Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por galigul

Photo
Enviada por galigul

Photo
Enviada por galigul


Mi pasión por un futbolista negro

Click to this video!
Relato enviado por : patopa1001 el 09/08/2005. Lecturas: 6952

etiquetas relato Mi pasión por un futbolista negro .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Odiaba el futbol hasta que un día mi novio me llevó a ver un partido.


Relato
Mi pasión por un futbolista negro.

A regañadientes asistí ese domingo al estadio. Mi novio es un fanático del fútbol (soccer) y para él era casi sagrado acompañar a su equipo cada vez que este juega en la ciudad. En otras ocasiones ya me había pedido que lo acompañara, pero siempre encontré la disculpa perfecta para no hacerlo, pues me moría de tedio el ver a 22 hombres correr detrás de un balón. Sin embargo y para complacerlo, ese día accedí a su petición.

El transcurso del partido fue tal como me lo había imaginado, sólo alterado por el gol que marcó el equipo local, lo que despertó la emoción de todos sus seguidores, incluyendo claro está, a mi novio, quien me explicó que con ese triunfo, el equipo de sus amores lograba pasar a la otra fase del campeonato. La euforia colectiva llevó a que los seguidores se desplazaran hasta la entrada a los camerinos que ocupaba ese equipo. Hasta allí los acompañé, y fue precisamente allí donde comienza mi perdición.

Los jugadores entraban exaltados y bastantes emocionados, cuando lo vi venir. Era el único que se mostraba sereno y esa serenidad fue lo primero que hizo que me fijara en él. Se aproximaba caminando despacio, sobresaliendo dentro del grupo por su imponente figura. -debía medir aproximadamente 1.83 metros y no tenía más de 28 años- y justo cuando pasó por delante del grupo de los seguidores, se despojó de su camiseta y pude comprobar lo que ya adivinaba desde que esta se le pagaba a su cuerpo por efectos del sudor. Era el cuerpo más hermoso que había visto de un hombre. Aunque no tengo perjuicios raciales, nunca me había sentido atraída por un negro, a pesar de haber oído a mis amigas hablar maravillas de ellos, pero tal vez esto se debía a las pocas oportunidades de estar cerca de uno. Este me impactó desde ese momento. Tenía la cabeza rasurada por completo, lo que le daba un toque mucho más exótico, y su pecho dejaba ver todo el trabajo físico que debía realizar para desempeñar su trabajo como defensor central de ese equipo, al cual había llegado hacía poco, según me enteré después. Sus brazos y sus piernas debían haber sido sometidas a un trabajo muy fuerte de gimnasio para tener ese grosor y esa perfecta definición de sus músculos, aunque también me dicen que los negros tienden a desarrollar sus músculos de manera natural.

Pues bien, no me lo pude sacar de mi cabeza. Esa noche en la intimidad de mi alcoba al despertarme excitada soñando con ese hombre, no tuve más remedio que masturbarme trayéndolo su imagen a mi mente. Lo hice en varias ocasiones en donde me imaginaba que ese macho me cabalgaba sin piedad. Definitivamente me obsesioné con ese negro, que para mí representaba el ideal del hombre que inconscientemente había deseado.

Mi desesperación llegó a tal extremo que me dediqué a seguir sus movimientos en mi coche desde la sede del equipo, en donde diariamente entrenaba y averiguar más sobre él. Fue así como pude saber, precisamente por mi novio, que se su nombre era Luis Carlos y por llamadas telefónicas que hice al Club, me enteré que aunque era casado, su esposa no vivía con él en la ciudad, y también pude darme cuenta que acostumbraba frecuentar un bar, en donde iba de vez en cuando a escuchar música y a beber unas cuantas cervezas.

Un día me propuse abordarlo y fue así como me vestí de manera muy sugestiva con una minifalda, resaltando mi cuerpo, que modestia aparte, lo tengo muy bien cuidado por mi rutina diaria de ejercicios, los que me han permitido mantener muy tonificadas mis piernas. Ese día dejé suelto mi cabello rubio que caía sensualmente sobre mis hombros. Me había hecho a la idea de que ese día no se me escaparía, y previendo lo que pudiera pasar, opté por tomar un taxi y dejar el mi auto en casa.

