Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por amarashi

Photo
Enviada por al3788

Photo
Enviada por al3788


Mi vieja maña, ataca de nuevo…


Click to this video!
Relato enviado por : narrador el 23/10/2010. Lecturas: 8284

etiquetas relato Mi vieja maña, ataca de nuevo… Dominacion .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen

Por los momentos, realmente no creo que les importe mucho mi nombre. Pero si lo que sucedió hace par de semanas, yo recién salí de la cárcel, después de un encierro de diez años, por robo. Pero a penas salí, gracias a un conocido comencé a trabajar, como guardia, en una fábrica. Quien me iba a decir que un día volvería a comerme un sabroso culito, como a mi me gusta.



Relato

Ese fin de semana, un grupo de trabajadores, terminaban de echar un piso, y a penas terminaron la mayoría de ellos se retiraron inmediatamente, todos menos un joven que estaba a cargo de supervisarlos. Pero como él también estuvo ayudando a echar el cemento, sudo y se ensució bastante, tanto que antes de marcharse, me pidió permiso para darse un baño, y poder cambiarse de ropa.

Yo como realmente eso en nada me molestaba, le dije que bien podía, usar la manguera que había en el patio interior. Además a esa hora de la noche, nadie lo vería bañarse aparte de mí, ya que tenía que abrir la puerta que comunica al patio.

El chico como de unos veinte años más o menos, apenas llegó al patio, tomó una silla, comenzó a desnudarse, y a colocar su ropa sobre la silla. Hasta ese momento yo me había limitado a indicarle donde se encontraba la manguera, y como abrir la llave. Pero apenas vi como comenzó a mojar su delgado cuerpo, y a enjabonarse sobre todo entre sus blancas y pálidas nalgas, comencé a sentir algo, que desde que salí de prisión no sentía.

Tan solo ver sus nalgas, me recordaron el sin fin de culitos que me comí mientras estuve preso, la mayoría de ellos, de tipos recién llegados. Yo lo seguía observando, sin que él se diera cuenta, y mientras más lo miraba, más ganas me dieron de comerle el culo al flaco ese. En ocasiones, mientras estuve preso, me comía más de dos o tres culitos a la semana, pero desde que salí a la libre comunidad, no había tenido nada de ese tipo de acción. Si estaba viviendo con mi ex mujer, en su apartamento, pero no es lo mismo.

Así que de repente mientras él se enjabonaba, me le acerqué por la espalda, le di un fuerte golpe con mi mano en su cabeza, que provocó que se desplomase, sobre el suelo mojado del patio, al perder el sentido. En esos momentos aproveché y lo até de pies y manos, hasta que lo dejé bien maniatado. A los pocos minutos se despertó bastante asustado, volteó a verme desde el suelo, y comenzó a preguntarme qué pasaba. Yo me le quedé viendo fijamente sus nalgas, y a medida que me acercaba a él, fui sacando mi navaja, la abrí lentamente y le dije casi pegado a su oído. O me das el culo por las buenas o lo tomó por las malas, tú dirás.

El chico de inmediato, abrió desmesuradamente los ojos, y comenzó a protestar tartamudeando, diciéndome se ha vuelto loco, yo no soy gay, ni me gustan los hombres. En ese momento sin dejar ver sus nalgas, le propiné otro golpe, pero en su quijada, y de inmediato le dije. Aquí nadie ha dicho que tú seas gay, lo único que te he dicho es que me des el culo, por las buenas, o yo lo tomó por las malas, y acercando mi navaja a su cara, le dije. Si lo prefieres comienzo a cortarte, primero la cara, después los brazos, y así hasta que estés lo suficientemente desangrado y débil para defenderte, y después de que me canse de enterrarte toda mi verga, tiro tu cuerpo al rio, pensaran que te ahogaste.

El joven se quedó en silencio viendo mi navaja, y seguramente pensando si yo era capaz o no de hacer lo que le había dicho. Ya estaba por cortarle la cara, cuando escuché su apagada voz diciéndome que sí. Al escucharlo, sentí una inmensa alegría, de inmediato comencé a desnudarme completamente, como lo hacía cuando estaba preso, consciente de que nadie nos podía ver.

No bien me había desnudado, le dije antes de darte por el culo deseo que me lo mames, y frente a él que aun se encontraba atado en el suelo, completamente indefenso, tomé la manguera y el mismo jabón que usó para bañarse, y me enjaboné bastante mi parada verga, al finalizar de enjuagarla, me acerqué a su cuerpo y tomándolo por ambos brazos lo ayudé a sentarse en un banco de madera cercano, al tiempo que le dije en tono amenazante. Si me llegas a morder la verga te degüello aquí mismo, así que solo quiero que me la mames, hasta que yo te diga, ¿entendiste?

