Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por MiguelLaraH

Photo
Enviada por galigul

Photo
Enviada por galigul


Mi amigo le ofreció mi culo a un cliente suyo para pagarle un favor

Click to this video!
Relato enviado por : Isisval el 21/01/2017. Lecturas: 3089

etiquetas relato Mi amigo le ofreció mi culo a un cliente suyo para pagarle un favor Transexual .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Salí a coger con mi amigo Pablo, pero él tenía otro plan en mente: presentarme al Sr. Salas


Relato
Ya una vez dentro del travestismo, lo que sigue es compartirlo con otras chicas como yo. Interesada en los testimonios de quienes habían sucumbido a los encantos de las medias, las tangas, las faldas y los corsés, me uní a un grupo virtual de chicas que cada fin de semana se reunían en la casa de una de ellas para vestirse, maquillarse y a veces coger a gusto.

En una de las reuniones de este selecto club conocí a un chico que se decía admirador de las chicas tv. Este amigo, que llamaremos Pablo, compartía conmigo ciertos gustos y hobbies, como algunos deportes, series de televisión o incluso platillos, por lo que comenzamos a llevarnos muy bien independientemente de la atracción sexual que, desde luego, no faltaba entre ambos. Tal era el agrado que nos habíamos cobrado que comenzamos a vernos fuera del grupo, en horarios que no comprometieran otros compromisos que ambos teníamos (o sea, ir a coger con otras personas).

Cierto fin de semana, quedé con Pablo para vernos por algunas horas en un hotel, sin embargo, él llamó temprano para cambiar la hora y el lugar de reunión: la cita ahora sería en un restaurante al sur de la Ciudad de México, ya que debía ver un asunto de trabajo urgente. Me pidió ir vestido en mi identidad pública para que, acabando de resolver ese asunto urgente, nos fuéramos a una habitación donde pudiera arreglarme, vestirme y entregarme a él. Guardé entonces mis cosas en una mochila (peluca corta lacia de cabello negro tornasolado, maquillaje, un cortísimo vestido acanalado negro con botones decorativos al frente, unas medias de red y un bra con relleno, esta vez no llevaba calzones ni nada que se le pareciera). Al llegar a la reunión, Pablo hablaba con un señor vestido de traje, algo extraño para un desayuno en sábado; el hombre tendría unos 50 años, con cabello ondulado, ligeramente canoso, bigote tupido, delgado aunque con un poco de pancita, como pude notar cuando se fue del restaurante. Pablo me lo presentó como el sr. Salas, un cliente del trabajo de Pablo que, al parecer, tenía un trato muy cercano con mi amigo a pesar de su porte muy formal. Pablo me presentó como su amigo, saludé al sr. Salas y los acompañé poco tiempo en el desayuno. En la charla alternaban sus asuntos del trabajo con comentarios personales y otros temas ligeros: las noticias, las modas, etc.

Cuando el sr. Salas se retiró, se despidió muy afectuosamente de ambos, y me dijo que a ver cuándo nos reuníamos otra vez, pero ahora ya sin chamba de por medio. Me llamó la atención que se despidera de mí de esa forma, tomando en cuenta que era la primera vez que nos veíamos y, francamente, no había estado yo muy platicón esa mañana.

En fin, tras la partida de este hombre, Pablo me comentó que debía pasar a su lugar de trabajo, una casa de dos niveles que se alquilaba como oficina, así que fuimos. Al llegar a su lugar de trabajo, Pablo me dijo que debía esperar la llamada de un cliente, pero luego sugirió con tono pícaro que me vistiera en su oficina y que lo hiciéramos allí mientras sonaba el teléfono. Creyéndome en confianza y solos, accedí; me arreglé en su baño y salí muy coqueta, tomé una libreta de su escritorio y le dije que sería su secretaria:

-¿Necesita algo Lic?, ¿se le antoja un café?
-Sí, por favor.
-Ahorita se lo preparo, verá qué rico se lo voy a hacer…

Yo movía mis caderas en este juego de roles, sabiendo que Pablo me miraba el culo apenas enfundado por el delgado vestido corto. Al darle la espalda para poner el filtro en la cafetera me agaché sabiendo que la falda del vestido se subiría, dejando ver un tercio de mis nalgas que enloquecían a Pablo. Mientras agregaba el agua a la máquina, escuchaba el crujir del piso de duela imaginando qué es lo que haría mi amigo a continuación. Me sorprendió acomodándome el vestido, pero sin quitarme las manos de encima, lo fue recorriendo hacia arriba hasta llegar a mis hombros. Me volteó suavemente pero con energía y me empezó a besar el cuello, mientras me abrazaba fuerte, de tal forma que nuestros miembros, erectos por la excitación, se rozaban frenéticamente.