Al ver su auto estacionado frente a la taberna, pude comprobar que ya se encontraba allí. Mi corazón palpitó más rápido de lo normal al verlo sentando en la barra con una botella de cerveza en la mano. Llevaba puesta una camisa que dejaba percibir esa magnífica anatomía y unos vaqueros ajustados que resaltaban su redondeado y firme trasero. Me ubiqué diagonal a él y pedí un cóctel, y empecé a degustarlo de una manera muy sensual, esperando que él se fijara en mí. En ese punto ya mis jugos vaginales estaban comenzando a mojar mis bragas con sólo observar ese monumento. Él debió darse cuenta de mi coqueteo, pues al poco tiempo envió al mesero con otra copa de la que estaba tomando. Al sonreírle en señal de agradecimiento, se desplazó hasta donde yo estaba y me pidió permiso para sentarse a mi lado, que era precisamente lo que yo estaba esperando. Comenzamos a conversar sobre temas muy triviales, pero a medida que el lugar comenzó a llenarse de personas, el ambiente se ponía más intenso y nuestra cercanía indicaba que se estaba rompiendo el hielo. Le hice creer que no sabía quién era él, sin que sospechara las veces que en mis pensamientos me hizo el amor de manera desenfrenada.

Me pidió que bailara con él y no dudé un minuto en aceptarlo. Era una de esas canciones que invitan a la cercanía corporal y desde que me pasó su mano por la cintura, pude percibir por mi instinto que estaba frente a un animal sexual. Lo pude percibir casi por el olor, me imagino que es casi lo mismo que siente la hembra frente al macho en el reino animal. Su proximidad me excitaba de tal manera que con todas mis fuerzas deseé que me apretara a su cuerpo. A medida que transcurría la canción, mis deseos se iban haciendo realidad y fue así como en un momento, su pelvis estaba pegada a mi cuerpo y los movimientos que realizan los negros cuando están bailando y que yo sólo había visto en la tele, acrecentaron más mi excitación. Pude percibir, cómo su tronco quería salirse por la tela de su pantalón, traspasar mi falda y devorarme en ese momento. El roce que me estaba proporcionando en mi conchita, me puso a mil y él sabía lo que estaba logrando.

Al cabo de dos cócteles más y de bailar otras piezas, le pedí, casi le supliqué, que nos fuéramos a un sitio más tranquilo, donde pudiéramos estar sin ser molestados. Salimos rápidamente de allí con rumbo a su apartamento. El licor, junto con la brisa que entraba por las ventanas de su coche ocasionaban en mí oleadas de placer, que Luis Carlos hacía aumentar cuando separaba mis bragas para introducirme su grueso y negro dedo por mi cuquita, que destilaba gran cantidad de jugos, los que él lascivamente chupaba introduciéndose luego el mismo dedo a su boca. Yo por mi parte no aguanté más y puse mi mano en su bulto, masajeándolo y tratando de adivinar su dimensión, lo que no era muy fácil debido a lo apretado de su pantalón.

Tan pronto llegamos al parqueadero en el sótano de su edificación, desabotoné rápidamente sus vaqueros liberando esa masa que estaba ansiosa por conocer. La sorpresa fue mayúscula, pues aunque sentía esa barra en mi vientre, nunca hubiera podido imaginar lo grande, gruesa y hermosa que era, y su color le añadía un toque más a esa maravilla. No resistí más y como pude me introduje ese carbón en mi boca chupándoselo como si fuera lo último que iba a hacer en mi vida. Sentía ese calor de macho recorrer mi cavidad bucal, mientras él provocado por la excitación, intentaba hundir más profundo su herramienta en mi boca mientras con su dedo continuaba masajeando mi huequito y provocándome un placer que nunca imaginé sentir. En su preciosa verga comencé a sentir un sabor algo salado de sus líquidos preseminales los que junto con ese olor de macho que se desprendía de sus testículos, me estaban enloqueciendo.