Nuevamente su voz apenas audible, la escuché diciéndome un seco sí. Con mi navaja en mi mano derecha, y guiando mi verga con la mano Izquierda, acerqué mi miembro a su boca. Tímidamente sentí sus cálidos labios, contra la cabeza de mi verga, pero al tratar de penetrar su boca, sus dientes se encontraban completamente cerrados, hasta que dándole un fuerte coscorrón, reaccionó abriendo del todo su boca.

Al principio únicamente a manera de ir probando el terreno, me limité a meter mi glande, sentí su lengua sobre la cual mi verga comenzaba a deslizarse, y poco a poco le fui introduciendo el reto, hasta que mi verga desapareció por completo dentro de su boca, el chico en cierto momento tuvo nauseas, pero tras darle otro cariñoso coscorrón, las nauseas desaparecieron.

Por un buen rato, lo mantuve mamando mi verga, que para ser su primera vez y en contra de su completa voluntad, lo hizo de maravilla. Quizá estando en la cárcel, seguramente me hubiera venido dentro de su boca, como lo hice en un sin número de ocasiones con los recién llegados, pero llevaba tanto tiempo sin comerme un culo, que decidí que primero me volvería a dar ese gusto, y si me quedaban ganas, lo pondría a mamar nuevamente mi verga.

Su manera de mirarme era una mezcla de odio, con rencor, pero poco me importó como él me veía, ni lo que pensara de mí en esos momentos, así que tomándolo nuevamente por uno de sus brazos lo coloqué en el piso. La manera en que lo amarré, lo mantenía del todo indefenso. Así que lo obligué a que se arrodillase, para luego pegar su pecho contra el suelo, dejando sus llamativas y pálidas nalgas al aire. Por unos momentos pasé mi verga por la raja de sus nalgas, y sentí como su cuerpo se ponía tenso y temblaba a medida que lo rosaba con mi verga. Así que se me ocurrió decirle. Relájate, que si te pones muy tenso, seguramente te dolerá muchísimo más que si te quedas quieto, pero relajado.

Sus nalgas aun se mantenían bastante mojadas y enjabonadas, por lo que se me ocurrió, para excitarme un poco más, comenzar por jugar con su apretado culito, así que después de que me embadurné las manos de jabón comencé a pasar mis dedos por sobre su colorado y oscuro esfínter. Poco a poco comencé por ir introduciendo mi dedo índice, lo metía y sacaba lentamente. Mientras que él comenzó a protestar por lo que yo tan gustosamente le estaba haciendo, hasta que cansado de escuchar sus remilgos, le propiné una fuerte nalgada, que se las deje bien coloradas, al tiempo que le dije. Si no vas a llorar, o quejarte por lo que te hago, mejor cállate la boca. Así que continué introduciendo mis dedos, dentro de su culo, de uno en uno, mientras que él se mantenía de rodillas, con las piernas algo separadas, su pecho al igual que su rostro, pegados al suelo del patio interior, y sus manos atadas a su espalda.

Ya le había comenzado a introducir cuatro de mis dedos, dentro de su culo, y él aun ni se quejaba, ni tampoco daba muestra de que eso le gustase. Seguramente me estaba maldiciendo, y deseando mi muerte en esos momentos. Pero seguí divirtiéndome entre toquetear sus testículos y acariciando su culo e introduciéndole rítmicamente mis cuatro dedos, con el fin de dilatarle un poco su apretado esfínter. Recordé, las dos únicas veces que me castigaron en diez años, por hacerle eso a algunos de los recién llegados. Uno era un tipo que sufría de hemorroides, y al clavármelo le rompí el culo, pero a pesar de los gritos que dio, ningún guardia se asomó a ver qué pasaba, y no fue después de que terminé, como vi que continuaba votando sangre, que decidí llamar al guardia. Cualquiera se daba cuenta de que si los dos estábamos solos y encerrados en la misma celda, el único que podía haberle hecho eso era yo, por lo que pasé par de días en el solitario. El segundo fue un mariconcito que después de que le di por el culo se empeño en que lo dejasen en mi celda, y al preguntarle por qué, el maricón les dijo lo mucho que yo lo había puesto a gozar a medida que me lo estaba clavando, por eso también dos días en el solitario.

Al terminar de recordar eso, me levanté del suelo, y colocándome frente a él, le volví a mostrar mi verga, sus ojos parecían que se le iban a salir de sus cuencas. El ver el miedo en su rostro, me excitó bárbaramente, tanto que sin demora, me coloqué tras él y nuevamente comencé a pasar mi verga por sobre su esfínter, y poco a poco comencé a penetrarlo.