Fajamos riquísimo de pie, junto a la cafetera, con cada beso él se iba poniendo más duro y me apretaba más las nalgas, mientras que yo con las manos en su pecho gemía con cada apretón. Me condujo después detrás de su escritorio, se acomodó en su silla y se sacó la verga; yo me arrodillé y se la chupé bien rico, luego me di la vuelta, me alcé el vestido y él vio mis nalgas desnudas, listas para recibir su verga. Me cogió rico, mientras me decía cosas como “preciosa”, “encanto”, “corazón”…

Luego de unos 20 minutos de que Pablo terminara, sonó el teléfono. Salió de la oficina a contestar y me dijo que no me fuera a cambiar, que siguiera vestida por un rato más. Por la excitación y la confianza, esa petición no me pareció rara, sin embargo, empecé a escuchar cómo Pablo bajaba a abrir la puerta de la casa, y en el recibidor hablaba bajito con alguien. Mientras me contemplaba en un espejo grande que Pablo tiene en su oficina y me acomodaba el maquillaje, la peluca y la ropa, vi por el reflejo abrirse la puerta. Era el sr. Salas. Yo estaba petrificada, ¿qué hacía este tipo ahí?, ¿cómo y por qué Pablo lo había dejado pasar?

Me saludó con un “hola” coqueto, como si supiera qué es lo que iba a encontrar en esa oficina. Yo respondí al saludo amablemente. “Ah, que Pablito, ¿no? Es re chambeador, hasta en fin de semana viene a la oficina a cumplir. Por eso me cae bien ese muchacho.” Me decía mientras daba la vuelta por la oficina despreocupadamente. El señor me seguía haciendo la plática, retomaba temas de la conversación del restaurante a la par que preguntaba cosas sobre mí. Yo respondía amablemente aunque seguía algo sorprendida; sin embargo, estaba en mi personalidad de chica, así lo tomé todo como venía.

Estaba sentada en el escritorio de Pablo y el sr. Salas se fue a acomodar junto a mí. Seguía su plática, muy amable, cuando sentí cómo empezaba a poner su mano en mis rodillas. Al ver que Pablo no llegaba, supuse lo que estaba pasando (lo que iba a pasar) y me dejé llevar. No retiré la mano del sr. Salas, antes separé las rodillas y dejé que Salas me acariciara los muslos. “Estás riquísima. Casi no se te nota lo buena que estás cuando andas vestida de hombre, pero así te ves como toda una señorita muy guapa”. Salas subió la mano hasta toparse con mi pene erecto, entonces lo empezó a frotar y a jalar. Después de eso, se puso frente a mí, me sacó el pene y lo empezó a chupar. La verdad me fascinaba cómo este bigotón de traje se veía de rodillas frente a una putita con pene.

-Eso, chúpalo, corazón. ¿Te gusta cómo sabe mi verga?
-Sí, sabe delicioso.
-¿Te gusta mucho el chile, mi vida?, has de ser tan puta como yo… ¡A ver!, ¡déjame ver tu verga!

Salas se puso de pie, se quitó el cinturón y se bajó la ropa, dejando ver su pene cabezón y largo. “Volteate, te voy a hacer mía, putita”. Yo me volteé, de frente al escritorio, y levanté las nalgas, de inmediato Salas me empezó a arrimar su chile y a pasearlo entre mis nalgas. Juegueteó así unos minutos hasta que lo empujó suavecito. Mientras abría mi culo, flojito por la cogida de Pablo sentía goce y esa sensación incómoda, sucia y placentera, de querer ir al baño en ese momento. Solté un gemido que le dio confianza a Salas para empujármela más fuerte y tomarme con más brusquedad de la cintura. “Ya no te parezco puto, ¿verdad, zorrita?, ¿quién es la puta ahora?” Salas me cogía a buen ritmo y me hacía gemir. “¡Ay, señor Salas, qué rico me coge, qué rico me la mete!”.

Salas empezó a culearme más y más de prisa, haciéndome desear venirme. Tomé mi verga y la empecé a chaquetear mientras Salas disfrutaba mi culo y casi al mismo tiempo eyaculamos los dos. Sin decir mucho, Salas se limpió la verga en el baño, se despidió de mí con un tímido beso en la mejilla y me dejó su tarjeta. Mientras yo me limpiaba también, pude oír a Salas decirle a Pablo fuera de la oficina, “Ya quedamos a mano, amigo. Nos vemos en la semana”.

Cuando entró Pablo, yo estaba cambiándome de ropa. Me esperó y salimos de su trabajo. Abordé su carro y mientras íbamos a buscar dónde comer, le dije con un fingido tono de molestia “pendejo, me usaste para pagarle un favor a ese güey, ¿verdad?” Pablo sólo se rio y me dijo “ah, ¿me vas a decir que no te gustó, puta?”

Otros relatos eroticos Transexual

mi esposo resulto bisexual

Categoria: Transexual
una noche vezti ami esposo de mujer. se miraba precioso...bueno preciosa. lleve a mi jefe y el se lo cogio ante mis ojos.
Relato erótico enviado por Anonymous el 02 de September de 2005 a las 10:07:16 - Relato porno leído 116633 veces
MI ESPOSA Y YO PERDIMOS LAS PANTALETAS……………..