Él detuvo mi labor con una tierna caricia en mi cabeza, indicándome que estaba próximo a venirse y quería que esa primera venida fuera dentro de mi gruta, por lo que subimos a su apartamento, besándonos de una manera muy apasionada en el ascensor, repitiéndome a cada rato lo hermosa que yo era.

Al cruzar la puerta sentí cómo la fuerza de ese hombre se quería salir por sus poros. Con un frenético abrazo me tiró sobre su cama y continuó besándome de una manera grandiosa. Sentí su lengua recorrer sin pudor cada centímetro de mi cuerpo y llegar hasta los puntos más íntimos de mi ser. Todavía vestido se deshizo de cada una de mis prendas, dedicando una especial atención a mis grandes tetas, que saboreó como el más rico manjar con sus grandes labios de negro. Nunca me había sentido tan deseada y el calor que se desprendía de su ser me arropaba, sintiendo esa pasión y energía de sus ancestros africanos. Fue así como llegué a mi primer orgasmo que provocó que me contorsionara sobre esa cama como si fuera una estrella de circo y mis jadeos pudieron haberse oído en todo el edificio.

Le pedí que me dejara desvestirlo. Casi que arrancándosela le quité la camisa y con la punta de mi lengua juguetee con sus pezones que estaban enmarcados por unos perfectos pectorales por donde resbalaban las gotas de nuestro sudor. Él de pie y yo arrodillándome, pasé por sus bien formadas abdominales, hasta desprender uno a uno los botones que aprisionaban esa negra verga. Al caer el pantalón, por la luz que provenía del baño de la habitación, pude observar que traía puesto unos bóxer blancos que contrastaban deliciosamente con su negra piel. Por la parte superior salía la cabeza de ese enorme animal y al bajárselos pude apreciar ahora sí, en toda su dimensión la verga que me marcaría mi vida. Debía medir unos 22 a 24 cm, y su grosor provocaba miedo. Él lo percibió así y para tranquilizarme me dijo que si la ensalivaba bien, no me iba a hacer daño. Procedí a meterme nuevamente ese monstruo en mi boca, haciéndolo jadear de placer, el cual aumentaba, cuando le pasaba suavemente mi lengua por su cabeza descubierta de color marrón y por sus bolsas, que las tenía rasuradas, lo que hacía más agradable mi labor.

Le rogué que me penetrara pronto y sin contemplaciones, pues mi chochita a esa altura pedía ser atendida por esa majestuosa pija ya que nunca había probado nada igual. Me tendió sobre su cama y como todo un maestro me estuvo provocando, introduciéndome sólo unos pocos centímetros y no avanzaba así yo se lo suplicara. Después de un rato en donde ya no aguantaba más, de un solo golpe me la clavó todita, haciéndome que diera un grito de dolor, pero él se mantuvo quieto, sin moverse hasta que yo me acostumbrara a esa vergaza. Al sentir que el dolor inicial se fue cambiando por muestras de placer, comenzó a bombearme de manera salvaje, como me imagino lo hacen los africanos con sus mujeres. Yo le pedía que me diera más, que me hiciera sentir la mujer más feliz esa noche. No demoré y allí tuve mi segunda venida. El roce de esa cabezota en mis entrañas estaba acabando conmigo, sin embargo él no se detuvo ante mi reacción orgásmica, antes por el contrario, esto hizo que aumentara sus embestidas y apoyando mis caderas en el borde de la cama y él sobre mí con las piernas en sus hombros, estuvo dándome verga por casi media hora hasta sentí una violenta descarga de su leche caliente que me inundaba por dentro. Nunca había visto a ningún hombre reaccionar con el placer de una venida como lo hizo Luis Carlos. Se veía que de verdad sentía su papel de macho dominador. Fue espectacular.

Descansamos yo recostada sobre su fuerte pecho, y él acariciándome los cabellos y repitiéndome lo delicioso que había estado. Era una persona que además de tener un físico como el que tenía, era además muy dulce y cariñoso. En ese estado nos dormimos abrazados.