Sus gritos de dolor, así como sus llorosos pedidos, para que le sacase mi verga de su culo, me excitaron muchísimo más. A medida que continué penetrándolo, sus gritos de dolor, como los sollozos pedidos que me estaba haciendo, fueron perdiendo fuerza, hasta que se quedó en silencio. Ya tenía toda mi verga clavada dentro de su culo, mis bolas chocaban contra sus pálidas nalgas, pero cuando continué metiendo mi verga y sacándola de su culo, sentí como él comenzó a mover sus caderas.

Yo en parte me quedé sorprendido, pero al mismo tiempo me alegré. Ya que para mí no hay cosa más sabrosa, que un culito apretado, se mueva como él lo estaba haciendo. En cierto momento al tiempo que yo no dejaba de meter y sacar mi verga de su culo, con una de mis manos comencé a masturbarlo. Esa fue la gota que derramó el vaso, ya que él continuó moviendo sus caderas con más y más fuerza. Por lo que al ver cómo iba respondiendo, me detuve por unos segundos, dejé de masturbarlo, y agarrando nuevamente mi navaja entre mis dedos, decididamente corté la soga con la que le tenía sujeta sus manos a la espalda. Al sentir sus manos libres, buscó un mejor apoyo contra el piso, levantando su torso, pero sin dejar de mover sus nalgas, así que a medida que yo continuaba clavándomelo, nuevamente agarré su erecto miembro, y lo arropé con cuerpo, hasta que mi boca alcanzó su nuca la que suavemente mordía, al tiempo que sus gemidos de placer me embriagaban. Así estuvimos por un buen rato, yo clavando mi verga dentro de su paradas nalgas, y él moviéndolas como si en ello le fuera la vida, hasta que finalmente apretándolo contra mi desnudo cuerpo, me vine por completo dentro de su culo. Cuando me levanté busqué la navaja, y corté la soga de sus pies, dejándolo completamente libre diciéndole. No te recomiendo que pases por la policía, ya que si lo haces, sería su palabra contra la mía. Él no dijo nada en lo absoluto, pero si se me quedó mirando de una manera bien diferente, casi se podría decir que con cierto grado de coquetería.

Como si eso no fuera suficiente, también le dije que sí sus amigos o vecinos se enteraban de que le habían roto el culo, te pondrás la etiqueta de maricón por el resto de tu vida. El joven se me acercó, y agarrando la manguera, se dedicó a lavar mi ya mustia verga. Después de lo cual, sin yo ni tan siquiera insinuárselo, se arrodilló frente a mí, y nuevamente introduciendo mi verga dentro de su boca comenzó a chuparla de manera deliciosa. Sentí nuevamente que mi verga se ponía dura, mientras él continuaba mamando, yo coloqué mis manos sobre su cabeza, y fui marcándole el paso, mientras que él continuaba mama que mama, hasta que nuevamente acabé.

Al terminar de venirme, saqué mi verga de su boca y comencé a vestirme, mientras que él agarró la manguera y se dedicó a expulsar lo que previamente le había dejado dentro de su cuerpo. Yo lo seguí observando hasta que después de bañarse nuevamente, se vistió, y sin decirme nada se retiró. Yo me quedé tranquilo, sabiendo que él no le diría a nadie lo que le había pasado, y hasta pensé que no lo volvería a ver más, pero me equivoqué, ya que el siguiente sábado en la noche, llegó me vio y se encaminó al patio interior de la fábrica. Cuando le di alcance, me encontré que ya había comenzado a desnudarse, para después ponerse en cuatro sin tan siquiera mirarme, hasta que me acerqué y tras acariciar sus paradas nalgas también me desnudé. Por un rato nos besamos, y acariciamos, hasta que de momento me ofreció sus nalgas las que no rechacé. Yo sigo haciendo las guardias los fines de semana en la fábrica, mientras que él ocasionalmente pasa a visitarme.


Otros relatos eroticos Dominacion

Me acabo de casar hace apenas 6 meses y el señor de la tienda de la esquina ya me coje.
Relato erótico enviado por Anonymous el 14 de September de 2009 a las 17:55:48 - Relato porno leído 208115 veces

mi primer cogida en el metro

Categoria: Dominacion
Historia de cómo guillermina es desvirgada en el metro ...
Relato erótico enviado por GUILLERMINA el 03 de August de 2005 a las 18:15:15 - Relato porno leído 98553 veces
Resumen: De cómo dejé que mi profesor me follara a cambio de aprobar un examen y me gustó.
Relato erótico enviado por gustavo8000 el 11 de January de 2012 a las 00:26:17 - Relato porno leído 80677 veces
El ingreso a la esclavitud tiene su precio y ellas están dispuestas a pagarlo sin importar que tan caro pueda salirles.

