Me excité de nuevo. No pude reprimirme y deslicé mi mano hasta ella, acariciándola suavemente. Dios, la acaricié no como si fuese la suya, sino como si fuese la de un amante lascivo y viril. La acaricié con deseo, como hacía siglos que no podía tocársela a él. Mientras la tocaba, sentía que volvía a mojarme lentamente. Él continuaba dormido y yo me estaba poniendo muy, muy cachonda. La cogí con la mano entera, moviendo mis deditos justo al final de su glande, descapullándola con mucha suavidad. Aquello empezó a crecer y pronto estaba completamente dura. Mis deditos volvieron a jugar con mi rajita y me puse de rodillas para hacerlo más cómodamente. Si despertaba en ese momento, me daría una tremenda vergüenza, así que procuré no gemir demasiado alto a pesar de que estaba muy excitada y cada vez agitaba su polla con más fuerza. Acariciaba mis labios, que estaban aún recuperándose de la masturbación anterior y me escocían un poco, pero no me importó. Empecé a pensar en hombres que me gustan, como el chico que trabaja de administrativo en mi empresa. Me chupé el dedo y empecé a tocarme el clítoris con él humedecido, imaginándome la lengua del administrativo.

Estuve así unos segundos y ya no pude reprimirme más. Pensé que si se despertaba, pues que se despertase. Si le sentaba mal, le diría cuatro cosas bien dichas y le pediría que se pusiese las pilas y me follase como es debido. Mi mano se movía hábilmente en mi sexo y yo creía morirme. Bajé mi cara hasta su polla. Le di un beso en la punta y empecé a chupársela. Hace mucho tiempo que no le hago una mamada porque suele correrse sin darse cuenta, nada más empezar, y no me gusta quedarme con cara de idiota. Pero esa noche, le habría hecho cualquier cosa que hubiera pedido. Me metí todo su capullo en la boca y sentí que manaba líquido preseminal. Pensé que estaba en una posición perfecta para ser penetrada. Me habría encantado tener a alguien follándome mientras se la chupaba a mi marido. Quizá fuese esa la solución, quizá debería proponerle un trío, pero seguro que no querría a otro hombre en la cama.

Mi mamada surtió efecto rápidamente. Se puso muy tenso, sentí que él empezaba a despertarse, movía las caderas y me aparté en el último instante, tumbándome boca abajo y quedándome muy quieta, haciéndome la dormida. Empezó a correrse más o menos a la vez que se despertaba. Dio dos gemidos quejumbrosos mientras salía de su sueño y comprobaba que su leche estaba pringando las sábanas. Yo miraba de reojo, tratando de disimular y él se levantó para lavarse, preguntándose qué demonios le había pasado. Estaba ansiosa por volver a tocarme. Necesitaba correrme otra vez. Se fue de la habitación y empecé a tocarme con desesperación. Él se había corrido en sueños y yo a su lado, casi inconsciente de la excitación, me corría mordiendo la almohada mientras él se lavaba en el cuarto de baño. En pleno orgasmo, moví mi mano hasta tocar el charquito de semen que había dejado sobre la sábana bajera. Me gustó el tacto de la leche en mis dedos y cambié la mano para masturbarme con ella. Fue un orgasmo intenso, muy intenso. Para cuando regresó, yo me había quedado casi dormida con la determinación en la cabeza de que tengo que hablar con él seriamente. Si no me satisface sexualmente bien pronto, seguramente me volveré una adúltera ninfómana.

Otros relatos eroticos Confesiones

mi madre la puta de mis amigos1

Categoria: Confesiones
Mi Madre, a sus 42 años, es una hembra que está rebuena. Mi Padre, un pobre idiota. Así que una noche decidí darle marcha a ella con mis amigos, mientras mi padre miraba..........
Relato erótico enviado por domo54 el 12 de December de 2008 a las 11:35:56 - Relato porno leído 222385 veces

un negro para mi esposa

Categoria: Confesiones
UN NEGRO PARA MI ESPOSA.

DESPUES DE CAER EN LA RUTINA, CUANDO AFORTUNADAMENTE ME ENTERE DE LAS FANTASIAS DE MI ESPOSA, SUPE QUE NECESITABA UN NEGRO PARA NI ESPOSA
Relato erótico enviado por Anonymous el 30 de March de 2009 a las 23:47:21 - Relato porno leído 167279 veces

mis primas virgenes

Categoria: Confesiones
Nos encontrábamos mi mejor amigo Jhon y yo en una finca con toda su familia de el y la mía pasando las fiestas de Nuevo año
Relato erótico enviado por antonio el 27 de December de 2005 a las 12:20:37 - Relato porno leído 149107 veces

la nueva sirvienta

Categoria: Confesiones
Era un día normal, común y corriente, yo regresaba de la prepa, yo soy un chavo moreno, alto, con buen cuerpo, bien dotado y muy atrevido, no tengo novia y ese día fue uno de los mejores en mi vida
Relato erótico enviado por Anonymous el 29 de August de 2008 a las 13:06:42 - Relato porno leído 145923 veces