En la mañana cuando sentí entrar los primeros rayos del sol a la habitación, desperté y lo vi dormido en un estado felino, tan sensual y con la verga en reposo, pero igual de provocativa, decidí no dejar las cosas así y me puse a la tarea de levantar nuevamente ese objeto de mi placer a punta de suaves lengüetazos y rápidamente y sin que Luis Carlos se despertara del todo, me subí sobre él y la introduje en mi huequito nuevamente. Mis movimientos desenfrenados hicieron que él despertara definitivamente, y agarrándome la cintura con sus manazas siguió el ritmo de mis cabalgadas. Lo tenía integro dentro de mí y el sonido que provocaba el roce de mis nalgas en sus bestiales huevos, hizo que nuevamente me viniera cayendo en brazos de mi negro amante. No fue condescendiente esta vez y de un brinco me hizo colocar en cuatro patas para clavarme al estilo perruno por mi almejita. La escena tuvo un aditamento nuevo y que por la oscuridad de la noche no había apreciado y fue un espejo pegado a la pared que reproducía la imagen por demás excitante, de un negro clavándole su verga a una rubia como yo. Al ver nuestro cuadro reflejado no tuve más que excitarme aún más y pedirle que me echara esa leche que estaba por venir en mi boca, para ver cómo se resbalaba por la comisura de mi boca. Alentado por esa petición Luis Carlos sintió próxima su venida y así me lo anunció y retirando su verga de mi gruta, me apuntó con ella a la boca y yo evitando que se me fuera a perder una sola gota de ese líquido por tanto tiempo deseado, me la introduje totalmente en mi boca, para disfrutar plenamente de ese manjar.

Ese día hice realidad una fantasía, nacida más por el azar que por cualquier otra cosa. Desde esa ocasión continuamos nuestra relación de manera clandestina, pues tampoco me interesaba terminar con mi novio, hasta que Luis Carlos fue contratado por otro equipo de otra ciudad. Y desde ese día despertaron en mí dos pasiones: la pasión por el fútbol, a tal punto que soy yo la que le pide a mi novio que me lleve al estadio cuando ese equipo viene a jugar a mi ciudad, ante su extrañeza, y la pasión y el deseo por los hombres negros.

Dedicado a Luis Carlos P, el dueño de mis mejores orgasmos.

Si eres negro por favor escríbeme a [email protected]

Otros relatos eroticos Interracial

Mi plan salió perfecto aunque no pude cojer con mi esposa por una semana por que ella no queria que yo me diera cuenta que un negro le dejo su panochita bien abierta pero lo que ella no sabe es que yo fui el que planeo todo
Relato erótico enviado por Anonymous el 21 de June de 2013 a las 00:23:44 - Relato porno leído 190968 veces

el albaÑil negro

Categoria: Interracial
De como el albañil, un negro que trabaja donde yo laboro me atravesó con su enorme verga y me hizo ser infiel a mi marido.
Relato erótico enviado por Anonymous el 04 de March de 2009 a las 12:05:43 - Relato porno leído 112840 veces
Yo siempre tenia la fantacia de ver a mi desente esposa cojida por un negro por eso yo lo tube q buscar para cumplir mi fantacia pero no crei q ese amigi la tubiera tan grande pobre de mi mujer cuando la puso a gatas grito como una verdadera actris de peliculas porno
Relato erótico enviado por Anonymous el 06 de December de 2011 a las 23:38:02 - Relato porno leído 86084 veces
Hola, soy Diego y les voy a contar lo que me paso, soy Colombiano, tengo 28 años, pero vivo en Agentina desde los 15, soy negro, mido 1,90, estoy muy bien dotado (25 cm de pene) y trabajo de jadinero, un dia me contatan
Relato erótico enviado por Anonymous el 14 de April de 2010 a las 00:22:23 - Relato porno leído 85836 veces
por andar de hablador, abri la puerta para que un negro vergudo se cogiera mi vieja - CON FOTOS
Relato erótico enviado por rohambole47 el 21 de May de 2012 a las 00:00:03 - Relato porno leído 84809 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Mi pasión por un futbolista negro'
Si te ha gustado Mi pasión por un futbolista negro vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Mi pasión por un futbolista negro. patopa1001 te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
jorge vargas (26 de April de 2013 a las 07:18) dice: atractivo relato y suerte del negro


Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Mi pasión por un futbolista negro.
Vota el relato el relato "Mi pasión por un futbolista negro" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 3
votos: 2

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


relatos sexuales frotando en su culitoinfiel con el enemigo de mi esposole toco el culo a pendejita relatos xxxrelatos eroticos donde una hermana ayuda a desvirgar a su otra hermanarelatos porno hablados mi marido bisexualrelatos unas estudiante muy putasRelatos eroticos inocensiakerida suegra tersera parte relatos erocticosrelatos intimos de esposas compartidas con enormes vergasRelatos calientes/las mejores mamadas lad de mi madrehistorias eroticas de verano en pinamarmi perro me desvirgo relatos eroticos esposa recatadarelato mi abuela me folla tomadarelato porno cuñada ingenieracache:UCuY6NqBmv4J:eqdo.ru/relatos-de/esposa-del-pastor imajenes tama0Š9o grande de rubias desnudas relatos porno jugando al caballitouuuy que chuchota la de mama.relatosRelato erotico el alto precio de un alquilerrelatos eroticos de maduras ninfomanas estrenandose el culomedica militar en examen relatos pornorelatos le obligue a un gangbangRelatos de mamas y hermanas casadas penetradas no le queria entrar todarelatos mi madre tetona follada por enanosrelatos pornos de comadres ninfomanas encueradas y enculadassexo entre hombre y señorita en lugares publicos-relatos eroticoshistoria porno cogi ami suegra felicianarelato vi como se cogian a mamarelatos de mujeres que se consideran reverendas putas y chupa vergasporno relatos compadre vergonrelatos eroticos:me cojo a mi hija valeria de 11 por messengerRelatos eroticos mi papa mmmrelatos eroticos perberti a mi mujer que era desente ahora es una puta zoofilicaRelatos calientes chikitas con zanahoriashistorias con viejos morbososwww.hotmail.com las tangas de mivegarrelatos cachondos de mujeres piernudas y nalgonascachondeando con papa relatosle dije a mi esposo que bi una bergotarelatos de chicas de gncrelatos de pegging primera vezporno relatos. a mi esposa chantajean por andarrelatos eróticos Guillermina una recien casada 3Mi abuelo énseñandome a manejar me sentaba en su verga relatosmujer decente es manoseada relatos eroticosmi hermano es negro y me rompio el culo con su polla de 28 cm relatosque rica sabe tu verga tio no me la saquesxxxrelatos cobrarrelato erotico melany la puta de la familiarelatos eroticos foyando con las gayinasrelatos no aguante la vergotale pedi a mi esposa que se emborrachan para cogerla entre variosRelatos cogida por mi sobrino y una botella en el ortorelatos infidelidad me rompio el culo, la tienegranderelatos porno lesbicos con clitorix como peneen 4 patas a mamá relatosrelato cholitas bolivianasrelatos eroticos infidelidad con un mocosoRelatos porno a mi mujer le gusta la pija de don mateoRelato Mi Hija con su calza metida en la conchaanythingrelatos eroticos biberon con semen relatos eroticos sexy con el peon se la fincael compadre meviolo drogadamelani la puta de la familiarelatos eroticos foyando con las gayinasme cogieron en un baldio confesiones sexuales de culonasrelatos ricos reconciliacion con mi novioel jefe de mi esposo me manoseo recatadas relatos eroticosRelatos sobrina culonsittaporno relato pitito mariditorelato soy la puta sumisa de un viejorelatos erótico de hijo haciendo a su madre su esclava sexualVideo relatós eróticos mi mamá en minifalda empinada por su sanchos de mi padrerelatos erocticos me iso cagar