Relato erótico enviado por GERARDAPUTA el 03 de October de 2011 a las 00:00:07 - Relato porno leído 111220 veces

Yadira y yo que me llamo Luis, llevamos varios años de casados, pero no nos consideramos una pareja común y corriente, ya que desde que éramos novios nos dimos cuenta que tanto ella como yo somos personas de mente abierta, ella no se considera dueña de mi cuerpo, ni yo tampoco me considero dueño del suyo, por lo que si nos place en algún momento llegar a tener relaciones con otra persona, las disfrutamos abiertamente, sin que por ello el amor que nos sentimos mutuamente se vea lesionado o disminuido. En ocasiones tanto ella como yo también le damos rienda suelta a nuestras fantasías, con la completa colaboración tanto mía como de parte de ella.
Relato erótico enviado por narrador el 13 de March de 2011 a las 21:45:11 - Relato porno leído 75768 veces
es rico usar hilos mas si te ven y te tocan mas si te miran y luego no te quieren dejar de coger lee mi relado
Relato erótico enviado por Anonymous el 02 de June de 2012 a las 22:38:28 - Relato porno leído 70464 veces
Salimos para que me enseñe a andar a caballo. Ël iba sentado detrás mío. De pronto empecé a sentir que su miembro se ponía duro y rozaba las nalgas.
Relato erótico enviado por maria monica el 24 de April de 2012 a las 01:03:47 - Relato porno leído 65545 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Mi amigo le ofreció mi culo a un cliente suyo para pagarle un favor'
Si te ha gustado Mi amigo le ofreció mi culo a un cliente suyo para pagarle un favor vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Mi amigo le ofreció mi culo a un cliente suyo para pagarle un favor. Isisval te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Mi amigo le ofreció mi culo a un cliente suyo para pagarle un favor.
Vota el relato el relato "Mi amigo le ofreció mi culo a un cliente suyo para pagarle un favor" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


relato en desbirgamiento real anal entre primosRelatos eroticos super calientes de nueras prenadas x sus suegros x inocentesxrelatos recien casada y urgidawww.diario de un consentidor. relatoRelatos de como desvirgue del culo a mi profe y a su hijarelatos eróticos con los amigos de mí esposo exhibienporno relatos. a mi esposa chantajean por andarvulvazs y faldasrelatos xxx mayra la mujer de mi primorelatos heroticos vaginas y dormidas Relatos gay de viñerosrelatos eroticos de sexo con cu 0Š9adaRelatos 2018 de elirelatos madre hijomadres con sus hijos eliterelatosistoria y relato de violaciones 2018relatos erotixos campamento en familiarelato gay putitoporno para ver en movil madre e hhijosRelatos pornos con la esposa de mi coronel y su hijarelatos "mis nenas" vergarelatos las bragas de mamaMadre dominada y forzadaSalimos a caminar con mi prima y nos calentamos y cojimosrelatos de sexo con fotos familia incesuosa 04Relatoporno mi mama se agacha y mi padrino le mirarelatos de novatocornudo xxxrelatos xnxx el bonbero y su vecinita inocenteSalimos a caminar con mi prima y nos calentamos y cojimosrelatos porno: oliendo bombacha de mi mamarelato seduje sobrina pequeña menorrelato la viuda pornoRelato porno dame leche gratiselato eroticas desviginiando ami cuñaditasuscador d relatos mamas cogiendo con vergudosrelatos eróticos vendedoras de dulces 2mi novia calienta a los mecanicos pijudo relatosrelatos eroticos ah ah ah simi papá me follo por primera vez en su finca relatofui a buscar maduros al parque para follar relatosrelatos las nalgas de mi cuñadaSalimos a caminar con mi prima y nos calentamos y cojimosrelatos heroticos esposas en relaciones proividas con negros poyudosrelatos porno mi hija nalgoncita de 10relatos d jovenes desvirgados por la porterami profesora me caga en la bocaRelatos sexuale el culonsitoel viejo de la tienda me hizo suyafui fontanero de mi comadre relatosRelato Mi Hija con su calza metida en la conchacuentos eroticos mama papa mi hermana y yo cuartetorelatos erotixos campamento en familiahistorias eroticos por espiar a mama disfrutamos como putas llLas testigos de jehova , relato eroticole jalo las chiches a mi hermana borrachaporno sexy madre y el mendigo con gran pollasecuesrado por una vecina crueldivorcio por infiel relatos xxxrelatos jugabamos con mi tiolas nalgotas d mi hija paula relato eroticorelato de incesto-a mi hijo le encantan mis nalgotasXxx relatos zoofilia me encontraronestudiante convertida en puta relatos pornrelatos de enfermera cojida por el enfermorelatos madres con nenitos xxxrelatoporno primitosgayRELATOS GRUESISIMO PENESOTE DE MÍ COMPADRErelatoseroticosatrasrelatos de sexo como me desvirgo arnoldenputesiendo ami hermanarelatos eroticos esposo entrega a su esposa a amigos triobwww nvideos.comrelatos eroticos. descubri. que tengo una puta. en casarelatos gay xxx cuñado borrachosujetamela para mear