por el perreo comence

Categoria: Confesiones
Mi nombre es Alicia, y hasta no hace mucho mi familia, y yo desde luego vivíamos en un retirado pueblo, en el que apenas y nos enterábamos de las noticias, ya que ni tan siquiera llegaba la señal de la Tele. Por lo que cuando nos mudamos a la ciudad, lo que más me impresionó fue el baile del perreo
Relato erótico enviado por Narrador el 04 de June de 2012 a las 23:00:35 - Relato porno leído 104223 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Mi amiga insatisfecha'
Si te ha gustado Mi amiga insatisfecha vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Mi amiga insatisfecha. Dingo te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Mi amiga insatisfecha.
Vota el relato el relato "Mi amiga insatisfecha" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 4
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


follame hasmetuya sin parar hijo miorelatos folee ami vecina borracharelatos eroticos de deseos reprimidos de mujeres curentonasrelato follada y montada como una perraricos relatos pisame masrelatos eroticos a mi mujer se la tiran a lo sadoMe llenaron de semen mi falda en el micro relatosfotos y relato mi esposa quiere q la culee el exnoviofotos en bombacha despus de cojerCoges rico mi rey relato caliente xxxelatos y  cuento erotico de viejo espiando x ventana a vecino puto en calzarelatos lesbicos mmmmm mamiiiii ahhhhh ohhhhhhhhh siiiiiirelatos de desvirgadas de suahijado relatos de hermafroditaswww.confieso mi esposa es muy cogelonarelatos eroticos cogiendo a edecan en calzarelatos eroticos don pablo el albañilrelatos pornos de mujeres con perros callejerossexo insesto deseada por sus hijoRelatos gay en slpcuentos eroticos mientras me hacia la dormidaturrita culona relatosrelato cogeme siii ahh pucha verga caliente aprietas rico mmmrelatos d infidelidad con varias pollas grandes y gruesasrelatos la desvirgue en su primer menstruacionrelatos eroticos. en boyacaporno relatos. a mi esposa chantajean por andarrelatos eroticos desvirgada por un vesino de chantaje del trabajorelatos eróticos Guillermina una recien casada 3relatos d jovenes desvirgados por la porterabuscador de relatos de chochos peludosfui infiel a mi marido y se exito relatos pornorelatos heroticos fumando metanfetaminarelatos porno mi hija valeria de 11relatos eroticos rica puchitachantajean a mi esposa por andar de bares relato pornoRelatos pornos 2018 de elirelatosbiolada en mi casa por tre drogaditos buscador de relatos eroticos el enemigo de mi esposorelato erotico de vajinas estrechas con pollas muy gruesasrelatos erooticos la criada fui a repararrelatos eroticos dominicanoswww.sexorelato la puta de mi esposa estrenando amantecogiendo a jaky mi concuñada relatoscache:8I8QJ0E1Vi4J:eqdo.ru/relatos/eroticos/ficha/mi-compa%EF%BF%BDera-de-colegio-me-deseo-hasta-desvirgarla-4144.html relatos eroticos me escupio la cararelatos eroticos mi viejo vecino me follaun trio en finca con.mi nuera y mi joven sirbienta en.mi fincarelatopornorelato mi comadre en la clausurachantajean a mi esposa por andar de bares relato pornorelatos mi tia mariavideos de mamadas de penes mmmmm y metidas de un culommmmmmrelatos porno de mi amigita del cole quiere tomarse mi semen .videos porno mujeres dejándose penetrar por perros quedando pegadosfotos en bombacha despus de cojerel semental de confianzacuento erotico mi jefe me mama las tetas ayayaywww.violada relatos eroticos a la repartidorakim: relatos eróticos mi prima mi putitami profesora ebria me quiere follarrelatos ereticos com la esposa de mi sobrinomujeres tenien xeso con chancho y corderorelatos eroticos me chantajea y me coje delincuenterelato erotico chica tu papa te desvirgo a ti y a tu hermanarelatos de sexo fuerte con gemidos ahhhhh siiiiiii mmmmm asiiiiirelatos ereticos tengo el clitoris pequeñito y a mi novio le encantarelatos mi hija y la yumbinarelatos xxx nena susyrelato con mi cu 0Å 9ada dormidawww.relatos mi hija obediente insestoRelatos xxx trio con un enano vergónturrita culona relatoslla vendedora de caramelos relato eroticorelatos eroticos vieja lesbiana degenerada con colegialarelato xxx en casa de mi compadre esperando a mi esposo y esta llioviendorelatos eroticos mi padrastro me violo pero me gusto por que tiene la verga muy grande y gruesarelatos porno porrista violada por jugadoresdivorcio por infiel relatos xxx