Relato erótico enviado por Anonymous el 24 de March de 2009 a las 16:53:18 - Relato porno leído 71702 veces
Todo empezó en una charla....hasta que Carla me convirtió en Un Marido Dominado, Sumiso y Cornudo
Relato erótico enviado por domo54 el 16 de January de 2009 a las 18:15:48 - Relato porno leído 60656 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Mi vieja maña, ataca de nuevo…'
Si te ha gustado Mi vieja maña, ataca de nuevo… vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Mi vieja maña, ataca de nuevo…. narrador te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Mi vieja maña, ataca de nuevo….
Vota el relato el relato "Mi vieja maña, ataca de nuevo…" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 1
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


relatos eroticos estudiante se come a mendigovideos de incesto consentido en yucatanRelato pormo mi marido mecoje cuando yo meduermorelatos gay le deja montar el perro y queda abotonadorelato erotico casa de huespedesrelatos de mujeres que le parten el culo a pijasosmi ma tiene una chuchota carnosa.relatoswww relatos eroticos se me paro al ver ese chochito tiernito.comrelatos eroticois papa hermana y hermano jugando a la botellitatremenda berga medesbirgoesposa decente manoseada en el cine relatos eroticosrelatos eróticos de mujeres bolivianas xxxrelato xxx visita nocturna a mi madre e hermanaijas rubia con bellos xxxpapaMe cogi a la sirvienta eñ el establo; relato eroticorelato cholitas bolivianasbajar videos porno gay le encanta q lo rellenen de leche en su colamujer decente es manoseada relatos eroticosxxx me coji a mi comadre que la encontre en el tablerelatos eroticos esposa complacida trio www nvideos.commii patro se cljio ami mujer relTosxxxrelatoas una anciana con problemascon el panadero relatos eroticosbuscador de relatos de liguerosmujeraxilaspeludasxxx Cu 0Å 9adachupa semen de la cuca de la mujer relatosrelatos porno visita conyugal mama e ijorelatos pornos de comadres ninfomanas encueradas y enculadasese viejo era mas vergota que mi maridoquede en el medio relatos eróticosimagenes xxx con mi cu#adorelatos de doctoras cogelonas en hospitalescumplidas fantasias doble penetracionmadura amargada pero la coji relatoPorno argentino relato tengo la pija muy grande las mujere no quieren cogerrelatos pornos las ninas de primaria en el camionrelatos cornudo chupale la pijarelato chantajean a mi esposa por andar en los baresrelatos travesti humillada adolorida y enamoradarelatos de incesto con mi hermana y mi cu 0Å 9adame coji una siso de amante relatosuna chapacaMe coji a mi tia por aberse emborrachadorelatos excitantes sexo anal y oral ahh que ricoo dame mas chupalo masrelatos de sexo con su hija y su nuerahistoriascon mi vecinaxxxoxo analcon mi tia elatosCuernos borracho y enfrete de el porno relatoelektrik 36ru relatosrelatos eroticosnenitas de 11relatos eroticos vi como le destrosaban el culo a mi hijamecomi el culu un amigo de esposo por un apuesta deprebada relato pornorelatos eroticos porno por el culo con mi hermana mayor angierelatos x mama folla con.. unos maleantes de la. escuelarelatos erotico de cholitas con fotos 100% realxxx relatos soy casado y quiero peneRelatos eroticos cholitas ver relatos ingestos mi pasrasto medesvirga dormida soy lindamujeres de 18 a 0Å 9os es 0Å 9ado la pusa pornoporno relato mujer empece a consumir cocaina y me calentaronmi sobrinita de 9relato eroticoel primer concierto de mi hija y su amigarelatos eróticos me violó un negro robando mi virginidad salvajemeneterelato erotico cholita bolivia 100% realrelatos porno mi madre me pilló follando con una oveja La hija de la señora del aseo Danielarelatos eroticos chingonesrelato lesbi de profecion cangurorelato del manipulador.. xxxrelatos porno eroticos por la cuca y el culo filiar madurassere la medre de mis hermanitos sexorelatosRelatos eroticosde mamas hermanas en la prayala esposa de mi tio y yo relatosel primer concierto de mi hija y su amigarelatos eroticos le gusta mirar bultosrelatos eróticos mi esposa se exhibe en leggings con mis amigosrelatos eroticos compadre metemela por mi culoFotos de maduras cojindo con la calsa rota xxx galeríashumillando a mi amiga gorda rekatoporque estas mojada mujer relato pornorelatos de esposos travestis de closet